Editorial

El regreso de los universitarios a los campus

Luego de casi dos años del inicio de la pandemia es hora de que las universidades retornen a la presencialidad plena. Hoy los alumnos no están recibiendo educación completa ni de calidad, lo que afecta su desarrollo personal y profesional. Se deben acelerar las condiciones para el retorno.

2022 debe ser el año para el retorno a la presencialidad plena en las universidades. Como ocurrió en escuelas y colegios, que en los últimos meses normalizaron sus labores académicas, la comunidad educativa de los centros universitarios está en mora de hacerlo. Es hora de hacer frente a sus retrocesos ya identificados en materia de aprendizajes, incremento de brechas de la calidad educativa, deterioro en las condiciones socioemocionales de alumnos, además del aumento de la deserción. Razones más que suficientes para reabrir los campus universitarios a partir de enero.

Aplazar la vuelta a las aulas de clase en las universidades no resolverá sus problemas. En vez de apelar a nuevas e intolerables excusas que dificulten la materialización de un objetivo impostergable por más tiempo, las instituciones de educación superior tienen que  enfocarse en seguir consolidando soluciones para adaptarse a la nueva realidad: desde asegurar adecuaciones en su infraestructura, planificar estrategias para acelerar la presencialidad y fijar incentivos que aumenten coberturas de vacunación. 

En la definición de la agenda, la articulación con el Ministerio de Educación Nacional y las secretarías locales resultará fundamental. Una suma de esfuerzos en beneficio de estudiantes y docentes, quienes necesitan interactuar en persona para asegurar una experiencia de formación integral.

Claramente, los universitarios hoy no están recibiendo educación completa ni de calidad. La suspensión de las clases presenciales fue un suceso fortuito, imposible de achacar a nadie en particular. Pero mantener invariable el prolongado y agotador modelo de formación a distancia en 2022 sí tendría que considerarse un asunto atribuible a la pasividad y reticencia de determinados centros universitarios.

Los ciclos educativos en línea, bajo el actual momento de aforos habilitados al 100 % en todos los ámbitos y sectores productivos, no deberían ser consentidos por los integrantes de la comunidad educativa, en especial por los alumnos, principales afectados por las falencias de la virtualidad. Pese a su determinación, constancia y experiencia en postgrados –por ejemplo–, las universidades no lograron los resultados esperados.

Primero, porque hay programas que demandan presencialidad plena, como los que contemplan visitas a laboratorios o prácticas en talleres. Segundo, porque es en la cotidianidad de la vida universitaria donde se obtiene, al menos esa es la meta, el desarrollo de todas las dimensiones de una persona, antes de su salida al mundo profesional. Y tercero, porque como reclama la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles (Acrees), solo a través de la presencialidad se puede avanzar en “los procesos de extensión, docencia e investigación”. Desafortunadamente, la educación a distancia no ambienta esta evolución humana, lo que podría truncar la realización plena de un individuo.

Cabe destacar que la educación online universitaria ha sido decisiva para millones de personas en lo más adverso de la pandemia, pero jamás reemplazará la aventura apasionante de crecimiento personal y profesional que proporcionan las vivencias en el interior de un campus. En ese sentido, no se puede olvidar a los jóvenes que han comenzado sus estudios durante los últimos tres semestres y que jamás han pisado la sede física de su universidad. Una generación en riesgo que merece ser priorizada.

En estos casi dos años de pandemia, muchos estudiantes decidieron suspender sus estudios, por voluntad propia, debido a que la virtualidad no llenaba sus expectativas. Otros, por problemas económicos. Ambas situaciones deben ser atendidas para ofrecer certezas del retorno a las aulas y opciones de retomar la formación.

El futuro no puede seguir siendo incierto para los universitarios. Ni los campus deben seguir cerrados o funcionando a media marcha. El llamado al sector educativo en 2022 es volver a la presencialidad total. Hoy las condiciones son totalmente distintas a las del inicio de la pandemia y el tránsito hacia la normalidad es inevitable. Basta ya de seguir dejando atrás a los estudiantes, ellos tienen que convertirse en la prioridad de nuestra sociedad, para evitarles más daños irreversibles.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

¿Diez años sin el Amira?

La primera pregunta que se le vino a la cabeza a una buena parte de los representantes del sector cultural de Barranquilla una vez EL HERALDO publicó el nuevo cronograma para la restauración del teatro Amira de la Rosa fue si estarían vivos par

Leer
El Heraldo
Editorial

¡Más solidaridad, menos cinismo!

No conocí a Margarita Gómez Márquez, la joven de 25 años, embarazada de seis meses, que apareció golpeada y baleada en una zona enmontada de Galapa, pero, como mujer y madre de una niña, con inmenso dolor escribo estas líneas, devastada por

Leer
El Heraldo
Editorial

Se acaba el tiempo para la APP del río

El anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de aplazar, por segunda ocasión, la apertura del proceso de licitación y publicación de los pliegos definitivos de la APP del río Magdalena, tensa aún más la cuerda de unas relacione

Leer
El Heraldo
Editorial

Boric, la nueva izquierda de Chile

El contundente triunfo del diputado de izquierda Gabriel Boric, con el 55,9 % de los votos, en la segunda vuelta presidencial de Chile, deja valiosas lecciones para nuestras democracias imperfectas. Una de ellas es el valor de entender con visión

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.