¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Editorial

El Editorial | Emergencia pública en EE. UU.

Estados Unidos afronta hoy una seria amenaza terrorista alentada por movimientos de extrema derecha que insisten en imponer su verdad y justicia en las jornadas previas a la toma de posesión presidencial del demócrata Joe Biden.

El creciente temor por nuevos hechos violentos durante la toma de posesión del demócrata Joe Biden, el presidente número 46 de los Estados Unidos, no tiene precedentes. Militares de la Guardia Nacional fuertemente armados duermen en los pasillos de un Capitolio blindado como si esperaran el estallido de una guerra. Más de 20 mil están siendo desplegados en Washington de cara a la ceremonia del día 20 de enero, que se realizará bajo un estado de “emergencia pública” que faculta a la alcaldesa de la ciudad, Muriel Bowser, de una amplia competencia para impedir actos de terrorismo por cuenta de extremistas pro Donald Trump dispuestos a acudir otra vez a la fuerza para imponerse a como dé lugar, como sucedió el pasado 6 de enero en el reprochable asalto al Congreso.

Estos fanáticos, que se hacen llamar ‘patriotas’ al sentirse protagonizando una gesta independentista como la ocurrida en 1776, son reconocidos negacionistas, partidiarios de las teorías de la conspiración e instigadores de las redes sociales y plataformas digitales, a través de movimientos radicalizados como QAnon. Lejos de escarmentar tras el asedio mortal al Capitolio, hoy estarían preparando nuevas protestas armadas en las 50 capitales estatales del país para manifestarse contra el fraude electoral que, a su juicio, se registró el pasado 3 de noviembre, organizado por un supuesto ‘Estado profundo’, el complejo entramado secreto gestado contra Trump y su círculo más cercano que catapultó a Joe Biden a la Casa Blanca.

Hipótesis delirante producto de una mentira repetida mil veces por la extrema derecha estadounidense hasta convertirla en verdad para gran complacencia del magnate republicano que, a pesar de estar ad portas del inicio de un nuevo juicio político en su contra en el Senado, el segundo de su Gobierno, por incitación a la insurrección luego del ataque al Legislativo, no se aparta del todo de las gravísimas acciones perpetradas por grupos violentos alimentados durante años por las mentiras, paranoias y retórica belicosa en las que fundamentó su mandato haciendo saltar por los aires la normalidad institucional y democrática de su nación.

Trump empieza a afrontar el rechazo político de sus propios partidiarios. Al menos 10 republicanos votaron a favor del juicio en su contra. En un mensaje que llega tarde y se recibe con beneficio de inventario, condenó "inequívocamente" la violencia en Washington y llamó a calmar los ánimos y a ayudar a promover la paz en un país en el que los directivos del FBI se están tomando muy en serio amenazas creíbles sobre posibles ataques a sedes estatales, edificios federales, residencias de legisladores y negocios.

Son días de extrema tensión previos a la juramentación del demócrata Biden y su vicepresidenta, Kamala Harris, que no son ajenos a la marabunta desatada por el sectarismo político de su antecesor. La incertidumbre juega en contra de este complejo momento en el que nadie sabe a ciencia cierta cómo se desarrollará el ‘impeachment’ contra Trump – nunca antes un presidente había sido acusado dos veces y, además, al final de una legislatura– ni tampoco existía una amenaza terrorista de esta magnitud surgida de las entrañas de la América profunda.

Ni Trump desaparecerá ni los trumpistas desistirán en su empeño de imponer su verdad y justicia a los demás. Desactivar tan nefasto legado de mentiras, tarea urgente de Biden, Harris y su equipo de Gobierno para recuperar la unidad de la nación americana.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | Gesto humanitario

En Colombia estarían residiendo más de un millón 730 mil venezolanos, de los cuales cerca de un millón se encuentra de manera irregular tras haber ingresado al territorio nacional por trochas o pasos prohibidos, arriesgando sus vidas sometidos

Leer
El Heraldo
Editorial

El Editorial | Proteger el Carnaval

Luisa Elvia Orozco Solano ha dedicado 59 de sus 68 años a mantener viva la tradición alrededor de la gran pasión de su vida, el Carnaval de Barranquilla. Su empeño por la continuidad de esta manifestación cultural es tan grande que hace 28 a

Leer
El Heraldo
Editorial

El Editorial | Cuenta regresiva

A toda marcha el Gobierno nacional y los entes territoriales alistan la logística y preparación necesarias para enfrentar el mayor reto de salud pública para el país en su historia: la vacunación contra la covid-19, prevista para comenzar el

Leer
El Heraldo
Editorial

El Editorial | Máxima alerta en la Sierra

Volvió al país, deportado de Estados Unidos tras cumplir una condena de 12 años por narcotráfico, el exjefe del extinto Bloque Resistencia Tayrona de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Hernán Giraldo Serna. Hombre extremadamente viole

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web