Editorial

Colombia y Venezuela, hora de entenderse

Con la llegada de Gustavo Petro al poder, Colombia restablecerá su relación con Venezuela. Con cautela, es el momento de retomar un vínculo que, por la hermandad de los dos pueblos, jamás debió romperse. Pero también una oportunidad para acordar reglas claras en temas comerciales y de seguridad.

Con el mismo pragmatismo con el que decidió dar un timonazo –tardío en exceso, pero al menos con resultados visibles– al desastroso rumbo de la política económica de Venezuela, luego de 22 años de socialismo que arruinaron al país a tal punto de que 6 millones de sus habitantes lo abandonaron, Nicolás Maduro dio el primer paso para restablecer relaciones con Colombia. La llegada al poder de Gustavo Petro, primer presidente de izquierda en nuestra historia, con quien lo unen inobjetables vínculos ideológicos, allana el necesario entendimiento entre dos naciones que comparten una frontera viva de 2.219 kilómetros, repleta de seres humanos, casi todos extremadamente vulnerables, que han padecido lo indecible por la tozudez de sus dirigentes. La verdad es que, siete años después del cierre de la frontera y de casi cuatro de la ruptura de las relaciones entre pueblos hermanos, parece increíble el manejo que ha tenido un asunto tan trascendente, en el que se despreció por completo el valor de la diplomacia.

¿Por dónde empezar a reconstruir una relación económica, política, migratoria o consular totalmente destruida desde hace años, incluso desde el segundo mandato de Juan Manuel Santos, cuando escalaron las tensiones? El reto de las negociaciones por delante, que sin duda debería orientar el propio presidente Petro, exigirá rigurosidad en los detalles para evitar que nos cuelen una lista de gatos por liebres. Los dos meses que anticipa el jefe de Estado para que la normalización de las relaciones tomen cuerpo se podrían quedar cortos de cara a resolver, por un lado, el voluminoso apartado de asuntos pendientes acumulados desde 2015, en algunos casos. Y por otro, resulta imprescindible definir los nuevos términos de una sana asociación estratégica, basada en el respeto mutuo y la confianza, un gana-gana en el que primen los objetivos e intereses comunes de los ciudadanos y no las cargas emocionales de los gobernantes de turno, que suelen sobreactuarse sin medir las consecuencias de sus palabras y actos. 

En su nueva dinámica de liberalización de la economía, ahora dolarizada con apertura a las privatizaciones e importaciones, Venezuela crecería este año dos dígitos. Señales favorables como el fin de la hiperinflación, el aumento –así sea ligero– de la producción petrolera y la superación del brutal desabastecimiento de sus mercados abren al gobierno chavista margen de negociación. Si bien es cierto que la recuperación económica gana terreno, aún no es suficiente para que los ciudadanos recobren poder adquisitivo ni para poner fin a su prolongada crisis. Entre otras razones, por el colapso de la infraestructura del sistema eléctrico y de otros servicios públicos que limitan el crecimiento de la industria. Maduro necesita aliados para acceder a más inversión extranjera o a financiamiento de organismos multilaterales, y en este sentido Colombia podría tener un papel decisivo en clave internacional.

En el cara a cara, los responsables de la interlocución con Caracas tendrán que hilar muy fino en asuntos como la seguridad fronteriza degradada al peor de los terrenos minados por la presencia de grupos armados ilegales, como la guerrilla binacional del Eln o la banda criminal del Tren de Aragua. O en cómo se manejará el intercambio comercial, reducido hoy a mínimos tras alcanzar los 7 mil millones de dólares en su mejor año, teniendo en cuenta las sanciones impuestas por Estados Unidos que les impiden a personas naturales o jurídicas negociar con el Estado chavista. Este es un tema relevante frente al futuro de Monómeros, filial de la estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven), que no debería quedar reducida a ser una moneda de cambio en el nuevo contexto de los dos gobiernos. Su dimensión en la seguridad alimentaria del país y en la economía familiar de miles de personas en el Atlántico tendría que ser considerada, más allá de las disputas políticas entre distintos sectores venezolanos. 

Con todo lo que hay en juego, no se trata solo de abrir consulados, nombrar embajadores ni retirar contenedores de puentes, que también debe hacerse. Devolver condiciones de vida dignas a millones de colombianos y venezolanos a ambos lados de la frontera medirá el compromiso de gobiernos llamados a conciliar un acuerdo benéfico de impacto económico, social y humanitario de alcance bilateral que erradique inaceptables formas de ilegalidad o criminalidad que han sometido a los ciudadanos en La Guajira o Norte de Santander, donde hoy se ilusionan con volver a tener una vida normal. 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
El Heraldo
Editorial

Seguridad: candidatos tienen la palabra

2021 no solo fue otro año violento en Colombia. Fue el más complejo, en términos humanitarios, del último lustro. Un tiempo realmente difícil, casi insufrible e insoportable, en el que el incremento de las acciones de los grupos armados no es

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.