GCGente Caribe | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Orlando Amador
Así nos conocimos

Un amor que danza con la vida y la muerte

Natalia Angulo y Dalmiro Barrios han unido su amor con la danza del Garabato desde hace cuatro años. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

El enfrentamiento entre la vida y la muerte se volvió un lazo de amor entre Dalmiro Barrios y Natalia Angulo, dos cartageneros que hace cinco años se hicieron novios y se dejaron contagiar por la alegría y el colorido del Carnaval de Barranquilla.

Dalmiro, que cursaba su carrera de Ingeniería Electrónica en la capital del Atlántico, en 2012 fue invitado por un compañero a participar en el Cipote Garabato. Él aceptó gustoso, sobre todo porque su madre, Beatriz Fuentes, desde muy niño le sembró el amor por la fiesta a la que asistían religiosamente.

Al termino de las fiestas de 2016, Dalmiro conoce a Natalia en el corralito de piedra a quien además de declararle su amor, le cuenta de su gusto por carnavalear y especialmente por bailar en una de las danzas más representativas. Dalmiro en esa misma conversación también invitó a la joven a unirse a la comparsa para que fuera su pareja en el año venidero. 

“Llegó el momento del Carnaval y él me dijo — ¿vas a bailar conmigo o bailo con otra?— (risas). Yo bailo contigo, le contesté enseguida”, recuerda Natalia.

Desde ese momento y por cuatro años seguidos los cartageneros han sido hacedores del Carnaval, una labor que les implica tiempo, esfuerzo y sacrificio, ya que al no vivir en la ciudad currambera se les dificulta el tema de los ensayos que empiezan uno o dos meses antes de iniciar formalmente los cuatro días de gozadera pero que no es impedimento para participar.

“Los ensayos son martes y jueves entre las 8 y las 10 de la noche. Por lo general salimos del trabajo y en seguida nos vamos para Barranquilla, llegamos justo a tiempo al ensayo para regresarnos al día siguiente en la madrugada y poder llegar al trabajo nuevamente”, relata Dalmiro.

Con 31 años de tradición, este año el Cipote Garabato y la pareja de enamorados no serán acompañados por el sonido de la flauta de millo y mucho menos por el vestuario negro, rojo, amarillo y verde con el que recorren los 4 kilómetros de tradición; motivo que les causa nostalgia pero a la vez esperanza de poder reencontrarse pronto en el Cumbiódromo. 

“Da guayabo. Es una sensación de tristeza que este año no pudimos bailar. Pero siempre con la esperanza de que pronto vamos a volver a compartir con la comparsa y los amigos. Creo que cuando se vuelva a repetir el evento será mucho más significativo porque aprendes a valorar más. Sobre todo nosotros que se acaba el Carnaval y ya estamos esperando con ansias el próximo”, expresa Natalia.

Por su parte Dalmiro, que lleva nueve años como hacedor del Carnaval, afirma que vivir y sentir esta fiesta es una de las mejores sensaciones que ha podido experimentar y que además le permite mostrarse tal cual es.

“Hacer parte del Carnaval es la mejor experiencia de mi vida. Cuando Dalmiro está con el traje de Garabato, soy yo en mi máxima expresión. Es felicidad absoluta”.

La pareja de danzarines que desfila sábado y domingo de Carnaval, el lunes se convierte en espectadora para deleitarse de todo el colorido que la fiesta más alegre de Colombia le regala a los carnavaleros.

Natalia Angulo y Dalmiro Barrios posaron para contar su historia de amor y carnaval. Orlando Amador
Los detalles
Natalia con 26 años y Dalmiro con 29, disfrutan al máximo su participación en el Carnaval. Los desfiles en la Vía 40 para la pareja de cartageneros son un derroche de amor y alegría. Cortesía

Dalmiro, ingeniero electricista y electrónico, se declara como un “necio” que ha cambiado al menos seis veces su capa, que es el máximo símbolo del Garabato. Él se encarga de diseñar sus apliques para enviarlos a bordar o incluso bordarlos él mismo.

“El año pasado decidí cambiar a último momento y las personas que me iban hacer los apliques no pudieron por el tiempo. Así que nos tocó a nosotros hacer los apliques”.

En el caso de Natalia, abogada de profesión, se encarga de su propio maquillaje y de ayudar a su novio también con las figuras que caracterizan el rostro de los garabateros.

Estos dos cartageneros, al contrario de lo que dice la canción icónica de la danza del Garabato, sí se convirtieron en dos forasteros hacedores de la Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, de la cual afirman quieren seguir haciendo parte, “hasta que el cuerpo aguante”.

La anécdota

En la primera salida de Guacherna a Natalia le tocó recorrer casi la mitad del desfile sola. Su pareja no había logrado llegar a tiempo porque se encontraba trabajando en Cali y el vuelo se retrasó. Justo en ese momento el celular de ella se dañó y no pudieron comunicarse, cuenta entre risas. Finalmente Dalmiro logró llegar e integrarse y bailar por primera vez la Guacherna con su novia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • carnaval
  • Amor a Barranquilla
  • Cartageneros
  • garabato
  • cipote garabato
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web