¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Camiones de basuras

¿Han visto lo que hacen los camiones de basura? Van de casa en casa, recogiendo los desperdicios que dejamos en la puerta o en el shut del edificio.

Los recogen aquí y allá. 

En las bolsas negras está lo que no sirve. Ahí quedaron los desperdicios de la cena, los cartones que empacaron el último obsequio, las flores marchitas que contaminaron sus aguas, las inmundicias de la mascota. ¡Basura!

Cuando se junta una basura con otra, la carga se vuelve más maloliente.

Para el camión no hay remedio, esa es su misión y ese es su destino.

Como los camiones, hay mucha gente que va por el mundo recogiendo pestilencia. Su objetivo es atrapar lo descompuesto.

A esas personas les encanta lo negativo, de manera que ponderan el escándalo y se alegran de la desgracia de los otros.

Por lo general son sujetos chismosos, hablan mal de los demás y tienen afición por la intriga. 

Algunos son cizañeros por naturaleza; otros se convierten en el camino, probablemente afanados por intereses particulares o grupales.

Por su lengua viperina pasa la vida de mucha gente, a la que entonces destruyen y pisotean sin miramientos.

Van en un avión. Hay mal tiempo. El piloto lo anunció porque pudo vislumbrarlo en la ruta. Y mientras aquel maniobra para salvar la vida de todos, enardecen a los pasajeros, crean sofismas discursivos y provocan más tensión. 

No les importa nada. Ellos mismos pueden morir, pero su propósito es crear el caos. Solo reinan en la anarquía, porque su dialéctica es escasa.

Los psicólogos dicen que carecen de amor propio y por lo general no dimensionan la valía que tenemos todos como seres humanos. La cosas, escuché alguna vez, no son enteramente buenas pero tampoco enteramente malas.

Ellos no lo ven. Solo les interesa el vaso medio vacío.

Y como el camión que recoge inmundicias, cuando abre la boca destile las mismas pestilencias que recoge en su recorrido. No solo gusta de lo que huele feo. Él también tiene sus tufos. 

¿Ustedes se acercarían a un camión de basuras? ¿Cuánto resistían sus olores? ¿No tienen la sensación de que, al acercarse, se quedan impregnados de toda esa porquería?

Es un tema de salud mental. Si ya fue afectado, límpiese con el agua y jabón de la sensatez. Algo de antibacterial emocional servirá, porque el asqueroso va a volver a atacar.

Cambien de esas amistades. No traten de cambiarlos porque, otra vez, los camiones de basuras están hechos solo para eso. 

La única forma de salirles al paso es con el autocuidado. Evítenlos. No se contaminen. Como huelen tan mal es fácil identificarlos. Sus efluvios se sienten a lo lejos. Las señales son claras: se mofan de todo, cuestionan el trabajo de los otros, hieren con sarcasmos, sospechan, desconfían, desean el mal. 

Cuando los perciba, póngase un tapa oídos, cruce la acerca e inclínese ante una flor. Aunque ellos lo nieguen la vida puede tener color y olor de rosa.

albertomarttinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web