El Heraldo
Opinión

¿De quién es la historia?

Debajo de la utopía de la objetividad se ¿esconden? posturas que inefablemente guían la interpretación que la audiencia haga de la historia contada.

Con ese título el documentalista y etnógrafo David Macdougall presentó hace 30 años una muy interesante reflexión en un encuentro internacional de cine antropológico celebrado en Noruega. Con varios ejemplos el autor ejemplificaba la discusión, entonces y ahora válida, sobre la preponderancia de la voz del director sobre la del llamado “actor social” en una narración de tipo documental que pretende enseñar una determinada manera de ver o vivir en el mundo. ¿Hasta dónde la historia que al final llega a la pantalla era la historia de los personajes y no la historia que el director escoge contar de los personajes? ¿Qué tanto de verdad hay en lo que se ve si de todas maneras eso que se ve pasa por las decisiones de quien determina dónde ubicar la cámara, qué y cómo preguntar, o qué de todo se presenta ante el público?

Estas preguntas, que subyacen en cualquier narración de no ficción y que, como lo anotaba entonces Macdougall, se pueden entender tanto desde su dimensión moral como existencial, se extrapolan necesariamente al ejercicio del oficio periodístico, siempre permeado tanto por las intenciones de quien cuenta como por la línea editorial del medio en que lo cuenta. Como tantas veces se ha dicho y tantas veces se dirá, debajo de la utopía de la objetividad se ¿esconden? posturas que inefablemente guían la interpretación que la audiencia haga de la historia contada. En lo que debería ser una obligatoria y sana confesión, los medios deberían dejar clara su postura ideológica en la primera página o desde el primer minuto, sin falsas posturas de imparcialidad que no corresponden con la naturaleza humana y que, para decirlo sin tapujos, ya nadie cree.

Lo no negociable es, o debería ser, el apego al dato verificado y el contraste de fuentes por encima de la mera y acomodada especulación; todo cimentado en el contexto; ese que explica la rigidez o la liquidez con que determinados hechos se vean o analicen. En un mundo sin fronteras virtuales, no cabe la terquedad al momento de defender posturas anacrónicas y excluyentes.

Volviendo entonces a la pregunta del título, lo que estos tiempos nos están mostrando es que cada vez más de esas historias llegan directamente a la audiencia contadas por los actores sociales sin pasar por el cedazo de un medio o un periodista. En principio suena bien el poder acceder a la realidad desde el punto de vista de quien vive o protagoniza la historia, pero eso tampoco ofrece certezas sobre la veracidad de las mismas. La duda es un ingrediente amargo permanente que acompaña el sabor de lo que nos llega como información. Creer o no creer es ahora la primera línea del soliloquio diario que como audiencia recitamos cada vez que nos conectamos.

Y como no sabemos si creer o no, pues optamos por dos salidas: O creemos lo que se parece a lo que queremos creer, o buscamos un intermediario en el que depositamos la confianza suficiente como para que nos diga si creer o no.

Al final, seguimos sin saber de quién es la historia.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Candidato sorpresa

La agotadora disputa entre los referentes de la política tradicional ha llevado a un sorpresivo crecimiento de la candidatura de Rodolfo Hernández, que pone a tambalear los cimientos sobre los que se han construido las reglas de la práctica ele

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

La sorpresa y el susto

Las recientes encuestas traen confirmaciones. Una, el definitivo estancamiento de Petro en primera vuelta. Tocó techo. En la de Invamer está en 40,6%, en la de Guarumo en 37,9% y en la CNC está en 35,8%. Incluso en todas baja, menos en la de Gu

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Más que dignidad

Ella tiene un poco más de 30 años. Él, un poco más de 70. Pero la edad aquí es lo menos relevante. Lo que sí importa es que ese hombre, famoso por los vallenatos que hizo célebres en compañía de su hermano Emiliano, se comporte como un in

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

La responsabilidad de la sustentabilidad

El emprendimiento es un tema apasionante para mí, porque es una vía de generar empleos, de abrir puertas a aquellas personas que han perdido la estabilidad laboral de un trabajo, pero también es una alternativa para quienes quieren atreverse a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.