El Heraldo
Opinión

Próximas elecciones

No es a cualquiera  que debemos darle  el voto.

Hay un chiste antiguo medio flojo,  pero simpático,  que dice del día  que se le presentaron  a San Pedro  en el cielo  cientos  de latinoamericanos  y le preguntaron  por qué eran  tan pocos los colombianos que llegaban  a la puerta del cielo para ingresar, y San Pedro  les contestó: Porque  es un país  de locos. ¿Cómo así? ¿Por qué  dices eso? Respondió el santo: Porque  no hemos  podido entender en  estas  oficinas aquí arriba como es que hay cientos de aspirantes a la Presidencia de ese país que es el más ingobernable  del mundo.

Este sarcasmo anecdótico no es otra cosa que una inquietud con alguna lógica ciudadana: Hoy día proliferan los candidatos a Presidencia para las próximas elecciones. Los hay estupendos, regulares, malísimos y absolutamente pésimos. ¿Cómo pueden los últimos siquiera pensar que ellos son presidenciables con todo el bagaje  que esto representa y las inmensas responsabilidades que caen sobre  el  elegido? Porque ser primer mandatario es prácticamente adquirir un pasaporte para volverse loco y solo pocos, muy pocos, excepcionales personalidades, pueden darse el lujo de considerarse aptos y dignos. Sobre esto último mucho más.

Estamos ya en campaña y cualquiera  que ha echado un discurso en un foro o evento con plaza llena se siente con el derecho para postularse. Sí, es un derecho que cualquiera lo puede adoptar; pero es que no se dan cuenta de la burla que muchos de ellos despiertan por tener precisamente una bien ganada fama de incompetentes, irresponsables, falsos, camaleónicos, cínicos, deshonestos o payasos. Verdad que la vanidad humana estira para muchos lados, elásticamente. No hay peor ciego que él que no quiere ver ni  sordo que el que no quiere oír.

Sin embargo, es paradójico que algunos  llegan, sin merecerlo. Y en un país como el nuestro, después de una pandemia como la que estamos comenzando a salir, con esta situación tan gigantescamente precaria, lo que necesitamos es un colosal héroe, un conductor de mil quilates  con vasta experiencia, abundante sabiduría, altísima concepción de la honestidad y el decoro, un hombre o mujer que tenga el país en la cabeza y que sea tan inteligente que pueda obtener el engranaje preciso y certero, exitoso, entre los poderes del Estado, las respuestas a las necesidades del hambre y las necesidades actuales, los compromisos para empezar a salir de esta  encrucijada perversa en las cuales nos introdujo el maldito virus. 

No es a cualquiera  que debemos darle  el voto. Casi que diríamos que es una alta responsabilidad de cada votante en no pensar ahora en las ridículas izquierdas, o derechas o centristas conceptos totalmente anacrónicos hoy día, que no obedecen sino a la desaforada supremacía del ego de los candidatos. Porque cada quien se siente sobre todo, único, imprescindible y lo que son la mayoría es la similitud del payaso. Colombia llegó al límite de un cambio que no debemos permitir y mucho menos  facilitar. Las ideologías son buenas para buscar el bien común en todos los frentes, la justicia social, fortalecer el Estado social de derecho. Escoger a los mejores y entre estos  al más completo es hoy día un deber, un acto de fe pública. Llegó el instante en que la conciencia de cada quien debe determinar un voto, no vaya a suceder que tengamos que pasar el resto de nuestras vidas llorando por no saber elegir en el momento indicado y a la persona precisa.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Sardina, alumbrar, tarajalludo

Me enteré de que la palabra ‘sardina’, como referencia al pez de ese nombre, tiene que ver con la isla de Cerdeña. ¿No entiendo por qué? Pedro Hernán Torres Blanco, B/quila

Los nativos de la isla italiana de Cerdeña son denomin

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Eclipse de medusa

Medusa era la gorgona capaz de convertir en piedra a quienes le miraran fijamente a los ojos. La belleza desfigurada le convirtió en un monstruo temible, transformando su cabello en serpientes crueles y terroríficas. Después de ser decapitada s

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Ojalá Petro se dejara ayudar

En un desafortunado discurso el presidente de nuestro país pronunció la siguiente frase “Cuando se habla de extraer, ahí no se habla de mucho trabajo. Extraer lo que ya está debajo de la tierra: llámese carbón, llámese petróleo, llámese

Leer
El Heraldo
Miguel Vergara

Siempre se puede hacer mejor

En el complejo mundo del desarrollo, la búsqueda de equilibrio es esencial. Aunque el debate actual sobre la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Barranquilla resalta la vivienda, la movilidad y el medio ambiente, hay dos v

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.