Columnas de opinión |

Betty la fea

La mejor telenovela de la historia. Punto. No acepto opiniones. Una serie que arrasó en todos los países donde se vió, que ha conocido multitud de versiones internacionales y que de nuevo vuelve a emitirse con colosal éxito en Colombia, pero también en España donde, yo, pecador, reconozco que la sigo con gran deleite y satisfacción. Nada de novelas turcas, ni mexicanas, donde esté Betty que se quite todo lo demás. Lo que le faltaba a este español, pensarán muchos, ahora aprovecha su columna para contarnos las novelas que le gustan. Nada de eso. Mi intención es hacer un análisis político-social de la serie. ¿Es eso posible? Señora, la duda ofende, por supuesto que lo es.

La Peliteñida, por ejemplo. ¿Existirá ejemplo más perfecto de personaje donde confluyen todos y cada uno de los prejuicios machistas, y hasta misóginos, que durante tanto tiempo aceptamos indulgentes y que ahora nos resultan -espero- inaceptables? La mujer objeto, valorada sólo por su belleza, tonta, superficial, histérica, que se aprovecha de su cuerpo para lograr sus objetivos, interesada sólo en el dinero y el lujo. Un cliché hecho personaje. A finales del siglo XX representar así a una mujer era gracioso y tolerado. ¿Lo sigue siendo hoy?

Armando Mendoza. Jefe tirano que grita a sus subordinados y que asume que debe obedecérsele pues es de familia rica y privilegiada. Si lo unimos a su prometida, Marcela, son el prototipo de las élites exclusivas y excluyentes, que consideran al resto de la gente poco más que como siervos. ¿Es posible representar de un modo más perfecto las terribles desigualdades e injusticias colombianas? La propia Betty. Inteligente y, por tanto, fea. Porque en las sociedades machistas una mujer con cerebro, como criatura antinatural que es, ha de ser necesariamente horrible. Buena persona y, por ello, de familia humilde. Porque los buenos son pobres. Llena de esperanzas y, cómo no, maltratada por una sociedad despiadada. Porque nada sino tristeza puede esperar quien alberga sueños. Triunfadora sólo cuando se vuelve guapa. El diseñador gay, el mensajero pobretón, las secretarias chismosas... No hay personaje o situación que no transmita un mensaje mucho más profundo de lo que aparenta.

Lo extraordinario de Betty es que, ignorando voluntariamente la guerra, el narcotráfico y la violencia, es una denuncia salvaje de los vicios y corruptelas de la sociedad que la vió nacer y, de ahí su éxito internacional, en el fondo de cualquier sociedad. Betty nos despelleja en nuestras mentiras e hipocresías. Betty nos muestra como los seres superficiales y materialistas que, aunque nos duela, sabemos que somos. Esa es la razón de su triunfo como cuento postmoderno. Nadie puede verla sin sonreir. Pero esa sonrisa nunca es del todo relajada, siempre lleva consigo, si no el conocimiento, sí la sospecha de que detrás de la burla reside la verdad. Esa verdad dolorosa que jamás reconoceremos, pero a la que no queda sino resignarse.

@alfnardiz

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web