Columnas de opinión |

Barco

Cuenta Malcolm Deas en su magnífica y recientemente publicada biografía de Virgilio Barco que, en una conversación privada con el embajador británico de ese entonces, Richard Neilson, éste le contó que Barco lo había sorprendido alguna vez al decirle que el verdadero problema de Colombia no era la guerrilla sino el narcotráfico. 

A la luz de los acontecimientos de hoy, nadie se sorprendería con esta frase. Sin embargo, los mandatarios inmediatamente posteriores a Barco siguieron apostando mucho más en contra de la guerrilla que del narcotráfico. Es cierto que Gaviria, el presidente que le siguió, dio una feroz lucha contra Pablo Escobar hasta arrinconarlo y matarlo, pero tengo la idea de que fue una lucha más dirigida al cabecilla que al problema en sí.

Claro: hay la idea de que si se mata la cabeza el cuerpo también muere, pero el narcotráfico ha demostrado exactamente lo contrario. Como esas colas de lagartijas que cuando las cortan se siguen moviendo. Después de Pablo la lucha fue contra los Rodríguez y sus amigos y luego contra el cartel del norte del Valle y así sucesivamente, mientras los cultivos siguen creciendo. 

La vuelta era como dijo Barco, tal cual le ha dado la razón la historia. Y es curioso. Deas cuenta en este libro que alguna vez Barco le preguntó cuál sería para él el veredicto de la Historia. La Historia poco a poco lo pone en su sitio. 

A Barco le correspondió gobernar cuando todos los problemas actuales comenzaban: el cartel de Medellín ya asesinaba, pero todavía no ponía bombas ni masacraba; el paramilitarismo era incipiente; los muertos de la Unión Patriótica aún no se contaban por centenas. 

Ninguno de estos fenómenos tenía la importancia de la guerrilla, que fue a lo que los posteriores gobiernos se la metieron con toda. Es increíble como este tema ha obnubilado por completo al país. Y lo sigue haciendo, pues seguimos naufragando en sus arenas movedizas. Al parecer, los colombianos estamos encadenados a la guerrilla y sospecho que no seremos libres hasta que ella no sea del todo libre.  

Como bien lo anota Deas, Barco no fue un gran líder de masas, ni un orador persuasivo, ni un dirigente carismático cuya vida está repleta de anécdotas fascinantes. Fue más bien un hombre sobrio y discreto que hizo una carrera política en cuyo paso a paso cada vez aprendía más. Fue novedoso su esquema gobierno-oposición, lo cual confirma que no sólo era un liberal de partido. De hecho, fue un gran liberal y yo diría que el último estadista que tuvo este país, tal cual la historia comienza a mostrárnoslo.

Yo estaba en mis veinte cuando su presidencia. Lo recuerdo, y me lo confirma este libro, como un hombre honrado, digno y ejemplar, algo exótico entre nuestros presidentes. Aun así, no es un presidente muy recordado por los colombianos. ¿Acaso porque en su gobierno no hubo mayores escándalos de corrupción y, de alguna manera, nos gusta confirmar que todos llegan al poder a hacer lo mismo? 

lonchosanchez@gmail.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web