¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Mercado del odio

Hace una semana Patrick Crusius condujo durante casi diez horas hasta El Paso, en la frontera con México, donde perpetró un brutal ataque que causó la muerte a veintidós personas. Luego de ser detenido el joven admitió de plano el delito. “Mi objetivo eran los mexicanos”, dijo. La policía afirma que antes de la matanza el joven colgó en Internet un manifiesto en el que habla de una invasión hispana de Texas: “Si podemos deshacernos de suficientes personas, nuestra forma de vida puede ser más sostenible”. ¿Otro “superhéroe” que vino a salvar la tierra?

El mensaje de odio en todo el mundo está calando muy hondo. Muchos creen en teorías y conspiraciones traídas de los cabellos. Una de estas teorías habla de “el gran reemplazo”. Según cuenta El País, este se refiere “a un supuesto plan de las élites europeas para sustituir a la población blanca del continente por inmigrantes del norte de África y Oriente próximo”.

¿De veras alguien cree en estas payasadas? “Los gringos están locos”, se escucha por doquier cada vez que hay una nueva masacre. Pero no, no son los gringos. El discurso del odio penetra y se enquista cada vez más en una población ávida de creer en cualquier mentira, en cualquier payasada. 

Lo peor es que no hay solución a la vista porque detrás de este discurso hay un gran negocio, tanto político como económico. Las masacres en EEUU podrían mermar con sólo prohibir la venta de armas, pero ese es un mercado muy grande y a Trump le interesa impulsarlo, no acabarlo. 

Un reportaje de NYTimes esta semana, por ejemplo, da cuenta de una empresa de defensa personal que comenzó a vender un morral a prueba de balas que se puede desdoblar para convertirse “en una protección más grande”. La foto junto al texto muestra a dos adolescentes cubriéndose con sus morrales al llegar al colegio, como si estuvieran en una trinchera. El mercado satisface la necesidad de un problema que a los políticos les interesa promover, no resolver.

El viernes inició una nueva serie brasilera en HBO llamada “Pico de neblina”. La serie parte de la premisa de que la mariguana ha sido legalizada en ese país. Adivinen quienes son los únicos que no hacen fiesta con la noticia. Exacto: los vendedores de droga. Sólo a ellos les conviene la prohibición. “¿En qué trabajaremos ahora si toda la vida hemos vivido de la delincuencia?”, se oye en la serie. 

Es cierto, y este es el meollo del problema: primero se crea el problema. Luego los políticos ganan con su “solución”. Así, entre más se prohíbe su consumo, más ganan los vendedores de drogas. Es un círculo vicioso. Igual sucede en EEUU: los ciudadanos necesitan protegerse de tanta inseguridad, por lo que cada masacre aumenta las ventas de armas. 

Ni las drogas ni el odio van a parar porque ambos son un gran negocio. Se benefician sólo unos pocos y es inmenso el daño social que causan, pero entre quienes se benefician abundan los políticos. La corrupción no es sólo ganar dinero fraudulentamente. Hay que desconfiar cuando se esmeran en repetir: “Es que no se embolsilló ni un peso”. 

@sanchezaute 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Néstor Rosanía

La estrategia uribista

Primero, el uribismo históricamente ha querido romper el principio de los pesos y contra pesos de las ramas del poder público, y controlar cada una de las ramas, quiere decir tener en el Congreso mayorías parlamentarias que les permitan tener e

Leer
Álvaro Villanueva

Contra el pesimismo de la OMS

Organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch (HRW) han acusado a Tedros de provocar centenares de muertos en su país de origen, Etiopía, por no haber informado de las tres epidemias de cólera cuando fue Ministro de Sanidad, en 2006

Leer
Francisco Cuello Duarte

Denunciar, denuncia, denunciar!

Hace más de quince años tuve el atrevimiento de denunciar a un alcalde de mi pueblo, Macondo, porque se estaba robando los dineros del municipio. Fui entonces a hablar con el Contralor quien me atendió muy bien, pues estos funcionarios manejan

Leer
Emilio Sardi

¡Reforma Tributaria!

Para mal de Colombia, la camarilla que ha manejado su economía durante las últimas décadas tiene una recomendación estándar para cualquier situación que el país enfrente. Haya lluvias o sequía, crisis o bonanza internacional, precios de ma

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web