¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Sálvese quien pueda

Uno de los rasgos más reprobables de nuestra sociedad es la falta de solidaridad cívica, entendiendo la misma como aquella cooperación que se produce entre ciudadanos por el hecho de identificarse los unos a otros como iguales, como sujetos de derecho miembros de una misma comunidad política. En Colombia este fenómeno no se produce o, si lo hace, es de manera marginal. Aquí hay una enorme solidaridad a nivel familiar (mucho mayor que en España, por ejemplo) y en círculos cerrados como pueden ser los amigos, colaboradores, miembros de un determinado grupo religioso, ideológico, ético, etc. Pero la solidaridad general, en abstracto, con el desconocido, con todo aquel que forma parte de una misma sociedad es, si no inexistente, sí muy limitada. Aquí todo el mundo quiere ser el más listo, el más avispado, el más despierto y si puede aprovecharse del otro, verse favorecido, obtener alguna ventaja más o menos lícita o, incluso, burlar la ley, pues lo hace.

Las razones de esta actitud residen, desde mi punto de vista, en las seculares desigualdades y pobreza de la sociedad colombiana que llevan a una inmensa mayoría de la población a ser pobre, saber que nadie va a preocuparse por su pobreza y aplicar el principio de sálvese quien pueda buscándose la vida en un marco general de todos contra todos sin dar ni pedir cuartel. Frente a tal muchedumbre hay una diminuta minoría de muy favorecidos que en algunos casos lo son desde hace tanto tiempo que no consideran al resto de la población como sus conciudadanos, sino como populacho al que carece de sentido tratar como iguales, aunque la ley lo diga.

Los resultados de esta falta de unidad social, de esta carencia total de identificación como miembros de un proyecto común, se manifiestan tanto en muestras leves de insolidaridad tales como la forma de manejar (caótica, desordenada, tratando de imponerse al otro), o el nulo respeto al silencio ajeno (fiestas con parlantes a altas horas de la noche indiferentes al derecho al descanso ajeno), como en consecuencias mucho más graves como la delincuencia violenta en unos y la corrupción en otros.

Es evidente que las causas de esta insolidaridad no residen únicamente en las desigualdades y la pobreza presentes, sino que habría que rastrearlas en el origen colonial de una sociedad dividida en castas que se mantuvieron en tiempos republicanos, constituyéndose en germen de la desigualdad y, desde ella, de la insolidaridad. Una sociedad que nació y se formó fragmentada es muy difícil que tenga tendencias solidarias. Por ello, se debe luchar contra la pobreza y la desigualdad extremas, pero no sólo contra la desigualdad económica, sino también, y quizá aún más, contra el sentimiento de desigualdad que hace que los colombianos se vean no como parte de un todo, sino como miembros de clases sociales estancas. Si no se crea un verdadero espíritu de colectividad, de grupo, de iguales, difícilmente se podrá dejar de ser una sociedad insolidaria, violenta y corrupta.

@alfnardiz

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Cien años de Obregón

Afirma la crítica de arte Linda D’Ambrosio en un breve ensayo llamado Lo latinoamericano en Alejandro Obregón que la producción pictórica de este gigante de las artes siempre alude a la realidad circundante y por tanto “la naturaleza es un

Leer
Eduardo Verano

Ley de Regiones, primer año

El próximo 29 de junio celebraremos el primer año de la Ley de Regiones con un foro virtual que constituirá una gran red de redes con grupos académicos, políticos, universitarios, Regiones Administrativas y de Planificación (RAP), la  A

Leer
Lucero Martínez

No puedo respirar

 A pocas horas del lanzamiento del cohete Crew Dragón por SpaceX, el que produjo una gran emoción a su dueño Elon Musk por convertirse en la primera empresa privada en enviar pasajeros al espacio, un ser humano en Estados Unidos suplicaba

Leer
Roberto Zabarain

Yankees welcome home

Las contratadas redes y algunos sesgados medios los llamaron “grupo élite”, y los mostraron en formación de combate bajando de un avión en sus camuflados,  armados hasta los dientes con modernos fusiles y todo el equipamiento que utili

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web