El titulo es:Una epidemia de odio

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 7 meses

Una epidemia de odio

Cuando viví en Estados Unidos, a finales del siglo pasado, los universitarios solíamos bromear acerca de cuál de nosotros perdería un día los estribos y se aparecería con un rifle en el campus, dispuesto a vengarse de la humanidad. Usábamos la expresión ‘to go postal’, pues, según un mito urbano de esa época, había que precaverse de los carteros. La rutina y los interminables paquetes por entregar harían que cualquier lunes por la mañana uno de ellos, incapaz de soportarlo más, saliera armado a acabar con el mundo.

Recuerdo el momento exacto en que la broma dejó de ser chistosa. Una tarde iba entrando a un café y nadie hablaba, todos miraban con caras de espanto la pantalla de un televisor. Algunos se cubrían la boca con la mano. En una escuela secundaria de Colorado, dos muchachos acababan de asesinar a 13 personas, y luego a sí mismos.

La masacre de Columbine no fue la primera de su tipo, pero profundizó una polarización política peculiarmente norteamericana. Un bando exige que se regule la venta de armas de fuego a civiles; el otro defiende el derecho a tenerlas sin restricción. Hasta ahora va ganando el segundo. Entretanto, cientos de personas, muchas de ellas niños, han perdido la vida en masacres posteriores.

Para quienes no crecimos en esa cultura, es extraño el apego que los gringos sienten por las armas de fuego. Para entenderlo, hay que recordar que la resistencia contra la tiranía es uno de los principios fundacionales de ese país. Perder el derecho a armarse los dejaría desvalidos contra un eventual tirano o dictador. Para buena parte de la sociedad, las armas son sinónimo de libertad.

O quizá lo eran en 1776. Pero nadie en su sano juicio piensa hoy que un grupo de civiles –así estén provistos de devastadores fusiles AR-15, como el que aniquiló a 17 personas en la Florida esta semana– pueda enfrentarse militarmente a la nación más poderosa del mundo. Semejante argumento resulta hoy descabellado. Si los americanos quieren defender su libertad, cuentan con instituciones más robustas, potentes y efectivas que un fusil: la prensa, las cortes y la admirable sociedad civil estadounidense.

Ahora bien, restringir la venta de armas, en particular de armas largas, aunque razonable, no será suficiente para evitar que se repitan los sucesos de Virginia Tech, Sandy Hook, Las Vegas y Parkland. Hay 300 millones de revólveres, rifles, escopetas y pistolas en EEUU, más de uno por cada mayor de edad. Un veto a la venta de armas, suponiendo que fuera aprobado, no haría nada contra todas las que ya están en la calle.

No, la infernal epidemia de masacres que padece EEUU, endémica a ese país, pues la sufre de lejos más que cualquier otro, debe ser entendida como un calamidad pública de salud mental. Algo, una patología social extremamente perversa, está horadando el alma de ciertos americanos –hombres, pues los masacradores son todos hombres–, dejando un vacío que se llena de odio irracional hacia el prójimo. Controlar el acceso a las armas puede ayudar en parte, pero examinar las raíces del odio es más necesario.

@tways / ca@thierryw.net

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1