El Heraldo
Opinión

Desde el reino del “Ajá”

No se puede tapar el sol con un dedo ni defender lo indefendible: Frágiles y expuestos nos vemos como sociedad por la carencia casi absoluta de cultura ciudadana y sentido de lo público que ha quedado evidenciada en estas épocas de irrespetado aislamiento. Las imágenes de fiestas en aceras y hoteles, sepelios masivos con ataúd abierto, agresiones a policías y demás similares acentúan las flaquezas de este Reino del “Ajá” como respuesta a todo lo indefinible. Indefendible e indefinible. Esa es otra de las tantas ironías.

Pero, así como debe llamarse la atención y rechazar de manera vehemente este tipo de comportamientos errados, ya sea en éste o en muchos otros escenarios, en la misma medida no se puede negar que muy poco o nada se ha hecho históricamente desde ejecutivo y legislativo por entender y proponer cambios sociales en ese mismo “pueblo” que ahora se señala como inculto e irresponsable. Con esta misma gente de la que ahora reniegan se tomaban las fotos de los afiches en época electoral, de allí mismo salieron los mochileros y recolectores de planillas; y sobre ellos grababan slogans y jingles cuales flautistas de Hamelin para guiarlos al puesto de votación. En ese momento “pueblo” y “gente” eran palabras de bonito significado. Ahora no. Ahora son señaladas desde sus inmaculados púlpitos por no comportarse como nunca les dieron oportunidad, nunca lo fomentaron, y nunca lo asumieron. Como si fuera poco, desde ese mismo Olimpo se extrañan por la crítica y preguntan por lo que se supone hicieron mal. La respuesta está en el cine y la pronunció Kirk Douglas en la película “Senderos de Gloria”, por allá en 1957: El no saber la respuesta produce lástima. Podemos agregar ahora que también lastima. Sin tilde, pero con acento.

En la ignorancia, se cree entonces que la “mano dura”, el patrullaje policivo y las medidas punitivas son estrategias válidas para conseguir, literalmente a trancazos, que ese ahora malhadado pueblo entienda y acate las medidas encaminadas a prevenir una escalada en los contagios. Eso por sí solo no sirve.  Mejor convencer que obligar, todo en un justo equilibrio donde sea claro el respeto a las normas y a la autoridad, pero donde se cambie el garrote por las ideas construidas en conjunto, la concertación y la participación de numerosos actores públicos y privados; donde el disenso no se apunte con el dedo acusador y en donde quede claro, de una buena vez, que no somos imparables ni perfectos ni infalibles. Si esta pandemia no nos ha enseñado a ser humildes, que caiga el asteroide o que nos barra el viento que se llevó a Macondo.

No hay una sola respuesta, y tampoco una sola vía. Mucha de esa supuesta indisciplina social se arraiga en el hambre y en una sensación de resignada desesperanza. Tratemos primero de conocer y entender todas las aristas del problema y luego construyamos una solución, un proyecto. A lo mejor esta es la oportunidad para que, por fin, tengamos uno en el que quepamos todos.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
William Mebarak

Frases desconectadas

Para mí, es una pieza magistral de expresión de amor, engendrada en el costumbrismo.

Otras vienen de grandes protagonistas de la humanidad y quedan para siempre en la historia. “Las mentes que buscan venganza destruyen los estados, m

Leer
El Heraldo
Yamid Amat Serna

La espalda del barrio…

La cita es de Eduardo Galeano, una de las plumas más reconocidas de América Latina, uruguayo, escritor, periodista y amante del fútbol, dejó un legado literario enorme y de frases y textos que mantendrán vigencia siempre y que describen, de m

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

La nueva APP del río Magdalena

Este nuevo proceso nació de las cenizas de la frustrada y escandalosa APP con Navelena. Y, exactamente, en este momento está en fase de aprobación en el Ministerio de Hacienda y en Planeación Nacional. Luego de que se cumplan los trámites&nbs

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

¿Quién es un policía?

Al día de escribir esta columna va normalizándose la situación del país y el vandalismo minúsculamente persistente se va controlando porque sencillamente Colombia no quiere violencia. Estamos hartos, hasta la coronilla como se dice popularmen

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.