El Heraldo
Soledad Martínez explica que ver materializada su empresa le significa orgullo.
Orlando Amador Rosales
Protagonistas

‘Delicias caseras’ que propone una diseñadora de interiores

La barranquillera cuenta con un almacén y una casa de diseño. A pesar de la incidencia de la pandemia, mantuvo su nómina y le apuntó al crecimiento de su empresa.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Hace poco, en su habitación, Soledad Martínez Aparicio rememoró cómo empezó en el mundo del diseño de interiores. Dice que en ese ‘viaje’ mental cayó en la cuenta de que de niña desarrolló el sentido de la estética y el impulso de mantener los espacios organizados y decorados. 

Al cabo de unos años, su primera remodelación en una casa se dio al heredar el cuarto de su hermana, cuyo rincón lucía paredes de color fucsia y verde. Este panorama visual no estaba acorde con su estilo, de modo que se decidió a cambiarlo imprimiéndole una atmósfera mucho más acogedora.

Y aunque se formó profesionalmente en Administración de Empresas y luego forjó una experiencia en el área comercial de varias organizaciones, la vida misma se encargó de encaminarla hacia el gusto de imprimirle confort a diferentes hogares.

“En la empresa que trabajaba tenía el manejo de las compras internacionales, lo que me dio cierta experiencia para negociar con proveedores de afuera. En ese mismo  momento (2014) me di cuenta que podía empezar a importar productos para la casa como sábanas, sobrecamas, lámparas de mesa, de noche y de techo para venderlos, así que lo hice. Paralelo a esto me contrataron para ser gerente en una empresa de inversiones”. 

Posteriormente, con el alza del dólar en ese año, paró su negocio personal y se concentró en su trabajo formal, logrando poco a poco su capitalización. Al cabo de dos años, aproximadamente,  retomó sus ventas. 

“Yo recuerdo que en ese momento mi plataforma para la comercialización de mis productos era Facebook, de hecho ahí  tenía 19.000 seguidores. Más tarde salté a Instagram, aunque al principio me rehusaba a descargarla. Luego me di cuenta que ahí estaban mis clientes potenciales”.

A medida que Soledad fue escuchando y entendiendo las necesidades de las personas, su portafolio se fue ampliando. Fue así como le fue apostando a ofrecer otros productos como alfombras y cortinas, hasta apuntarle a la creación de mobiliario. Ahí empezó a trabajar con carpinteros de diferentes barrios de Barranquilla, pero después se trazó la meta de materializar su propio taller de 800 metros cuadrados.

“Trabajé mucho hasta lograrlo. Hoy día está ubicado en la Vía 40 y allí contamos con el apoyo de aproximadamente 30 personas entre carpinteros, tapiceros, contadores y pintores. A su vez, en la parte administrativa tenemos a 15 personas. Luego le apunté a comprar mi propio camión para las entregas porque también me tocaba depender de los transportadores. Todo esto me permitió tener un control casi que absoluto, con el fin de que al final la gente tuviera una experiencia agradable y un buen producto”.

Soledad asegura que sigue importando la lencería del hogar, las lámparas y los accesorios  decorativos, además de tener una galería donde se elaboran cuadros dependiendo del gusto de sus clientes. Señala que en el proceso creativo del mobiliario que ofrece juega un papel fundamental el estilo, los gustos y las necesidades de la gente, además de ciertas nociones basadas en las tendencias actuales. En temas de diseño se dedica a asesorar para que las personas elijan su decoración conforme al espacio que tengan y escojan los colores de las paredes de acuerdo al lugar.

Ahora se encuentra emocionada con la apertura de su casa de diseño homónima que se le suma a su almacén de siempre, llamado Home Delights. Este nombre, que en español traduce “Delicias del hogar”, dice que lo eligió porque para ella todo lo que hace y ofrece hace parte de una pasión que disfruta a diario.

“Si bien en la casa de diseño también se encuentra el mobiliario, las lámparas y los accesorios, adicionalmente está el estudio de diseño, que es donde quiero recibir a las personas de forma cómoda y donde visualmente ellos puedan identificarse con sus proyectos”.

La clave del éxito de esta barranquillera ha sido tener empuje, sacrificar “muchas cosas” y contar con el apoyo de su esposo. Orlando Amador Rosales

Esta barranquillera afirma que en el listado de sus clientes fieles figuran personas de la costa Caribe y famosos como Mabel Cartagena, Kimberly Reyes, Melissa Martínez, Rochi Stevenson, Tata Becerra, Peter Manjarrés, Carolina Soto y algunos futbolistas y beisbolistas.

Realiza asesorías en todo el territorio colombiano y a nivel internacional, logrando diseños para algunas casas en Alemania, Chile, España, Francia, China y Estados Unidos. Lleva a cabo sus ventas por Instagram y presencialmente en su almacén y en su casa de diseño. Prontamente estará lista su página web, en la que también visualiza las ventas. Hace envíos a toda Colombia, a Estados Unidos y a la Unión Europea.

Sin duda a través de los años su empresa ha dado pasos importantes hacia el crecimiento, lo que le ha significado “mucho orgullo”. Dice que todo esto ha sido posible gracias al trabajo que ha hecho junto con su equipo y al impulso y el apoyo incondicional de su esposo, Rodrigo Vera. 

“Yo siempre he confiado en mis instintos, he sido cautelosa, pero también he sido arriesgada y gracias a eso he logrado que mi empresa sea lo que hoy día es. Quedarme en mi zona de confort nunca ha sido una opción. Hoy día he logrado una comunidad, una tranquilidad económica, el placer de conocer a muchas personas, de llegar a muchos hogares y de posicionar mi empresa”.

Es consciente de que para que los emprendedores hagan empresa y la mantengan “deben trabajar duro”, incluso, especifica que infortunadamente el sistema de Colombia “no está hecho para ayudar al emprendedor”.

Pandemia

Soledad asegura que en medio del confinamiento todo su equipo de trabajo permaneció en casa, pero ella, gracias a un permiso tramitado, se trasladó diariamente hacia el almacén para tomar fotos de los accesorios y seguir con las ventas. Añade que gracias a esa gestión pudo sostener su nómina, sin verse obligada a disminuir el salario mensual de sus empleados.

Ella, además de ser empresaria, es mamá. Tiene tres hijos: Camila, de 13 años; Juan Andrés, de 11; y Francesca, de 3, quienes son su vida.

Dentro de su emprendimiento cuenta con el apoyo de un arquitecto, con quien ha tanteado muchas posibilidades de construcción. De hecho, han logrado algunas obras civiles pequeñas, apostándole a que desde Home Delights y desde Soledad Martínez Aparicio las personas consigan desde la construcción hasta todo lo relacionado con el interiorismo y la domótica.

Su proyecto próximo es explorar en Estados Unidos la posibilidad de crear una sucursal de su empresa, debido a que cuenta con un gran número de clientas en este territorio, además de atender a las personas interesadas en diseño, expandiendo sus asesorías.

Disfruta...

Soledad Martínez Aparicio explica que le fascina ver series de televisión, descansar, zambullirse en la piscina con sus hijos, hacer ejercicio, viajar, consentirse y nunca “dejar para mañana lo que se puede hacer hoy”.

 

Infortunadamente el sistema de Colombia no está hecho para ayudar al emprendedor
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.