¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Editorial

El Editorial | Urgencia climática

Colombia debe intensificar esfuerzos para adaptarse al cambio climático. Este no es un problema a largo plazo, su impacto en los territorios y poblaciones vulnerables es cada vez mayor.

Colombia debe acelerar sus decisiones y, sobre todo, sus acciones para adaptarse al cambio climático, considerado hoy como una de las mayores amenazas del planeta. Avanzar en acciones coordinadas frente a los efectos de eventos extremos de carácter puntual, a la variabilidad climática o a las alteraciones del clima en general, debe ser un asunto prioritario para el presidente Iván Duque y miembros de su Gobierno, testigos del devastador impacto del huracán Iota en el archipiélago de San Andrés y Providencia y de desbordamientos de ríos y quebradas, inundaciones y deslizamientos de tierra, tras torrenciales aguaceros en Chocó, Cúcuta, La Guajira y Dabeiba, Antioquia, entre otras zonas.

La reconstrucción de Providencia o de infraestructuras destruidas en distintos puntos del país, así como la reubicación de poblaciones históricamente afectadas por el embate del invierno tienen que ser planificadas y ejecutadas bajo una estrategia de adaptación al cambio climático orientada a reducir la comprobada vulnerabilidad de estos territorios a los fenómenos meteorológicos extremos, lamentablemente inevitables. No es sensato conformarse con planes de mitigación, hay que ir más allá porque la urgencia climática que afronta Colombia, al igual que todo el mundo, no da espera.

La crisis climática requiere una gestión de riesgo eficiente con medidas concretas y factibles y es tarea de la sociedad entera exigir a los gobernantes un mayor compromiso para aumentar la capacidad de resiliencia de los territorios frente a las amenazas e impactos del cambio climático. Iota no fue el primero, tampoco será el último huracán, pero sí puede marcar un antes y un después frente a la forma de abordar aspectos claves como la construcción de infraestructuras resistentes o refugios fortificados y adaptación de prácticas preventivas en zonas de elevado riesgo con una mayor conciencia climática y ambiental.

Anticiparse a las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos es el camino correcto. Colombia lo sabe desde hace tiempo, pero los avances aún son mínimos, a pesar de que el mismo Gobierno reconoce la alta vulnerabilidad del país al cambio climático “por sus características físicas, geográficas, económicas, sociales y de biodiversidad”. Entre 2010 y 2011, la fortísima temporada invernal y el embate del fenómeno de La Niña provocaron una catástrofe que se saldó con cerca de 500 muertos, más de 3.6 millones de afectados, muchos de ellos en el sur del Atlántico, donde se rompió el Canal del Dique, y pérdidas económicas de $11,2 billones.

Duras lecciones que no se aprendieron. 10 años después, la respuesta al cambio del clima y a los eventos extremos continúa siendo deficiente por las debilidades estructurales en la gestión del riesgo, fallas en la prevención, manejo y planificación territorial, además de una manifiesta falta de cuidado y conservación de los ecosistemas, a juicio de los expertos ambientales, que además cuestionan al Fondo Adaptación, entidad adscrita al ministerio de Hacienda, encargada de “ejecutar proyectos integrales de gestión del riesgo y adaptación al cambio climático”, por su falta de resultados. 

No podemos seguir sumando emergencias climáticas al largo historial de desastres en Colombia. Hay que actuar con prontitud para dejar de improvisar en la adaptación al cambio climático: este no es un problema a largo plazo, el futuro es hoy, y si no se destinan recursos para invertir en políticas públicas que transformen territorios y propicien un cambio en la mentalidad ciudadana, las consecuencias serán devastadoras, no solo por cuenta de los fenómenos en sí, sino por el mayor empobrecimiento de comunidades vulnerables, aumento de conflictos sociales y flujos migratorios. Seguir ignorando lo que pasa, no resolverá el problema.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Una crisis en otra crisis

690 mil personas murieron en el mundo por causas relacionadas con el sida durante 2019. De ellas, 110 mil no habían cumplido los nueve años. Otros 320 mil niños y adolescentes se infectaron de VIH el año pasado elevando a 2,8 millones el núme

Leer
Editorial

El Editorial | Boquete abierto

Miente quien hoy diga que el boquete tras la ruptura del Canal del Dique, el 30 de noviembre de 2010, se encuentra cerrado. Puede que las obras, en las que se invirtieron más de $7 mil 500 millones, lograran el objetivo de taponar el agujero de 2

Leer
Editorial

El Editorial | Navidad, dura prueba

Se abrió el debate acerca de la conveniencia o no de reunirse en Navidad y Año Nuevo. Cada quién decide cómo quiere arrancar el 2021, así que correr riesgos a la hora de cerrar un tiempo tan desconcertante y atípico por la pandemia de Covid-

Leer
Editorial

El Editorial | Elección hostil

Estados Unidos elige hoy a su presidente y el mundo está expectante por conocer si reelegirán el modelo impuesto por el sanguíneo Donald Trump que durante su gobierno ha arremetido contra la democracia, el Estado de derecho y la independencia d

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web