¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Columnistas

Matar a un líder

Sentados frente al televisor, seguíamos atentos la alocución presidencial de esa noche de viernes.

La radio había dado la noticia. Luis Carlos Galán Sarmiento, el presidente que todos esperábamos, había sido víctima de un atentado en Soacha y los médicos de algún hospital del sur de Bogotá luchaban por salvarle la vida.

Virgilio Barco, el presidente que todos apurábamos, hablaba con inusitada serenidad de los acontecimientos recientes.

Durante su gobierno vacilante había sido asesinado Jaime Pardo Leal, en medio de una atmósfera de pánico regentada por las bombas del narcotráfico, el paramilitarismo y la guerrilla.

Esa noche Barco estaba rodeado de todos sus ministros que, sentados uno al lado del otro, transmitían la sensación de un velorio a la espera del tinto.

Pero el presidente decía que Galán estaba fuera de peligro.

Nos acostamos, entonces, con la sensación de que el salvador del país seguía con nosotros. No reparamos en la cara del único ministro galanista del cortejo.  

A la mañana siguiente nos encontramos con las lágrimas de cielo.

Supimos que Barco había mentido para evitar problemas de orden público y que los Escobar, los Santofimio, los Popeyes, los Rodríguez Gacha y los Castaño Gil se habían salido con la suya.

“Qué triste es ver cómo un hombre que vivió, luchó y murió por Colombia, no haya podido lograr su ilusión y anhelo de ver al país en paz”, escribió su hijo Juan Manuel, en un papel arrugado que encontró en uno de los mesones de urgencia, minutos después de que el médico de turno les dijera: “lo siento mucho”.

Era la tristeza de todos, porque todos también morimos ese fin de semana.

Galán era el abanderado de una generación que empezaba a encontrarse, tras décadas de polarización y conflicto. Era un hombre visionario, ecuánime, progresista y responsable. Era el dirigente ideal para una nación que se aprestaba a hacer cambios trascendentales en su devenir, como consecuencia de los nuevos contextos globales que lo acechaban.

Eso poco importaba. La mezquindad de los violentos solo ve los microcosmos de sus intereses revanchistas.

Alguna vez leí que las sociedades paren a un líder cada 50 años. Los auténticos. Los que pueden decidir la suerte de una sociedad con sus ideas o sus acciones.

Unos 41 años atrás, habían asesinado a Jorge Eliecer Gaitán y sembrado en los pueblos del país una violencia de la que apenas ahora estamos saliendo.

Durante el mismo gobierno triste de Barco, haríamos lo propio con Carlos Pizarro León-Gómez y Bernardo Jaramillo.

Y seguirían, décadas después, silenciando opositores o desterrando críticos, sin mirar los efectos que su ausencia dejara en el país que les tocó.

Lo triste es que, en contra de la ecuación universal, nosotros no protegemos a nuestros líderes: los matamos cada cierto tiempo y nos asesinamos, de paso, a nosotros mismos.

Por eso andamos sin rumbo y sin norte.

 

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#SiYoMeCuido

Todos queremos normalidad, salud, recuperación económica, pero parece que en más de dos meses de aislamiento en los que debimos aprender a cuidarnos, no lo hicimos, por eso cómo vamos, la salida será otra vez cerrar actividades y ciudades.

Leer
Orlando Araújo

De virus y desvaríos

No falta quien sostiene que detrás de todo está la industria farmacéutica, en un siniestro intento por reactivar el lucrativo negocio de las vacunas. Sin embargo, dicen otros, por aquí lo único que se ha reactivado ha sido la venta de papel h

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web