El Heraldo
Opinión

El año

Viéndolo en perspectiva, todo esto es posible que igual haya pasado. No toda la culpa es de la pandemia.

Se va acabando el año. O mejor, EL año. Fácil sería tratar de borrarlo de la historia tal y como lo intentaron con Eróstrato, culpable del incendio del templo de Artemisa en Grecia 300 años antes del siglo cero, y de quien se decretó nunca volver a mencionar su nombre. Claramente el decreto no funcionó, como tantas otras cosas que se ordenan por decreto. Por decreto también parece que quieren convencerlo a uno de votar por tal, creer en tal otro, negar tales cosas, o no preguntar por otras más. Eso es otro tema, o quizá sea más de lo mismo. Este año todo lo confunde, vea usted.

En todo caso, y como el año todavía es, no barramos tan rápido de la alfombra lo que nos va dejando, porque de todo se aprende y todo significa. En lo local arrancábamos pensando en la Asamblea del BID, la Copa América y las eliminatorias al mundial como eventos macro para seguir vendiendo la imagen de ciudad moderna e imparable que la rejuvenecida plutocracia del feudo ha repetido incansablemente desde hace una década. Imposible negar la importancia de esos eventos, pero imposible también seguir escondiendo las desigualdades sociales, la modorra mental y el acomodo sin ideología que se asoma en las cada vez más numerosas grietas de las obras construidas por los amigotes. Se controló la fiebre, pero no la enfermedad. Se maquilló la herida, pero ahí debajo está la cicatriz; y poco a poco, pero cada vez más, la ciudadanía se atreve a preguntar. Lamentablemente, la plutocracia tiende a contestar con arrogancia o con el silencio. Igual saben que tarde o temprano tendrán que responder.

Y en lo nacional, en medio de una crispación peligrosa y una evidente polarización entre extremos tan ridículamente parecidos en lo sectario, el gobierno (¿?) central se la pasado repartiendo palazos a la piñata sin todavía darle de lleno. Caminamos en la cornisa de la pérdida de las garantías de la democracia mientras se sigue aplaudiendo o pasando de agache ante el descontrol exacerbado de algunos representantes de la fuerza pública, con consecuencias dolorosas y heridas aún abiertas. Caen por todas partes líderes sociales mientras se emite un inocuo programa de televisión que poco o nada importa. En el legislativo la preocupación se concentra en los siempre voraces apetitos de los tragaldabas cínicos que se rehúsan a dejar de cobrar unos gastos de viaje que no usan; y eso tan solo por citar uno de los ejemplos de la inoperancia con que esa hoguera de vanidades se presenta ante el país. Senado desafinado, literalmente hablando.

Y como se anotó en este mismo espacio hace unas semanas, los supuestos sectores políticos llamados a convertirse en opción electoral se la pasan peleando entre ellos. Ese canibalismo histórico pinta para volver a ser el jefe de campaña del continuismo. Queda poco tiempo para que se den cuenta del horror que andan cometiendo por culpa, una vez más, del ego.

Viéndolo en perspectiva, todo esto es posible que igual haya pasado. No toda la culpa es de la pandemia.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

EE. UU. y Afganistán

La mitad del continente asiático, la Unión Europea y la mayoría de las naciones del resto del mundo incluyendo a América, le han dado el respaldo al Presidente de Estados unidos Jose Biden por su retiro de las tropas norteamericanas en todo el

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Ante las cámaras

Como bien se ha anotado tantas veces, el “Gran Hermano”, ese vigilante omnipresente que George Orwell creara para su novela “1984”, se materializa en nuestros tiempos en la prácticamente universal presencia de cámaras en los dispositivos

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

20 años después

Se cumplen 20 años de vigencia de la Ley 693 del 19 de septiembre de 2001, de mi autoría, mediante la cual se decretó la obligación de mezclar un porcentaje de etanol con la gasolina en todo el territorio nacional, ocasión propicia para volve

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.