¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Si utilizas las vías, paga

Para 1890 el tranvía jalado por caballos era el único vehículo pesado que transitaba por las escasas calles de Barranquilla. Ese servicio operó hasta 1927 porque el Gobierno Nacional de entonces no apoyó el cambio a un sistema eléctrico, que oportunamente hoy se retoma en la ciudad bajo el nombre de ‘A Todo Tren’.

La malla vial barranquillera por muchos años no creció y lo poco que se hizo antes de la última década ha tenido que ser reparado, aunque hemos avanzado de manera considerable: en solo dos meses y medio de 2017 han entregado 30 nuevas vías que equivalen a 5,5 km; para final de año entregarán 370 vías más, incluidas unas en los corregimientos de Juan Mina y La Playa, que suman otros 55 km.

Por esas vías viejas y nuevas transitan hoy 5.034 vehículos pesados matriculados en Barranquilla, entre ellos camiones, grúas, tractocamiones y volquetas. También ruedan otros miles de la misma clase, pero matriculados en diferentes regiones, y todos ellos consumen paulatinamente la vida útil de la infraestructura vial, por fenómenos como la erosión y la fatiga, provocando fallas que afectan la capacidad de servicio del pavimento.

Los automotores pesados que según las normas distritales (decreto 785 de 2014) son aquellos con capacidad superior a cinco toneladas, no pueden rodar por todas las vías de manera habitual, ya que, según las conclusiones del estudio técnico de 2013 ‘Cargas en el Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla’, son causantes de daños significativos en las estructuras del pavimento. La Asociación Americana de Oficiales de Carreteras Estatales y Transportes (Aashto), también hace esos señalamientos.

Para compensar dichos daños, pero también para cubrir los gastos que demanda la administración y custodia de la hoja de vida del vehículo y las medidas de seguridad vial que se implantan en la ciudad, el Estatuto Tributario Distrital contempla la tasa denominada ‘Derechos de tránsito’, que deben pagar los propietarios de los vehículos matriculados en Barranquilla, la cual, paradójicamente, no cancelan los vehículos pesados matriculados en otras regiones, pese a que muchos de ellos prestan servicio continuo y permanente a muchas empresas locales.

Esos camiones, volquetas, etc., so pretexto de ahorrarse una suma que no excede los 437 pesos diarios, no los matriculan en Barranquilla a pesar de que usan nuestras vías, las desgastan y dañan todos los días.

Paralelamente, para aumentar el daño que le causan a la ciudad utilizan diésel como combustible, porque es más económico –hasta dentro de poco–, causando impactos negativos en el medioambiente, y en la salud humana, afectaciones que para mitigarse requieren inversiones millonarias. Nadie puede negar que estos vehículos, y más los que utilizan diésel, cargan el ambiente con Monóxido de Carbono (CO) y Óxidos de Nitrógeno (NOx). Tales contaminantes, dependiendo de la cantidad y duración de la exposición, pueden causar irritación de ojos y daños pulmonares, entre otros daños a la salud.

Este escenario debería ser más que suficiente para que las empresas barranquilleras en sus operaciones se comprometan, como parte de su política de responsabilidad social, a usar vehículos pesados matriculados aquí, entre otras porque no hay ahorro alguno ya que, de todos modos, deben pagar la tasa en la ciudad donde se encuentra matriculados, a pesar de no utilizar sus vías.

@clorduy
clorduym@gmail.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | Junior y Amaranto

El domingo por la noche, el Junior revolucionó a la hinchada antes, durante y después de eliminar al Tolima. Los mensajes de textos llenos de manifestaciones jubilosas, las redes sociales llenas de memes, las llamadas de los amigos para decir un

Leer
Simón Gaviria

La demanda de agricultura

En ausencia de mercados para exportar y con la demanda local en picada, el éxito fomentando la producción, solo profundiza el problema agropecuario. Los paperos sembraron en exceso el primer trimestre, al no tener cómo prever el colapso de la d

Leer
Francisco Cuello Duarte

¿Vox populi, vox Dei?

Es una de las expresiones latinas más antiguas y de mayor uso en el mundo político latinoamericano: “la voz del pueblo es la voz de Dios”. No se sabe con precisión quién es su autor, pero se le atribuye a textos griegos como La Odisea y al

Leer
Cecilia López Montano

¿Indiferencia en el Sur?

Se inunda de nuevo el Sur del Atlántico dejando a esta población sumida en la desolación, pobreza y, sobre todo, sin esperanza. Y la solución no es la caridad que sin duda ayuda en momentos críticos, pero que no alivia el alma de quienes más

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web