El Heraldo
Opinión

Es público

Los cambios y ajustes en la relación de los medios con la audiencia que ha traído consigo la tecnología digital, sumado a la crisis de los medios tradicionales, han derivado en la errónea percepción de que debería replantearse la existencia de los medios públicos por su falta de rentabilidad y rating. 

Desde hace días Telemedellín es noticia. Al despido del director del noticiero de dicho canal se sumaron las filtraciones de unos audios en los que el actual gerente reconocía “hacer un caso el verraco” a lo que el jefe le pidiera, y ahora se remata con la polémica generada por el eco amplificado que el medio hace a los ataques que el alcalde Daniel Quintero realiza al periódico “El Colombiano”, su abierto opositor. Sobre esto último la FLIP se pronunció para rechazar dichos ataques y llamar “propaganda pura” a la línea editorial del canal en defensa de su (supuesto) jefe. 

Vale anotar que Telemedellín nació en 1996 como un canal local sin ánimo de lucro creado por la Alcaldía de Medellín con la anuencia del Concejo local, y sus emisiones formales luego de la señal de prueba iniciaron en 1998. Su financiación corre entonces por cuenta de los medellinenses, quienes con sus impuestos mantienen lo que se entiende debe ser un canal de interés público y ciudadano, con una programación encaminada precisamente a servir esos intereses por encima de los afanes comerciales de la televisión privada.

La abierta utilización propagandística de Telemedellín por parte del alcalde Quintero no es la primera ni tampoco pinta para ser la última ocasión en que un mandatario cree que es suyo lo prestado que trae consigo el cargo que temporalmente ocupa. En los medios públicos, y particularmente en la televisión, es hasta parte del paisaje el que las juntas directivas de turno estén más pendientes de pagar favores o de mantener los mal llamados “espacios institucionales” (que no son más que masajes costosos al ego), que de preocuparse por trazar políticas de desarrollo y acompañar propuestas de programación que sean interesantes, pertinentes y socialmente responsables; todo en el entendido de audiencias dispares a las que es necesario llegar con propuestas novedosas. A los medios públicos acuden para ponerse medallas de cobre pintadas de buenas intenciones o, peor aún, creen que el medio es su medalla. Nada de eso. Lo público es del ciudadano.

Los cambios y ajustes en la relación de los medios con la audiencia que ha traído consigo la tecnología digital, sumado a la crisis de los medios tradicionales, han derivado en la errónea percepción de que debería replantearse la existencia de los medios públicos por su falta de rentabilidad y rating. Al contrario: Es en estos momentos de atomización de la oferta en que se hace socialmente necesario mantener una oferta mediática que no se rija por los vaivenes del mercado y que mida su impacto más allá de las muy discutibles, por anacrónicas, cifras del rating. Obvio que televisión sin televidentes no sirve, pero televisión pública sin sentido de lo público tampoco. 

Hoy es Telemedellín, como antes fue Canal Capital, Telecafé, Telecaribe o la misma Señal Colombia. Ojalá esa mala costumbre de querer adueñarse de lo público se les quite a los mandatarios de turno. A todos.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

¡Qué inseguridad!

Desde Bogotá hasta Barranquilla la inseguridad que se vive en las ciudades se ha convertido en uno de las mayores preocupaciones de los colombianos que temen, no solo perder un celular, sino sus vidas en cualquier atraco. Según el Dane el 51,1 %

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Reciclaje de la violencia

A estas alturas, tras tres décadas y media de diálogo con los grupos armados ilegales, no estoy de acuerdo con las negociaciones con los violentos y estoy convencido de que no conducen a la paz. En una sociedad democrática y civilizada, lo just

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

¿Paz total?

La “paz total” suena bien. Porque cuánto diéramos los colombianos por no haber padecido tantas violencias políticas, empezando por las de los liberales y los conservadores en los siglos XIX y XX. Y que desde los años sesenta del Siglo XX s

Leer
El Heraldo
Juan Carlos Echeverry

Controles de precios

¿Qué llevó a la tasa de cambio a cinco mil pesos? Anunciar una posible modificación al precio al cual los inversionistas de portafolio comprarían las divisas para sacar sus inversiones, en la forma de un impuesto a la salida de capitales.&nbs

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.