El Heraldo
Revista Miércoles

El rol del Salvador

El salvador es un rol que valoramos porque representa a la persona abnegada. 

Aquí sigo compartiendo acerca de los roles de víctima, perseguidor y salvador, los tres roles de “el triángulo dramático” que nos mantienen atrapados en relaciones disfuncionales.

El salvador es un rol que generalmente valoramos porque representa a la persona abnegada, aquella que está resolviendo los problemas de y por los demás, la que se preocupa excesivamente por las necesidades y sentimientos de otros aún sacrificándose en su afán de complacer y responder aun por encima de su bienestar. 

Este rol también es conocido como “la madre en la sombra” ya que quien lo representa se siente responsable por la felicidad y el bienestar de las personas con algún tipo de dificultad, se ocupa de quienes actúan el rol de “víctimas”, “pobrecitos” y “carentes”. Al asumir por otros la responsabilidad de gestionar sus retos y dificultades impide a las personas crecer y afrontar sus propias realidades. 

Quien se mueve desde este rol evita conectarse con sus propias emociones, evita temas escabrosos o que puedan generar controversias, críticas o rechazo, así terminan ocultando su propia verdad y se sobreadaptan a las personas de su entorno. Para evitar “sentir” se ocupan en múltiples tareas, se mueven en relaciones superficiales que no les impliquen mayor compromiso emocional y creen no ser merecedores del cariño o que necesitan ganárselo a base de ser bueno, amable y servicial.

Este rol es común entre las personas que están en campos de ayuda y buscan solucionar los problemas de otros para evitar hacerse cargo de los propios. Al desentenderse de sus asuntos son pasivos y soportan en silencio las relaciones tóxicas de la pareja o miembros de la familia, incapaces de poner limites a abusos y conductas tóxicas.  

Es común que estén dispuestos a sacar de líos, apuros o enredos a las personas de sus círculos, justifican o encubren sus acciones, les minimizan las consecuencias y por ello impiden que sean responsables y maduros para asumir la vida adulta. Todo lo dicho lleva a que este rol genere un alto desgaste a quien lo asume y lleva en sus hombros la pesada carga de la culpa por aquellos asuntos que no logran solucionar. 

Decimos que este rol representa a la “madre en la sombra” porque es una forma ciega o desvirtuada de querer o dar, dando mayor relevancia al sacrificio y/o actitud de mártir, que al mutuo equilibrio en el intercambio y la realización y crecimiento compartido. A este tipo de amor, Bert Hellinger, padre de las Constelaciones Familiares, lo llamó “Amor ciego” o “Amor infantil”, ya que los niños de manera inconsciente buscan asumir los dolores o situaciones adversas por sus padres, desconociendo así su lugar de pequeños frente a los padres y llevando esa pesada carga consigo, lo que les impide tomar su propia vida y expresar su propia naturaleza. 

¿Es posible poder cuidar de otros sin saber cuidar de uno mismo? Pues bueno, es hora de revisar que tanto nos implicamos en este rol. 

¿Cómo salir del rol de salvador? 

El salvador necesita darse cuenta de que su autoestima no depende de la ayuda, el cuidado y la protección a los demás y debe reconocer que su valor está en su interior, así requiere colocarse en el centro de su propia vida. Para ello: 

  •  Hazte cargo de tu propia vida.
  •  Renuncia a buscar la aprobación de los demás. 
  •  Aprende a decir “no” y a fijarte límites claros.
  •  Ocúpate solo de los asuntos que te corresponde.
  •  Deja de proteger y de apoyar en exceso a los demás.
  •  Se sincero y auténtico, expresando tu verdad.
  •  Entrénate en manejar los conflictos y mostrar tus molestias adultamente.
  •  Suelta las cargas y responsabilidades de otros y diviértete más.
  •  Elige ser feliz, en lugar de ser bueno y perfecto.

 

“Los salvadores tienen que cuidarse a sí mismos antes de su prójimo y, además, dejar ese afán compulsivo para ayudar y amparar.”
Stephen Karpman

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

El turismo

Uno de los pactos de productividad que propone el gobierno de turno es el «turismo en armonía con la vida». En ese sentido, se proyectan aumentos significativos en el número de visitantes a nuestro país, pasando de los cinco millones al año

Leer
El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

No le pegue a la negra

“… Quiero contarle mi hermano un pedacito de la historia negra… De la historia nuestra, caballero.. Y dice así… En los años 1.600, cuando el tirano mandó, las calles de Cartagena, aquella historia vivió… Cuando aquí llegaban esos ne

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Diciembre agridulce

Llegó diciembre, mes de las alegrías. El calendario vuela, y se siente ya la temporada de año nuevo, época de esperanza pese a que son muchos los problemas, no sólo en términos políticos sino también locativos y geológicos. Lo agrio es qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.