¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El desespero

 Si el desespero por volver al estatus anterior es tan grande lo que va a producir inmediatamente es la alteración del ánimo y del carácter, la tensión en el encierro, la depresión y la angustia. 

Científicamente está comprobado que no hay nada más negativo para un ser humano que súbitamente le suspenda o aprisionen o limiten en alto grado sus elementales libertades individuales, ni siquiera sus derechos, como libertad de locomoción, de expresión, de decisión geográfica, de actos de voluntad dirigidos a satisfacer sus necesidades vitales y a sus apetencias lúdicas. Esta pandemia ha logrado en miles de personas esa sensación de restricciones fuertes. Lo que produce depresiones, angustias, indisciplina y desobediencia, resistencia máxima, rebeldía absoluta. Por eso el término confinamiento está mal empleado porque la libertad que el confiere a cada individuo por naturaleza, Por educación, por ese ADN que tiene la rebeldía a lo que signifique obediencia, no lo soporta, ni lo acepta, ni siquiera lo coincide.

Lo hemos sostenido varias veces en estas columnas y en diversos foros y encuentros: el costeño no acepta imposiciones, además que odia consciente o inconscientemente las normas. Que se la apliquen a los otros, a mí no. Por eso no respetamos las filas, los turnos, Las preferencias justificadas, por lo mismo vemos que nos atienden en una oficina cualquiera y le pasan a uno los papeles por la nariz, irrumpen en que no lo están atendiendo y empiezan a pedir lo que requieren. En el tránsito automotor es cinco veces de esquina a esquina que rompen todas las reglas y violan todos los avisos de prevención. Es una costumbre para todos, una cultura dirían los psicólogos que buscan excusas y explicaciones.

Ese desespero por salir a disfrutar de la vida de antes, de libertad, de negación a la obediencia como triunfo íntimo de ese ego distorsionado, todos ellos están produciendo las aglomeraciones, la reuniones, los encuentros colectivos en la calle y por lo tanto el rompimiento de la medida de aislamiento que como lo explicó el gobierno nacional y local en los medios de comunicación, es apenas el mínimo requisito que debemos cumplir para detener el avance de la pandemia.

La verdad es una e inocultable: Si no Obedecemos vamos a echar para atrás y el virus no se irá nunca porque vuelve a reproducirse. Cómo hacerle entender a los costeños desobedientes este asertivo que científicamente no tiene discusión? Si el desespero por volver al estatus anterior es tan grande lo que va a producir inmediatamente es la alteración del ánimo y del carácter, la tensión en el encierro, la depresión y la angustia. Bien hacen las autoridades en diseñar políticas de aislamiento médica psicológica aun cuando volvamos a manifestar así nos tilden de anticuados, que esas consultas médicas por internet, a nuestro juicio son totalmente inocuas, alejadas de la esencia en habilidad de la medicina desde los tiempos antiguos. Y seguido, hay cientos factores que indican para que el médico mediante la observación directa, la voz, la expresión, los síntomas físicos, además, aptitudes, inclusive; la mirada puedan ser determinantes para un diagnóstico. La pantalla es una mentira, una distracción, buena para muchas cosas, negativas para otra. Y seguido el desespero de la gente no se cura con recetas a larga distancia la hermenéutica de la salud es esencialmente de conexión tú a tú con tu especialista.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Carmelo Valencia

Por mi tarea de comentarista en Blu Radio, tengo la oportunidad de ver a todos los equipos del fútbol profesional colombiano muchas veces, no solo cuando enfrentan al Junior. Esto, quizá,  me ayuda a formarme una idea más cercana al verdad

Leer
Enrique Dávila

Nasobuco, esguañañao

¿Por qué la palabra nasobuco solo se maneja en Cuba y en Colombia desapareció? Rodolfo Gómez Peralta, B/quilla

No pude comprobar que nasobuco, sinónimo de tapaboca o mascarilla, se use o se haya usado en Colombia. Se trata de un neo

Leer
Indalecio Dangond

¿Qué harías con $2.2 billones?

Después de varios debates, esta semana las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del año 2021 por un monto de $ 313,9 billones, de los cuales el 59%

Leer
Marcela Garcia Caballero

90 años de verdadero amor

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto bus

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web