El Heraldo
Editorial

Guerra Fría II

La tranquilidad surgida tras el pacto antimisiles de EEUU y la antigua URSS se ha venido al suelo: Washington anunció que se retira del acuerdo y acusa a Moscú de violarlo. Una peligrosa carrera armamentista se abre paso.

En 1987, durante los últimos momentos de la Unión Soviética, Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov, líderes de las dos potencias que mantuvieron en vilo al mundo durante décadas, firmaron un tratado histórico que eliminaba los misiles nucleares de corto y mediano alcance. 

Este pacto, originado en la voluntad de ambos bloques de poder global de aliviar la constante sensación de una inminente guerra cuyas consecuencias serían mucho mayores que las precedentes, fue uno de los hechos que contribuyeron a reconfigurar la geopolítica mundial, basada desde entonces en la caída de Rusia stalinista.

Tres décadas después, cuando las dos superpotencias militares del mundo son lideradas por dos hombres voluntariosos que luchan por imponer su influencia, la tranquilidad surgida de este pacto se ha venido al suelo: Estados Unidos anunció que se retiraba del acuerdo, en medio de explicaciones en las que acusa a Moscú de violarlo, un argumento que el gobierno de Putin devuelve con dardos en el mismo sentido.

Pero, las razones de Trump para abandonar el acuerdo nuclear sobre armas cortas y medias –que seguramente terminará en una decisión similar en el tratado sobre armas de largo alcance– apuntan, más que hacia el Kremlin, hacia Pekin: no es un secreto que el presidente norteamericano considera al gigante asiático como un enemigo potencialmente más peligroso que cualquier otro país, incluyendo Rusia. En ese sentido, Estados Unidos confía en unos nuevos acuerdos que involucren también al régimen liderado por Xi Jinping.

Lo cierto es que esta ruptura borra de un plumazo las conquistas de un largo trabajo diplomático que buscaba alejarnos a todos de una debacle nuclear, y le abre la puerta a una carrera armamentista muy peligrosa, esta vez con China como una tercera e impredecible variable.

El país oriental ha dejado muy claro en diferentes escenarios que no está dispuesto a reducir su capacidad nuclear, una decisión que compromete la hegemonía mundial de las, hasta ahora, dos superpotencias, y que obliga a mirar el problema a tres bandas, eso sin contar con la postura de países como India y Pakistán, que ya tienen un arsenal nuclear que no puede ignorarse, los cuales defenderán su derecho a mantenerlo.

Habrá que esperar si la apuesta de Trump de negociar nuevos pactos fructifica, o si, como lo vaticinan algunos análisis más pesimistas, el derrumbamiento de los acuerdos nucleares será el comienzo de la segunda parte de la Guerra Fría, un episodio que la humanidad comenzaba a olvidar y que parece destinado a renacer de sus cenizas, encendiendo las alarmas de quienes temen que el nuevo orden mundial dependa, una vez más, de quién tenga el mayor número de las armas capaces de extinguir toda la civilización con solo apretar un botón rojo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

¡Más solidaridad, menos cinismo!

No conocí a Margarita Gómez Márquez, la joven de 25 años, embarazada de seis meses, que apareció golpeada y baleada en una zona enmontada de Galapa, pero, como mujer y madre de una niña, con inmenso dolor escribo estas líneas, devastada por

Leer
El Heraldo
Editorial

Se acaba el tiempo para la APP del río

El anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de aplazar, por segunda ocasión, la apertura del proceso de licitación y publicación de los pliegos definitivos de la APP del río Magdalena, tensa aún más la cuerda de unas relacione

Leer
El Heraldo
Editorial

Boric, la nueva izquierda de Chile

El contundente triunfo del diputado de izquierda Gabriel Boric, con el 55,9 % de los votos, en la segunda vuelta presidencial de Chile, deja valiosas lecciones para nuestras democracias imperfectas. Una de ellas es el valor de entender con visión

Leer
El Heraldo
Editorial

Adiós al último ‘rey’ del mariachi

Vicente Fernández fue un cantante de todas las generaciones. Millones lo vieron crecer desde que en los años 50 tomó por primera vez una guitarra y empezó a ganarse la vida en concursos y restaurantes para así abrirse un campo en el disputado

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.