El Dominical | Germán Vargas Cantillo, ¿un lector voraz?

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Víctimas recibiendo capacitación.
00:00

Se han identificado y detectado falsos ‘tramitadores’....

00:00

La Semana de la Moda que se realiza hasta el 25 de julio en...

Bad Bunny, Residente, Gente de zona y otros artistas se unen a las protestas en Puerto Rico.
00:00

Las marchas en Puerto Rico lideradas por artistas recuerdan...

Peter Sagan ha ganado tres mundiales de ruta.
00:00

El Secretario de Deportes del Distrito aseguró que vendrá...

Funcionarios de la Gobernación no solo revisaron la calidad de las piscinas, sino también de los salvavidas.
00:00

La Subsecretaría de Salud se trazó como objetivo el revisar...

00:00

Según el Dane, la ciudad escaló tres puestos.

Sepelio de la niña Génesis Rúa, en Fundación (Magdalena), víctima de abuso sexual y feminicidio.
00:00

Expertos de Unisimón analizaron la conveniencia de la...

En un video de seguridad quedó grabado el criminal.
00:00

Autoridad usa video de seguridad para identificar al...

Motociclistas en el corredor universitario entre Barranquilla y Puerto Colombia.
00:00

Entre enero y junio de 2019 en la Región Caribe se...

Panel Retos para un abastecimiento idóneo.
00:00

La compañía hizo contrataciones de bienes y servicios de $...

El Dominical | Germán Vargas Cantillo, ¿un lector voraz?

A continuación reproducimos las palabras que escribió y leyó el periodista e intelectual Alfonso Fuenmayor, durante el homenaje que la Emisora HJCK de Bogotá le hizo al inolvidable Germán Vargas Cantillo, tiempo después de su muerte. El texto fue replicado hace 28 años en el suplemento dominical de EL HERALDO.

Archivo
Archivo
Germán Vargas Cantillo durante su juventud. Archivo

A continuación reproducimos las palabras que escribió y leyó el periodista e intelectual Alfonso Fuenmayor, durante el homenaje que la Emisora HJCK de Bogotá le hizo al inolvidable Germán Vargas Cantillo, tiempo después de su muerte. El texto fue replicado hace 28 años en el suplemento dominical de EL HERALDO.

Germán Vargas, cuya muerte tantos deploramos en estos días, alcanzó una importancia a la que le dan valor perdurable sus escritos en el campo de la investigación, de la divulgación, del enjuiciamiento de nuestra literatura.

A todos asombraba la capacidad de concentración de que estaba dotado, la disposición de su mente para sumergirse, como en una especie de ensimismamiento, en la lectura y, para de este modo, quedar aislado transitoriamente del mundo, de las cosas que los rodeaban y a las que estaba, sin embargo, hondamente vinculado. Fue un gran lector que atravesaba sin fatiga hasta los más inhóspitos desiertos que, en forma de libro, pueblan las bibliotecas.

De pronto, en algún momento de los días que eslabonaron su existencia, sentado en aquella mecedora en la que vivió las apasionantes aventuras que siguen zarandeando a los hombres desde los tiempos de Homero, aparataba su vista del libro que había estado bajo su mirada, se quitaba los anteojos y, como en un rito, se estragaba suavemente los párpados, diríase que poco a poco, se reincorporaba al mundo del que había estado ausente, separado. Tranquilamente habían transcurrido cuatro, cinco, seis horas de lectura. Como si nada. 

Albert Thibaudet distingue dos clases de lectores: el «lecteur» y el «liseus», que es, en castellano, como quien dice, el «lector» y el «leedor». 

Germán Vargas era una y otra cosa y en señalar las diferencias entre una y otra, que quizá sean obvias, no voy, por ahora a detenerme.

Estos días, muchos, para referirse a él, a Germán Vargas, hablan del «lector voraz» que había sido. Con esta expresión que lo señalaba como un «devorador de libros» se quería hacer un elogio. No, no es feliz, no es apropiada la citada expresión. Germán, por supuesto que sí era un lector permanente, un lector infatigable, pero era un lector que le gustaban los autores cuyas obras desentrañaba, que se deleitaba con los matices de las frases, que las pesaba, que las meditaba, ya para aprobarlas, ya para rechazarlas, ya simplemente para pasarlas por alto, para ignorarlas. No, Germán Vargas no era un maniático engullidor de libros.

Germán Vargas fue un crítico de rara perspicacia, un genealogista de la novela y del cuento. Y de esos atributos a los que acompañaron otros de sutiles manifestaciones surge su preciosa contribución para mejor entender y disfrutar, si es el caso, las horas de los creadores literarios.

Ahora Germán Vargas ha muerto y todos nos preguntamos qué vamos hacer sin él. Ahora que él no está ya más con nosotros, ¿a quién acudirá al poeta nuevo y anhelante para mostrarle con humildad sus versos? ¿A qué puertas llamará el novelista que se inicia y que a él, a Germán, le habría llevado su manuscrito en busca de un consejo?

 Y el pintor con sus trazos, con su urdimbre de forma y color, ¿hacia donde encaminará sus pasos en busca de orientación? Porque Germán Vargas, sin proponérselo, se había convertido en un mentor y ejercía con una bondad en la que nunca se puso el sol y en la que nunca estuvo ausente la ironía, ni el buen humor. Era un consejero sin arrugas en la frente porque él disfrutó de las no desmentidas virtudes desarrugadoras de ese buen humor que suele distinguir al hombre sabio de quien no lo es.

Fue, por supuesto, un periodista completo que ennobleció esta noble profesión y que supo cubrir con decoro y con talento todos los niveles del oficio, desde la crónica roja hasta la adultez del editorialista.

Encerrar, envasar en unas cuantas palabras cuánto abarcaron los 72 años que miden, en el tiempo, su vida ejemplar, no es posible y sería necio intentarlo. A esa tarea hay que renunciar de antemano.

Y del amigo que ya dejó de estar a nuestro lado, qué decir, qué vamos a decir, qué podría decirse. Dejemos que todo esto transcurra en un silencioso drama interior que se inició desde el instante aciago en que Germán dejó de ser uno de los nuestros, en que ya no fue uno más de los nuestros semejantes para convertirse en nuestro superior, con esa jerarquía invulnerable, inviolable que da la muerte.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN El Dominical
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí