¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

El Editorial | Quince días claves

Para que no queden dudas y a nadie lo coja desprevenido sobre lo que viene, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue enfático en señalar que hoy se está aún en la fase inicial y todavía queda mucho camino por delante en la meta de vencer la embestida del virus.

Barranquilla y su área metropolitana tienen por delante dos semanas decisivas. Del comportamiento de cada ciudadano dependerá la reapertura gradual de nuevos sectores económicos y la recuperación paulatina de la libre circulación de las personas. Un tiempo valioso en el que el Gobierno nacional y las autoridades locales estarán monitoreando la evolución de la curva de contagios de la COVID-19 en la ciudad y el departamento con el objetivo de trazar la hoja de ruta a seguir, que plantea dos claros escenarios: avanzar en la flexibilización del aislamiento o extender el confinamiento.

La visita a Barranquilla del ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue oportuna y pertinente. El funcionario clave, que le habla al oído al presidente Duque para definir la política nacional contra el coronavirus, mientras capotea en las regiones el impacto de la pandemia, reconoció la gestión del Distrito y del departamento para enfrentar el virus y dijo estar tranquilo en relación con las “implicaciones a futuro” de la enfermedad en esta región.

Ruiz advirtió acerca del creciente número de casos confirmados en la ciudad y el departamento, donde la tasa de transmisión está por encima del promedio nacional. Sin embargo, lo atribuyó a la estrategia que en varias ocasiones hemos analizado con expertos consultados por EL HERALDO sobre el incremento de las pruebas que permite detectar específicamente casos relacionados con positivos asintomáticos. Parece obvio que el que busca encuentra y eso es lo que se ha venido haciendo en Barranquilla y el Atlántico: bloquear, identificar y aislar. Esto ha posibilitado la utilización razonable de los servicios de salud disponibles, especialmente de las UCI, y que se mantenga una baja tasa de letalidad, algo que es fundamental en este objetivo global de salvar vidas.

Para que no queden dudas y a nadie lo coja desprevenido sobre lo que viene, el ministro fue enfático en señalar que hoy, casi tres meses después de la detección del primer caso en Colombia, se está aún en la fase inicial y todavía queda mucho camino por delante en la meta de vencer la embestida del virus. Tranquilos, no hay porque desanimarse, ni hay que ver el vaso medio vacío. Tampoco se está como al principio. Barranquilla, por ejemplo, que tenía 411 camas UCI antes de la pandemia, pasará a 600; 100 que adquirió el Distrito y que llegarán en junio y el resto las entregará el propio Ministerio de Salud.

El Atlántico hoy cuenta con 4.200 camas disponibles, luego de la reapertura del antiguo Cari y el trabajo en los hospitales departamentales de Sabanalarga y Soledad. Fortalecer las capacidades del sistema sanitario es uno de los mayores retos en este esfuerzo de largo aliento en el que nadie se puede dar por vencido ni bajar la guardia.

Una vez más y como lo reiteró el ministro Ruiz, la disciplina social es la piedra angular de esta etapa. Mantener la distancia física en el trabajo, en el transporte y hasta en el hogar es una tarea indeclinable de cada habitante de Barranquilla y el Atlántico. Cumplir las normas de higiene, el lavado de manos, el uso del tapabocas y, no es un asunto menor, respetar el aislamiento preventivo o la cuarentena si se está a la espera de resultados de pruebas o ha sido diagnosticado. No se trata de lanzarles la pelota a los ciudadanos para que asuman toda la responsabilidad en medio de la crisis sanitaria. Las autoridades también están llamadas a hacer lo suyo para ejercer con más eficiencia y eficacia su liderazgo, garantizando todo el soporte institucional requerido durante esta emergencia mediante la realización adecuada y a tiempo de las pruebas y una competente oferta de recursos en salud que asegure la atención para los enfermos.

A propósito, las EPS de Barranquilla tienen que trabajar de manera integral para ofrecer una mejor respuesta a sus usuarios en la toma de las muestras y el cerco epidemiológico en caso de contagios. El ministro las convocó para que revisen su operación y articulen esfuerzos. El otro desafío apunta a aumentar la capacidad de los laboratorios, con el apoyo de estas entidades, para procesar más y más pruebas. 15 días que ya están corriendo. Las tareas, en sus distintos niveles, están determinadas y las responsabilidades son compartidas. Hay que lograr que Barranquilla y el Atlántico den un paso más en el arduo proceso de mitigación de la COVID-19, que exige, a todos, cumplir normas por el bien común. Prudencia y cautela.

Editorial EH - Minsalud - opinión -

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Soñar el regreso

En medio de esta incierta pandemia, que no da tregua en su presurosa estrategia de reacomodar todo y a todos, aflora, cada cierto tiempo y de la nada, una ineludible sensación de nostalgia, que podría resumirse en esta magistral frase, “uno vu

Leer
Editorial

El Editorial | A contagiarse del rigor alemán

Ya se dio el primer paso. El Ministerio del Deporte, encabezado por Ernesto Lucena, anunció el martes pasado que dio luz verde a la Dimayor y a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), para empezar el proceso de reanudación de la Liga profesi

Leer
Editorial

El Editorial | Actuar con prudencia

Acertadas, responsables y consecuentes con el momento que está viviendo Barranquilla y el Atlántico, frente a la expansión de la COVID-19, resultan las decisiones anunciadas, en las últimas horas, por el alcalde Jaime Pumarejo y la gobernadora

Leer
Editorial

El Editorial | No es carreta, es real

Mientras la pandemia avanza y hace lo suyo, resulta cada vez más evidente el escaso autocuidado que exhiben numerosos grupos de ciudadanos frente al riesgo de contagio. En Cartagena, la Policía reportó 600 fiestas clandestinas y 720 riñas dura

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web