¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿No se llamaba, acaso, Cachacolandia?

Hasta donde sabíamos, se llamaba cachacolandia.

Aquel era un país de gente poderosa, que miraba de reojo a todo lo que se extendiera más allá de sus fronteras.

Desde allí se manejaba todo: la industria, los impuestos y, aunque usted no lo crea, hasta nuestro mar.

Los de Cachacolandia, en efecto, eran los gerentes de los puertos, la armada y la flota mercante.

Allá, por supuesto, estaba la industria y el gran comercio formal. A nosotros nos dejaban el contrabando que les servía para llevarse un presente cuando venían con sus nalgas escurrías a vacacionar por estos lares.

Los presidentes y los ministros, salvo contadas excepciones, eran cachacos. Y nuestros alcaldes y gobernadores eran lo que ellos determinaban.

Cuidadito se nos iba a ocurrir asomarnos al Palacio de Nariño, porque el poder –era claro– se lo repartían entre Bogotá-Cundinamarca, el Valle del Cauca y Antioquia.

Hasta tuvimos que renunciar a la celebración de la independencia de nuestras provincias, porque un decreto nacional determinó que había que conmemorar los frágiles sucesos de la esquina de la séptima con 11.

El manejo de la economía era el que convenía a los productores de la materia prima que se producía a más de mil metros sobre el nivel del mar.  Las políticas macroeconómicas, de contera, estaban inspiradas en la infinita sabiduría de la burocracia con corbata.

De nosotros, si acaso, valoraban el vallenato, cuando se pegaban sus borracheras homéricas en el festival del valle de Upar. Ah, y las piernas de los negros de la costa cuando metían los goles que llenaban de emociones sus tertulias pasadas con pola.

Pero ahora resulta que el país fantasioso es el nuestro. Nos llaman Charalandia.

Todo, porque que un día empezamos a manejar con autonomía nuestro futuro y, para más piedra, lo hicimos bien.

¿Qué es lo que les molesta? ¿Que Barranquilla sea un modelo nacional? ¿Que tengamos el mayor número de colegios del país con estándares de calidad? ¿Que hayamos empezado a derrotar la pobreza con mejores cifras que el resto del país?¿Que hayamos resuelto el problema de los arroyos que ellos no pudieron cuando eran los dolientes de las escorrentías? ¿Que seamos la ciudad más sensual para los inversionistas? ¿Qué tengamos un presidenciable?

Charalandia porque, para deslegitimar lo que hoy somos, nos dicen que vivimos bajo el sometimiento de los Char.

Irrespetuosos.

A Barranquilla solo le bastó el detonante que le dieron estos últimos gobiernos, para volver a ser la ciudad próspera que marcó su génesis.

Valoramos lo que ha hecho la era Char-Noguera, pero tenemos las riendas de lo que sigue. ¿No vieron lo que pasó con el fulano que arrojó basuras en un arroyo?

Pues de eso se trata. Nuestro desarrollo apenas está empezando y para que no nos pase lo de los cachacos que van quedando reducidos a epítetos de descalificación, hemos decidido que a Barranquilla no la pare nadie. ¿Entendieron?

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web