¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¡Cobardes!

Esta problemática de la violencia contra las mujeres en Colombia en todas sus manifestaciones y características, tiene que acabarse, ponerle un punto final, sacarle la raíz del ADN que tanto daño nos está haciendo espiritualmente, materialmente, sociológica y psicológicamente. 

La estupenda columna de Tatiana Dangond del pasado domingo 28 de julio en EL HERALDO es una radiografía exacta, nítida como tremendamente realista de una situación insostenible y de lo que, prontamente, tiene que acometer nuestro sistema preventivo y penal. El tema vergonzante por decir lo menos no es comparable con otras naciones latinoamericanas que también contemplan el problema pero con excepción de México y Brasil, en mucho menor proporción. El tema es alucinante, escala hacia arriba en estadísticas y modalidades. El maltrato, el abuso, la violencia, la esclavitud psicológica y sexual, los golpes, todos ellos pintan una desolador panorama donde el 92% de los casos la fuerza bruta del hombre, física o mental, se impone inclemente ante la debilidad corpórea de mujeres, adolescentes y niños de los dos sexos.

El Estado debe actuar ya, a fondo en este problemática que se salió de las manos. En tres frentes a nuestro modo de ver las cosas: El preventivo comenzando por la enseñanza desde los colegios donde se debe inculcar ante todo el respeto por los seres humanos de preferencia por la mujer qué es, ni más ni menos, la referencia sólida de qué una madre que ya fue o que podrá serlo y de una hija que ya fue o podrá serlo al futuro. Cada vez que se agrede a una mujer estamos agrediendo a una madre presente o futura y cada vez que violentamos a un adolescente estamos ejerciendo violencia y tortura psíquica y física contra una hija.

En segundo lugar el Estado, el Congreso con su poder de expedir leyes, con parlamentares de la talla de Marta Villalba aguerrida luchadora en contra este flagelo inmundo, con las grandes corte que están encargadas de impedir la impunidad junto a los tribunales y jueces, todos ellos aplicar la enérgica voluntad de diseñar y aplicar los castigos porque esta conducta es en esencia la típica conducta que merece el máximo calculo aplicativo de prisión.

No es posible en tercer lugar que estemos tan desprotegidos ante semejante barbaridad. La justicia tiene que actuar. Establecida por pensum obligatorio en colegios la prevención, despertando el clamor a través del legislativo y ejecutivo como una normatividad efectiva y logrando una acción imponente de la justicia, podríamos con el tiempo mitigar este mundo de atrocidades. Casos como una niña Samboní; como las diarias fotografías en los periódicos de parejas amoratadas por sus maridos borrachos, de la violencia de la niña indígena de 13 años por los siete machitos del ejército que no enlutan la institución pero si enlodan hasta los tuétanos a estos seres despreciables, tiene que terminarse. A los abominables bachilleres que violaron a la niña indígena nos provoca con miles de seguidores decirle que no sean tan aborrecibles. Por qué no se vienen enfrentar con nosotros macho a macho para ver si son tan varoniles? Tengan el coraje de verse frente a frente con nosotros los hombres de verdad: cobardes, miserablemente cobardes es lo que son ustedes!

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Carmelo Valencia

Por mi tarea de comentarista en Blu Radio, tengo la oportunidad de ver a todos los equipos del fútbol profesional colombiano muchas veces, no solo cuando enfrentan al Junior. Esto, quizá,  me ayuda a formarme una idea más cercana al verdad

Leer
Enrique Dávila

Nasobuco, esguañañao

¿Por qué la palabra nasobuco solo se maneja en Cuba y en Colombia desapareció? Rodolfo Gómez Peralta, B/quilla

No pude comprobar que nasobuco, sinónimo de tapaboca o mascarilla, se use o se haya usado en Colombia. Se trata de un neo

Leer
Indalecio Dangond

¿Qué harías con $2.2 billones?

Después de varios debates, esta semana las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del año 2021 por un monto de $ 313,9 billones, de los cuales el 59%

Leer
Marcela Garcia Caballero

90 años de verdadero amor

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto bus

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web