El titulo es:La maldad y sus cómplices

Últimas noticias

Samir Castro (centro) realiza una serie de movimientos mientras sus compañeros de ‘Pazion Crew’ lo alientan en Las Gardenias.
00:40

La danza acrobática apareció este jueves en la lista de...

El defensa central Willer Ditta entregando declaraciones a la prensa mientras salía del aeropuerto y Luis Narváez Pitalúa.
00:40

Willer Ditta y Luis Narváez se han sabido complementar...

Luis Carlos Ruiz habló poco a su regreso a la ciudad.
00:35

El samario marcó en Ibagué  el tanto 99 en su...

Dos operarios de Electricaribe trabajan en la subestación Cordialidad.
00:35

Electricaribe informó que la suspensión en el suministro...

Vista de los pueblos palafitos de la Ciénaga Grande.
00:30

Minvivienda aporta $800 millones y la Gobernación la...

Carolina Segebre lucirá el vestido ‘Juanita la cambambera’ esta noche.
00:30

Hace 100 años nació la mujer que dedicó parte de sus...

Tito José Crissien recorrió en total 517,5 kilómetros.
00:30

Primer barranquillero en hacer parte de este evento en la...

Viera al regresar ayer.
00:30

Al cancerbero charrúa le gusta la filosofía de juego de los...

Voluntarios instalan la infraestructura del concierto de hoy en la ciudad de Cúcuta.
00:30

El Venezuela Aid Live, que comienza a las 11:00 a.m., hace...

Aspecto de diligencias judiciales en 2018 contra los siete políticos locales.
00:30

Se trata de una audiencia de adición de imputación de...

Editoriales
Actualizado hace 1 años

La maldad y sus cómplices

Dos lecciones debemos extraer en el 25 aniversario de la muerte de Pablo Escobar. La primera, por muy pueril que suene, es que era malo. La segunda, que la sociedad en su conjunto no actuó con altura frente a él.

La ominosa sombra de una de las épocas más siniestras de la historia de Colombia planeó de nuevo ayer sobre el país, con motivo del 25 aniversario de la muerte de Pablo Escobar.

El capo del narcotráfico, responsable  de un sinnúmero de crímenes a lo largo y ancho del territorio nacional, llevó al Estado al borde de la aniquilación institucional mediante una  campaña violenta de eliminación de todo aquel que osara oponerse a sus designios.

Cualquiera podía resultar víctima de su barbarie: policías que osaban decomisarle un cargamento de droga, periodistas que denunciaban sus fechorías, jueces que fallaban en su contra, candidatos o ministros que se pronunciaban en favor de la extradición...

La extensa lista incluye un árbitro que tuvo la desgracia de conducir un partido que perdió el Deportivo Independiente Medellín cuando el equipo era propiedad del capo. O los 110 muertos en el atentado contra el vuelo 203 de Avianca en 1989.

Frente a semejante historial de sangre y maldad, lo mínimo que cabría esperar es que, un cuarto de siglo después de la desaparición de Escobar, hubiera un repudio unánime a lo que significó este personaje en nuestra historia. Desafortunadamente, son aún muchos –en Colombia y fuera de ella– los que se sienten fascinados por su biografía y llegan incluso a equipararlo al mítico Robin Hood, como hizo una revista cuando el capo ya mostraba con sus actos que era mucho más que un romántico salteador de los bosques.

A riesgo de sonar  pueriles, una lección que debería quedar clara en este aniversario es que Pablo Escobar era malo. En estos tiempos líquidos que corren, marcados por el relativismo ético y la ambigüedad intelectual, a veces no está de más recurrir al lenguaje elemental con que se suele a enseñar a los niños a discernir entre el bien y el mal. Escobar era malo. Y punto.

Otra lección, quizá más importante, es que Escobar nunca habría llegado a ser quien fue sin haber tejido una red de complicidades, que alcanzaba a los estamentos más elevados del propio Estado. Y sin que buena parte de la población colombiana asistiera con pasividad, cuando no con abierta simpatía, a su enloquecida guerra por el poder.

Aplicando la magistral tesis que expuso la filósofa alemana Hannah Arendt en ‘La banalidad del mal’, tachar a Pablo Escobar de “monstruo” solo serviría para aliviar nuestra conciencia colectiva. No: el fue un ser muy humano, que pudo desarrollar su extraordinaria maldad gracias a la connivencia de buena parte del país. No de todos, por supuesto. Hubo héroes. Y a ellos debemos rendirles siempre tributo.

Imagen de deniro_guete

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1