El titulo es:La maldad y sus cómplices

Últimas noticias

Niños participan del evento junto a sus padres.
00:00

El evento “Con amor todo es mejor” se hizo en seis ciudades...

Personas de diferente orientación sexual sostienen  bandera del Orgullo Lgbtiq.
00:00

La organización cambió el término a “incongruencia de...

Los jugadores colombianos eufóricos tras el triunfo.
00:00

La Amarilla se mide hoy a Senegal, a las   ...

El atleta colombiano Bernardo Baloyes Navas, nacido el 6 de enero de 1994, en su diálogo con EL HERALDO.
00:00

El nacido en Isla Fuerte, Bolívar, es una de las esperanzas...

Diomedes Díaz nació un 26 de mayo de 1957, en Carrizal, La Guajira.
00:00

Hoy que se celebra el natalicio del Cacique de La Junta,...

00:00

¿Quiénes ganan y quiénes pierden en el choque de poderes...

Julio Avelino Comesaña.
00:00

El técnico de Junior confía en traerse los tres puntos de...

Imagen del multitudinario adiós que le dieron familiares y amigos a la pequeña María José Ortega, en el cementerio Calancala.
00:00

Tras la captura de Gimmy Chapman, salieron a relucir...

Osvaldo y Rosa durante la audiencia que se realizó en la Inspección 14 de la ciudad de Barranquilla.
00:00

Dos mujeres, residentes de un edificio en el norte de...

Editoriales
Actualizado hace 1 años

La maldad y sus cómplices

Dos lecciones debemos extraer en el 25 aniversario de la muerte de Pablo Escobar. La primera, por muy pueril que suene, es que era malo. La segunda, que la sociedad en su conjunto no actuó con altura frente a él.

La ominosa sombra de una de las épocas más siniestras de la historia de Colombia planeó de nuevo ayer sobre el país, con motivo del 25 aniversario de la muerte de Pablo Escobar.

El capo del narcotráfico, responsable  de un sinnúmero de crímenes a lo largo y ancho del territorio nacional, llevó al Estado al borde de la aniquilación institucional mediante una  campaña violenta de eliminación de todo aquel que osara oponerse a sus designios.

Cualquiera podía resultar víctima de su barbarie: policías que osaban decomisarle un cargamento de droga, periodistas que denunciaban sus fechorías, jueces que fallaban en su contra, candidatos o ministros que se pronunciaban en favor de la extradición...

La extensa lista incluye un árbitro que tuvo la desgracia de conducir un partido que perdió el Deportivo Independiente Medellín cuando el equipo era propiedad del capo. O los 110 muertos en el atentado contra el vuelo 203 de Avianca en 1989.

Frente a semejante historial de sangre y maldad, lo mínimo que cabría esperar es que, un cuarto de siglo después de la desaparición de Escobar, hubiera un repudio unánime a lo que significó este personaje en nuestra historia. Desafortunadamente, son aún muchos –en Colombia y fuera de ella– los que se sienten fascinados por su biografía y llegan incluso a equipararlo al mítico Robin Hood, como hizo una revista cuando el capo ya mostraba con sus actos que era mucho más que un romántico salteador de los bosques.

A riesgo de sonar  pueriles, una lección que debería quedar clara en este aniversario es que Pablo Escobar era malo. En estos tiempos líquidos que corren, marcados por el relativismo ético y la ambigüedad intelectual, a veces no está de más recurrir al lenguaje elemental con que se suele a enseñar a los niños a discernir entre el bien y el mal. Escobar era malo. Y punto.

Otra lección, quizá más importante, es que Escobar nunca habría llegado a ser quien fue sin haber tejido una red de complicidades, que alcanzaba a los estamentos más elevados del propio Estado. Y sin que buena parte de la población colombiana asistiera con pasividad, cuando no con abierta simpatía, a su enloquecida guerra por el poder.

Aplicando la magistral tesis que expuso la filósofa alemana Hannah Arendt en ‘La banalidad del mal’, tachar a Pablo Escobar de “monstruo” solo serviría para aliviar nuestra conciencia colectiva. No: el fue un ser muy humano, que pudo desarrollar su extraordinaria maldad gracias a la connivencia de buena parte del país. No de todos, por supuesto. Hubo héroes. Y a ellos debemos rendirles siempre tributo.

Imagen de deniro_guete
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web