¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

El Editorial | Frontera cerrada

Mientras Migración Colombia descarta la apertura de la frontera con Venezuela, organizaciones binacionales consideran que la única forma de regular el creciente flujo de personas es abrir los cruces formales.

Miles de venezolanos emprendieron su regreso a Colombia, donde empiezan a reactivarse distintos sectores de la economía tras el fin del confinamiento impuesto por la pandemia de la Covid-19. Un éxodo anticipado por el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, durante su reciente visita a EL HERALDO en septiembre, cuando también anunció que cada migrante retornado traería consigo al resto de su núcleo familiar o vendría acompañado por dos o tres vecinos y amigos, tan o más desesperados que él por abandonar la cada vez más invivible Venezuela, epicentro de una de las peores crisis humanitarias del mundo.

Ni la amenaza de un contagio por coronavirus ni el cierre de frontera, ordenado desde mediados de marzo por el Gobierno nacional debido a la emergencia sanitaria, fueron obstáculo para el avance de los caminantes expuestos a todo tipo de abusos contra su integridad, especialmente las mujeres, al cruzar las trochas entre Cúcuta, en Norte de Santander, y San Antonio del Táchira y Ureña, y entre Paraguachón, corregimiento de Maicao, en La Guajira, y el estado Zulia, donde existen  al menos 180 pasos clandestinos.

Una migración pendular imparable movida por el hambre y la necesidad, presa fácil de las mafias criminales que controlan estos caminos clandestinos, por donde también circula gasolina de contrabando, armas y narcóticos, componentes todos de una ‘próspera’ economía ilegal de la que se lucran organizaciones delincuenciales de Colombia y Venezuela, y la misma Guardia Nacional del vecino país. Toda una multinacional del crimen forjada a expensas de la movilidad humana.

Ejército y Policía desplegaron, con centenares de sus hombres, la llamada “Operación Muralla”, pero sus esfuerzos para evitar la migración irregular y la comisión de delitos son insuficientes ante la extensión de una inhóspita frontera plagada de rutas ocultas. Es ingenuo pensar que esta es la solución para detener el éxodo desde Venezuela, donde no hay certezas sobre el manejo de la pandemia, más allá de los escuetos anuncios del régimen. Autoridades nacionales y de los territorios fronterizos se expresan inquietos frente a la vulnerabilidad sanitaria de los migrantes y el ingreso de delincuentes a los que es imposible identificar por la falta de registros biométricos.

Mientras Migración Colombia descarta la apertura de la frontera, organizaciones binacionales consideran que la única forma de regular el creciente flujo de personas es abrir los cruces formales, a pesar del evidente riesgo sanitario, como una forma de combatir la criminalidad que acecha a los emigrantes.

Sin la prometida ayuda internacional, que sigue sin materializarse, Colombia no está en capacidad de afrontar sola este desafío, a pesar de la buena voluntad del Gobierno que inició una jornada de nueva regularización y entrega del Permiso Especial de Permanencia (PEP). Barranquilla y Atlántico serán sede de un proyecto de inserción laboral para población vulnerable, tanto migrante como de acogida, con respaldo del sector privado y de Open Society, la red internacional de donaciones del magnate empresarial George Soros. Una apuesta por cambiar la visión asistencialista de ayuda al venezolano por un esquema de integración económica identificando sus competencias profesionales y brindándoles la posibilidad de formalización.

Como toda crisis, las desatadas por la Covid-19 dispararon la discriminación y la xenofobia contra los venezolanos en Colombia, cada vez más empobrecidos y vulnerables. 160 mil  de ellos, el 9,2% del total nacional, están en el Atlántico, donde es necesario hacer un esfuerzo adicional para entender que no están aquí por turismo, sino por supervivencia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Elección hostil

Estados Unidos elige hoy a su presidente y el mundo está expectante por conocer si reelegirán el modelo impuesto por el sanguíneo Donald Trump que durante su gobierno ha arremetido contra la democracia, el Estado de derecho y la independencia d

Leer
Editorial

El Editorial | Corrupción perversa

Luego de adelantar una inspección judicial a la sede de la Registraduría, en Soledad, y recopilar pruebas sobre irregularidades en la expedición de registros civiles y cédulas para nacionalizar de manera fraudulenta a ciudadanos venezolanos en

Leer
Editorial

El Editorial | Volvió La Niña

Se confirmó oficialmente lo que era una previsión desde mayo. En este año inédito por la acumulación de sucesos alrededor del Covid-19, que ha centrado la atención a nivel global, la Niña vuelve a estar entre nosotros y se quedará hasta el

Leer
Editorial

El Editorial | Frenética carrera

A 18 días de la jornada de votaciones en Estados Unidos, Donald Trump intensifica su actividad electoral para movilizar a sus bases y mostrarse fuerte, imbatible y poderoso, como él mismo se autoproclama, capaz de ganar cualquier batalla, inclus

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web