El Heraldo
Editorial

Dos lecturas sobre el paro

En una apresurada lectura de la jornada de ayer, y más allá de que siga pendiente el debate sobre las motivaciones reales del paro, hay que destacar la forma pacífica en que Barranquilla manejó sus marchas.   

Decenas de miles de ciudadanos (207 mil, según las autoridades; un millón, según los convocantes) participaron ayer en las distintas marchas  que se realizaron en el país con motivo del paro.

Aún es prematuro hacer una valoración integral del acontecimiento, entre otras cosas porque al cierre de este editorial aún subsistían algunos focos de perturbación en varias ciudades, particularmente en Cali y Bogotá. Sin embargo, una primera y apresurada aproximación a la jornada nos permitiría destacar dos aspectos.

Uno de ellos, que no escapó a la atención de los grandes medios nacionales, es el magnífico ejemplo que Barranquilla dio al país sobre la realización de  movilizaciones pacíficas. Salvo unos pocos incidentes menores, las cinco marchas en nuestra ciudad se desarrollaron con tranquilidad, incluso con expresiones festivas.

A ello contribuyó, por supuesto, la responsabilidad de los manifestantes, quienes, sin dejar de expresar con firmeza sus reivindicaciones y críticas al Gobierno, mantuvieron  encauzada la protesta.   Incluso intervinieron de manera activa para impedir que algunos participantes dañaran con pintadas establecimientos comerciales. 

También hay que resaltar la actitud de las autoridades, cuyo manejo de las marchas fue mucho más ‘amigable’ que en el resto del país, donde prevalecieron los discursos admonitorios contra posibles actos violentos y las insistentes advertencias de intervención de la fuerza pública.

En ese sentido, consideramos muy acertado el video que difundió el alcalde Char la víspera del paro, en el que llamaba a los manifestantes a marchar “con confianza” y los invitaba a no violentar la ciudad. Y en vez de amenazar con el uso de la fuerza ante posibles actos vandálicos, apeló al sentido de pertenencia de los barranquilleros para que no causaran daños a su ciudad. También es obligado reconocer el papel de la fuerza pública, que en todo momento contribuyó a facilitar el transcurso de la protesta.

Más allá de que siga pendiente el debate sobre las motivaciones reales del paro, es digna de elogio la forma en que nuestra ciudad afrontó la difícil situación y debería servir de ejemplo al país ante futuras manifestaciones.

El otro punto a considerar es la impresión de que la protesta no resultó en la derrota política para el presidente Duque que algunos pretendían. Pero este cometería un craso error si pretendiera convertirla en una victoria, en lugar de interpretar lo ocurrido como un mensaje claro de que, más allá de los intereses políticos o ideológicos que pudieran haber existido tras la protesta, hay un malestar real en amplios sectores del país que debe ser atendido.

El balón está ahora en el tejado del presidente. Y la forma en que responda definirá el clima social venidero.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

¿Diez años sin el Amira?

La primera pregunta que se le vino a la cabeza a una buena parte de los representantes del sector cultural de Barranquilla una vez EL HERALDO publicó el nuevo cronograma para la restauración del teatro Amira de la Rosa fue si estarían vivos par

Leer
El Heraldo
Editorial

¡Más solidaridad, menos cinismo!

No conocí a Margarita Gómez Márquez, la joven de 25 años, embarazada de seis meses, que apareció golpeada y baleada en una zona enmontada de Galapa, pero, como mujer y madre de una niña, con inmenso dolor escribo estas líneas, devastada por

Leer
El Heraldo
Editorial

Se acaba el tiempo para la APP del río

El anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de aplazar, por segunda ocasión, la apertura del proceso de licitación y publicación de los pliegos definitivos de la APP del río Magdalena, tensa aún más la cuerda de unas relacione

Leer
El Heraldo
Editorial

Boric, la nueva izquierda de Chile

El contundente triunfo del diputado de izquierda Gabriel Boric, con el 55,9 % de los votos, en la segunda vuelta presidencial de Chile, deja valiosas lecciones para nuestras democracias imperfectas. Una de ellas es el valor de entender con visión

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.