¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La mérito-desgracia

Nos equivocamos si creemos que  la sociedad tiene una gran deuda con nosotros; la verdad es que nadie nos debe nada.

Ser inteligentes, haber dedicado mucho tiempo de nuestras vidas a prepararnos académicamente, desarrollar nuestras habilidades emocionales y sociales hasta alcanzar resultados excelentes, no nos hace merecedores de todo lo bueno que recibimos. Siempre hay gratuidad en lo que la vida nos da, y por eso tenemos que aprender a ser agradecidos. De hecho, el inicio de la existencia no es nuestra conquista, ni el resultado de un gran esfuerzo, sino un regalo, un don, una oportunidad que se nos entrega a través de la decisión de otras personas.

Nos equivocamos si creemos que  la sociedad tiene una gran deuda con nosotros; la verdad es que nadie nos debe nada, porque todo termina siendo un ejercicio de la libertad de los demás. Vivir exigiendo reconocimientos es una manera de malgastar la existencia. A veces veo gente talentosa y muy brillante, que no disfrutan lo que hacen y han logrado a lo largo de los años, porque creen que no han sido lo suficientemente reconocidos y valorados por los demás; es más, sufren porque consideran que otros siendo mediocres e incapaces, tienen más reconocimientos que ellos. Estoy seguro que esa mirada los hunde en la amargura y hace que la vida se les vuelva una pesada carga.

Creo que el sentido de la existencia está en entender que uno desarrolla sus proyectos, expone sus ideas, muestra sus capacidades y alcanza las metas difíciles, por el simple placer de vivir y no por los aplausos que pueda recibir. La motivación para lograr la excelencia no puede estar fuera de nosotros mismos y de la realización de nuestros ideales más sublimes, si fuese así, le estaríamos dando el control de nuestra felicidad a los otros. Cuando entendemos esto, recibimos el reconocimiento con gratitud, lo disfrutamos y sabemos que no nos hace mejores de lo que ya somos. Seguro tenemos unos derechos y luchamos porque se respeten, trabajamos duro para alcanzar unas metas y lo hacemos con dedicación y disciplina, pero entendamos que solo quien es agradecido con la vida, puede disfrutarla a plenitud.

Ahora, la gratitud hace que las relaciones interpersonales fluyan, porque le da al otro el valor que tiene y se le reconoce su decisión de compartir con nosotros lo que es. Creo en lo que decía John F. Kennedy “Siempre hay que encontrar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestras vidas”, esas a las que nos acostumbramos tanto, que solo las valoramos cuando notamos su ausencia.

Tenemos que dejar a un lado esa actitud altanera y prepotente que nos hace no valorar lo que recibimos, lo que tenemos; que nos lleva a creer que cualquier reconocimiento es poco para lo grande que somos, y a estar centrados más en las necesidades y carencias, que en lo que tenemos: “El hombre sabio no se aflige por lo que no tiene, sino que se alegra por lo que tiene”. (Epíteto).

Nada da mayor felicidad que la humildad que nos lleva a celebrar lo que recibimos con alegría. No se trata de conformismos, sino de darle a cada situación el valor que posee. Creo que sería bueno hacer un listado de todo lo que podríamos agradecer, y reconocer que somos privilegiados en muchos sentidos de la vida. Quién reclama tanto reconocimiento, es porque se siente tan inferior que necesita que los demás le griten que no lo es.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Nieto

Las Farc no reparan

Esas obligaciones fueron sencillas: justicia alternativa, contar la verdad, no reincidir en la violencia y el crimen y reparar a las víctimas. Es sobre este último punto que quiero hacer hoy una reflexión.

Las Farc presentaron en 2017

Leer
Alberto Linero

El origen de la tragedia

En “El origen de la tragedia”, Nietzsche desde la mitología griega nos presenta dos maneras de ser y expresarse en el mundo de la vida. Por un lado, la apolínea, caracterizada por la mesurada limitación, el estar libre de la presión de las

Leer
Ismael Cala

Entrenarnos para la nueva etapa

Qué maravillosa oportunidad para reencontrarme con la Isla del Encanto y reanudar las conferencias empresariales. ¡Y qué coincidencia que se produzca en vísperas de Thanksgiving, el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos!

Es ra

Leer
Jesús Ferro Bayona

Déjennos la paz

Como si el justo medio no existiera, sonaría a provocación alzar la bandera blanca de la paz. Uno tiene la impresión de que hay que tomar partido por uno de los extremos, si quiere opinar o participar, cuando precisamente se trata de un tema qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web