¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

El Editorial | Una carga muy difícil de sobrellevar

Lejos de desaparecer, el coronavirus, que sigue propagándose a gran velocidad a pesar de los esfuerzos, abruma y genera intensos sentimientos.

El virus más contagioso es el miedo. Una creciente sensación de angustia, producto de la vulnerabilidad social y económica, ha venido acechando la vida de millones de personas desde el inicio de la pandemia de coronavirus poniendo en serio riesgo su salud mental. Hoy resulta todo un desafío lidiar, a diario, con las emociones derivadas de un profundo estrés sicológico, como consecuencia del confinamiento, la pérdida de uno o más seres queridos, los problemas de convivencia con familia o vecinos, conflictos de pareja, reducción de ingresos, falta de trabajo o exceso de obligaciones laborales.

La incertidumbre por el futuro está dejando secuelas en las sociedades,  incrementando la incidencia de trastornos o agravándolos. Sentirse triste, deprimido, cansado, con el sueño alterado, pocas fuerzas y hasta sin esperanzas es el común denominador presente en la cotidianidad de muchos ciudadanos que, sin ningún distingo, afrontan todo tipo de complejas preocupaciones en este excepcional tiempo de la COVID-19. La ansiedad alcanza, por igual, a quienes se quedan en casa o salen a la calle para trabajar o realizar diligencias indispensables y sienten temor por el contacto con el exterior desarrollando emociones negativas con inquietantes consecuencias sociales y en su salud mental.

Lejos de desaparecer, el coronavirus, que sigue propagándose a gran velocidad a pesar de los enormes esfuerzos por detenerlo, abruma y genera intensos sentimientos, especialmente en los más frágiles. La alta transmisibilidad de la COVID-19 ha impedido que familias se despidan de sus parientes haciendo aún más difícil el siempre doloroso trance del duelo. Sometidas injustamente al escarnio público y hasta el linchamiento social por haber adquirido el virus, muchas personas enfrentan su aislamiento, avergonzadas y temerosas, sintiéndose culpables. Estos señalamientos estigmatizantes no solo las han afectado emocionalmente, sino que han enviado un mensaje equivocado a quienes, siendo conscientes de estar infectados, no lo revelan por miedo y terminan convirtiéndose en propagadores del contagio o en pacientes que buscan atención médica cuando ya es demasiado tarde.

El desempleo, que en Colombia alcanzó en mayo la histórica tasa de 21.4% por cuenta de la pandemia, está teniendo un alcance devastador en la estabilidad emocional de los ciudadanos, advirtió el Dane al analizar este fenómeno. 4 millones 900 mil personas perdieron su trabajo en el quinto mes del año, un dato menor que el de abril gracias a la reactivación gradual de ciertos sectores productivos. Sin embargo, los pronósticos son moderados teniendo en cuenta la ascendente realidad epidemiológica de contagios y fallecidos en distintas regiones del país, entre ellas Barranquilla y el Atlántico, que frena la reapertura de más actividades. Era lo que se esperaba, abrir o cerrar, de acuerdo con el comportamiento del virus. Los ciudadanos, que reciben permanentemente información sobre cómo adherirse a las normas de prevención sanitaria en este momento tan complejo, reclaman más medidas de alivio económico y social porque estiman, y no les falta razón, que la crisis va para largo y ahondará sus dificultades financieras, así como las desigualdades sociales y la pobreza.

La pandemia no debería ser considerada un evento amenazante e inmanejable, indican los expertos pero la propia Organización Mundial de la Salud, OMS, que reconoce un incremento en los episodios de estrés a nivel global, pide a los gobiernos que, además de las estrategias epidemiológicas para contener el virus, actúe ofreciendo apoyo emocional y sicológico a la población que siente cómo su salud mental empieza a deteriorarse. En estos casos, igual que cuando los sintomáticos necesitan atención médica a tiempo para salvar sus vidas, cada persona debe levantar la mano y pedir ayuda.

No hay que esperar sentirse asfixiado para reconocer que se ha llegado al límite. Esta es una situación extrema que lo cambió todo y requiere un manejo excepcional, que se construye a diario. Aunque hoy la prioridad siga siendo frenar contagios y prevenir muertes, y a pesar de que los servicios de salud estén desbordados, deben redoblarse los esfuerzos para fomentar el cuidado mental de personas y familias. Esta carga, para muchos, está resultando muy difícil de sobrellevar y si se quiere alcanzar, alguna vez, un escenario de relativa normalidad, gobiernos, autoridades y entidades de salud deben trabajar, desde ya, en campañas que ayuden a gestionar los efectos emocionales de la pandemia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | ¿Quién toma el control?

Volvió el humo a Barranquilla por las quemas en el Parque Isla de Salamanca. Irrespirable se ha tornado el aire para miles de habitantes de distintos sectores de la ciudad que, por estos días, se declaran ya no agobiados, sino hartos de los reit

Leer
Editorial

El Editorial | El tapabocas no es un cuento

El uso del tapabocas no es opcional ni negociable. Lo reiteraba el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, durante su más reciente comparecencia en la que anunció la flexibilización de las medidas en la ciudad, “no usarlo en público conllev

Leer
Editorial

El Editorial | Nuevos pasos

Barranquilla da un paso más en la reapertura escalonada de actividades a partir de este lunes 10 de agosto, lo que permitirá ir recuperando de manera gradual y segura aspectos de la vida de la ciudad suspendidos hace meses. Señales alentadoras

Leer
Editorial

El Editorial | La Tierra del Olvido

25 años cumple una de las producciones discográficas más icónicas de la música en Colombia, el álbum La tierra del olvido, del cantautor samario Carlos Vives, que celebró este simbólico aniversario compartiendo una versión renovada en res

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web