Protagonistas

“Me siento muy orgullosa de representar a la gente del Caribe”

La ministra de las TIC Karen Abudinen no se cambia por nadie. La realización de la Asamblea del BID en la ciudad es su logro más reciente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Pareciera que nada se le escapa del radar, que no se cansara. Karen Abudinen, ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, tal vez es la persona más contenta porque la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por fin se pudiera desarrollar en Barranquilla, su terruño. Antes de esta entrevista estuvo al lado del alcalde Jaime Pumarejo Heins en la firma del crédito por USD 250 millones del BID a la ciudad. Casi al mismo tiempo en su teléfono contestaba mensajes, supervisaba que las transmisiones del evento funcionaran como un reloj suizo, hablaba con otros altos funcionarios del organismo multilateral, se reunía con su equipo de trabajo, casi todas mujeres, saludaba a viejos conocidos y posaba para el lente de Gente Caribe.

Su vocación de servicio por lo público le viene desde niña, de las enseñanzas de su abuelo Gabriel, de cuando vendía jugo de patilla en el parque Venezuela los domingos, o helados por la calle 84. Con lo que recogía, recuerda, ayudaba a otros en lo que pudiera.

Ser una mujer de impacto en lo social requiere de sacrificios que deben disfrutarse, no hay otra forma. A continuación reproducimos apartes de su entrevista.

P.

¿Qué comentarios escucha sobre Barranquilla de sus amigos de otros países?

R.

De verdad que muchos amigos que conocí hace más o menos 20 años están impresionados con la transformación que tuvo Barranquilla en los últimos 12 o 13 años. Varios de ellos vinieron al Carnaval conmigo hace muchísimos años, y hoy están volviendo a la ciudad y se han dado cuenta de cómo recuperamos el río, cómo tenemos los diferentes parques de la ciudad no solamente construidos, sino realmente con una dotación de calidad; cómo niños, adultos mayores y familias disfrutan de sus espacios públicos. Están impresionados de ver a Barranquilla como una ciudad incluyente donde todos los estratos podemos compartir en los espacios públicos. Pero también quedaron impactados de ver, por ejemplo, las 12 sedes del Sena, cómo la educación en la ciudad ha evolucionado, cómo la salud hoy ha salvado miles de vidas, cómo hemos manejado la pandemia del covid-19 a pesar de que al principio tuvimos una de las fases más complicadas del país, cómo el alcalde Jaime Pumarejo ha podido realmente sobrellevar eso y cómo la ciudad y su gente ha visionado que todos debemos caminar para el mismo lado.

P.

Hace poco usted escribió en su cuenta de Twitter “Que nada ni nadie los detenga”, refiriéndose a la niñez colombiana. ¿En qué se inspiró? ¿En su niñez, quién la impulsó para ser la persona que es hoy?

R.

Mi abuelo Gabriel que fue un comerciante, un empresario que prácticamente no tenía nada, pero fue un visionario, me enseñó que lo más importante es la vocación de servicio y que no había límites en esta vida, que los límites no los ponemos cada uno de nosotros. Yo creo que eso es parte de mi vida, yo siempre que hablo con los niños, con los jóvenes, siempre les digo que no existen límites en la vida, que hay que soñar en grande para hacer cosas grandes. Si quieres ser arquitecto, programador, ingeniero o matemático, lo puedes ser. Eso es lo que yo he aplicado a lo largo de mi vida.

P.

¿Usted quería ser funcionaria pública?

R.

Mi familia, como lo digo, es más una familia de empresarios, comerciantes, no tenía nada que ver con el sector público. Nunca me imaginé tampoco estar en el sector público, siempre en el sector privado, y la vida me fue demostrando que yo nací con esa vocación de servicio, y contra viento y marea lo logré. Hoy puedo decir que estoy donde estoy gracias a esos sueños que tuve. 

P.

¿Cómo fue su niñez?

R.

Yo nací en Barranquilla, luego viví por un tiempo por fuera de la ciudad, en Maicao, La Guajira, donde también tengo un sentimiento muy especial. Mi papá tenía un almacén en Maicao, luego regresé a la ciudad. Mi niñez fue muy alegre, protegida de toda mi familia, de verdad que me siento muy contenta y sobre todo muy respaldada por mis papás, por mis abuelos, por mis tíos, por mis primos. Cada logro lo vamos reconociendo, pero también en cada caída me siento muy acompañada, siempre están ahí para escucharme, salir adelante y ver para el frente. Realmente me siento afortunada porque nunca me ha faltado nada, creo que parte de lo que uno tiene que hacer es que cuando a uno en la vida le dan muchas cosas hay que retribuir todo eso en la gente, en ayudar.

 

P.

¿Hay una anécdota en especial que recuerde?

R.

Les quiero contar que de chiquita siempre regalaba ropa, siempre era la que recogía todos los periódicos para llevar al colegio, vendí patillazo (jugo de patilla) en el parque Venezuela. Yo compraba la patilla, la pelaba muy temprano en mi casa y me iba los domingos a venderla. Con esos recursos que recogíamos limpiábamos las calles. Recuerdo que más adelante tuvimos una fundación con unos amigos de la universidad que se llamaba Activo, que era actitud y vocación, entonces todos teníamos que trabajar por la gente y para la gente, realmente eso también me enseñó que era posible seguir ayudando. También me acuerdo que nos tocó hacer una recolección porque queríamos darles a los niños en ese momento cuadernos, colores, y fuimos a diferentes sitios para que nos dieran donaciones. Una heladería me dijo que no me podía dar donaciones, pero sí helados para venderlos. Yo les pregunté que si me podían prestar el carrito para vender helados y me fui por toda la 84 vendiendo paletas. Algunas personas que me conocían paraban y me decían que si yo estaba pagando un karma porque estaba vendiendo helados. Yo les decía que no, que me sentía feliz.

El equipo de trabajo de la ministra, casi todo integrado por mujeres, se trasladó a la ciudad para el evento del BID. Orlando Amador
P.

En el 2010 usted trabajaba en el BID, acababa de terminar una maestría y me imagino que tenía un buen salario, ¿por qué decidió en ese momento regresar a Barranquilla para trabajar con una fundación que apenas empezaba?

R.

Yo soy de tomar decisiones rápidas, sin pensarlas dos veces. Me acuerdo que me levanté y llamé a mi mamá y le dije que me iba a regresar en 15 días a Barranquilla. Ella me dijo que estaba loca porque no era solo lo que me pagaban, sino todos los beneficios diplomáticos a los que tenía acceso por trabajar en un organismo multilateral. Yo le dije que podía tener todos los beneficios del mundo, pero sentía que debía retribuir a mi ciudad todo lo que un día me entregó. Por eso regresé a Barranquilla y empecé a trabajar en una fundación muy pequeña.

P.

¿Y qué vino después?

R.

Les quiero contar algo que para mí es muy especial. Recuerdo que cuando inicié había que hacer todo un plan de trabajo, yo me pregunté quién era la persona que me podía ayudar en eso. Yo me considero una mujer ejecutora que lo que se propone lo logra, pero a veces para poder ejecutar hay que planear. Me acuerdo que en ese momento el presidente Iván Duque trabajaba en el BID. Lo llamé, lo visité en Washington y le conté que me iba para una fundación en Barranquilla, que quería que me ayudara a pensar cómo podríamos crecer, convertirla en una fundación importante en la Costa, nacional e internacionalmente. El mismo presidente se sentó conmigo, esto es una infidencia, y me ayudó a hacer el plan de trabajo de la Fundación N3. Esto fue impresionante porque ese plan de trabajo nos conllevaba a que de 2.000 niños que tenía en ese momento la fundación iba a crecer a 1.200 adicionales, que ya tenía la junta directiva concretado con la Fundación Pies Descalzos (de Shakira) y pudiéramos crecer a casi 100.000 niños en un período de 4 años.

P.

¿Y qué pasó?

R.

En ese momento con la presidenta de la fundación, Mónica Schraer, y Francis Zylberblum trabajamos muy duro, y de 35 proyectos que presentamos a las diferentes entidades en Colombia e internacionalmente todos fueron aprobados. La fundación creció casi de 2.000 niños que tenía cuando yo llegué a casi 25.000 en año y medio. La Fundación N3 tiene una estabilidad, sostenibilidad y reconocimiento en Barranquilla muy importante, a nivel nacional también. A pesar de que me dolió muchísimo escalar a otro cargo, lo más importante es que dejamos huella. Yo soy lo que soy no solamente por haber trabajado en el BID, sino que también tuve la oportunidad por vocación de trabajar en esta fundación y luego poder dar todos esos conocimientos a mi ciudad en esa Secretaría de Gestión Social donde trabajé con los abuelos, con los niños, con las mujeres, con los jóvenes. Finalmente me pudo formar para visionar lo que soy hoy.

P.

¿Siente una presión mayor cuando sabe que está trabajando por la niñez?

R.

Cada vez que alguien le dice a uno que lo está haciendo bien uno siempre se reta y lo quiere hacer mejor. Hay algo que siempre digo y es que yo hago esto por vocación, por nada más. Afortunadamente yo cuento con una familia, con un respaldo, que eso finalmente me ayuda mucho a estar muy tranquila, a lograr cosas importantes, eso me ha hecho más fácil mi trabajo. A pesar de todas las presiones que pueda tener siempre pienso en la gente, en su beneficio. También debo reconocer el trabajo de un gran equipo que está detrás mío y que también hace que las cosas sean posibles, porque uno no puede soñar solo, uno tiene que soñar con un equipo. No ha sido fácil, pero lo hemos podido lograr.

En el Gobierno del presidente Iván Duque la actual ministra de las TIC también fue consejera Presidencial para las Regiones. Orlando Amador
P.

¿Cómo recibió su nombramiento como ministra?

R.

Este ministerio ha sido muy especial para mí porque es un ministerio que además le lleva las oportunidades a la gente. Cuando me nombraron ministra yo dije ‘miércoles’, cómo voy a manejar un computador, los cables, las antenas. Yo me imaginé lo más duro, pero como me gustan los retos dije: ¡Vamos para adelante! Parece mentira, pero hoy el ministerio más social que tiene el Gobierno es este, porque es el ministerio que llega a las puertas de las casas de la gente con internet, con computadores y adicionalmente llega con proyectos que hoy les están transformando los corazones a muchos colombianos.

P.

¿De aquí al final de este Gobierno a dónde va a llegar Colombia en tecnología, en telecomunicaciones, en conectividad?

R.

Tenemos unas metas muy importantes como llegar al 70% de conectividad en todo el país, poder entregar más tecnología, conectar 500.000 nuevos hogares subsidiados por el Gobierno nacional, ya llevamos 304.000. Poder tener más de 3.658 antenas nuevas en todo el país, poder tener 15.000 colegios conectados. Digamos que todas esas acciones que hoy estamos haciendo nos van a llevar a este 70% de conectividad.

P.

¿Qué es para usted una mujer de impacto?

R.

Es la mujer que es capaz de llevar ideas y que esas ideas se conviertan en realidad, es aquella mujer que puede tocar los corazones de otras mujeres, de las niñas colombianas, es aquella que es capaz de transformar, de mejorarle la calidad de vida a muchas personas, es aquella que puede visionar y hacer muchas cosas a la vez. Una mujer de impacto es la que tiene energía, fuerza, pasión, vocación del servicio. Cada día me levanto con más energía para impactar a más niños, a más jóvenes, a más familias.

P.

¿Qué es para usted ser Gente Caribe?

R.

Es llevar el nombre de la región Caribe, es poder decirles a todos los caribeños que nosotros también sobresalimos. Yo creo que este Gobierno es el que más Gente Caribe tiene, tenemos varios ministros de la Región, como por ejemplo el ministro de Ambiente (Carlos Eduardo Correa), el director del DNP (Luis Alberto Rodríguez), la ministra de Transporte (Ángela María Orozco) y así puedo seguir sumando muchas personas más que hoy estamos dirigiendo este país a nivel central y que somos de la Región. Yo me siento muy orgullosa de representar a la Gente Caribe y decirles que sí se puede y que desde el Caribe estamos formando a los mejores ciudadanos de Colombia.

La Ministra de las TIC supervisando que las transmisiones de la Asamblea del BID estuvieran a punto. Orlando Amador
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Portada Gente Caribe
  • Karen Abudinén
  • Ciencia y Tecnología
  • barranquillera
  • Mujeres líderes
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web