El Heraldo
Opinión

El avance económico

La inversión de capital es cada día más exigente para que los pequeños y medianos empresarios puedan salir adelante. Para ello hay que aflojar más los créditos y mejorar la capacidad de endeudamiento manejandola con mayor laxitud o con menos exigencias. La producción camina si hay capital, si no se paraliza.

A raíz de la enorme inflación que viene sufriendo el país especialmente en los artículos de primera necesidad integrantes de la canasta familiar, la percepción es que cada día se agranda la pobreza, la informalidad en la ocupación laboral, la reducción del consumo en los hogares. En palabras sencillas cada día la plata de los ingresos del hogar alcanza menos para vivir medianamente bien. Esto es una verdad de a puño, castigando más a la clase media que debe juntar varios salarios mínimo cada mes entre los miembros de una familia para poder mansamente, subsistir.

El tema es más profundo de lo que las apariencias muestran. En primer término porque no es un fenómeno particular de Colombia, es universal. Las estadísticas muestran por ejemplo que en los Estados Unidos la inflación es la más grande desde hace veinticinco años. El agravante de la guerra Rusia-Ucrania limitando productos universales que restringen una oferta básica para la vida como la venta de gas por ejemplo, empeora los problemas inflacionarios de Europa también. Es decir en esto Colombia no está sola, lo que sucede es que cada Estado tiene diferentes formas de enfrentar este fenómeno económico gravitante en la suma de los estándares de vida y maneras de controlarlo.

Nosotros tenemos, afortunadamente un Banco Central llamado de la República, el Banco Emisor, estructuralmente según la Constitución actuante en forma independiente de las riendas de los gobiernos sucesivos. Eso se llama autonomía. Que entre nosotros es sagrada y se respeta al máximo. Esta independencia de criterio define muy bien la política monetarista y perfecciona los diferentes caminos que la entidad tiene como recursos para controlar nuestra economía. Es un tránsito obligado y permanente hacia la estabilidad. El hecho de que factores externos inclusive fuera de nuestras fronteras inciden en la variación de las posiciones de la economía no quiere decir que estemos fuera de la órbita de control del Banco Emisor Central, Afortunadamente.

Pero si bien desde ese ángulo nos podemos sentir tranquilos atravesando la tormenta es necesario que el avance de nuestra economía en los demás renglones subrayados diariamente por el gobierno y los medios de comunicación, necesita fuertemente ajustes y controles sucesivos, para no perder un avance, un crecimiento que el país produce y siente, en medio de tanta incertidumbre y vientos en contra. Por ejemplo, la producción no puede detenerse. La inversión de capital es cada día más exigente para que los pequeños y medianos empresarios puedan salir adelante. Para ello hay que aflojar más los créditos y mejorar la capacidad de endeudamiento manejandola con mayor laxitud o con menos exigencias. La producción camina si hay capital, si no se paraliza. Hay muchísimas quejas de los inversionistas acerca del poco apoyo que encuentran en la búsqueda de financiación. De este modo si no se produce no hay rentabilidad y por lo tanto baja el empleo. La falta de formalidad en el empleo, en la cadena productiva conduce automáticamente a la menor circulación del dinero e incide enseguida en el consumo de los hogares. Es cuestión como diría Piketty de "aflojar las tuercas en cada uno de los soportes de esta cadena productiva". Así, estamos ante un panorama de diferentes controles por parte del gobierno pero con holgura, casi diríamos que con mucho de generosidad sin perder la valoración de las normas de cumplimiento. En la economía cumplir es seguir viviendo acertadamente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Juego de tronos

Sin duda alguna las elecciones presidenciales en cualquier estado del planeta generan mucha conmoción y controversia por la expectativa de la transición de poder que acarrean y nuestro país no es la excepción. Todos creen tener la razón en qu

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Que otra vez fracase

No hay plazo que no se cumpla, así que el domingo estaremos en lo que antes fue una fiesta, convertida hoy en desfile de rostros herméticos que no dejan traslucir preferencias. Tal como en las películas de terror, los avances sugieren escenas h

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Zoonosis alborotada

Insisto en lo que recomiendan las autoridades de salud serias en este mundo cuando dicen que debemos mantener la guardia arriba con respecto a todo lo que se está presentando a nivel universal con el advenimiento de epidemias que se vuelven pande

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Un bololó llamado Colombia

Bololó en una palabra de uso especial en contextos del Caribe donde tuve el honor de nacer. “Se armó tremendo bololó” era muy usual escuchar dicha frase, para cosas caóticas, parranderas o de las cotidianidades particulares de la tierra de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.