¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Los pilos pagan

En esta y en otras de mis columnas de opinión he presentado argumentos a favor de mantener el programa ‘Ser Pilo Paga’, que financia a jóvenes de bajos ingresos y superiores capacidades intelectuales y académicas para que estudien en las universidades de su preferencia. 

Las instituciones públicas de educación superior se han quejado de que este programa les ha arrebatado recursos que podrían atender a muchos más estudiantes con ese dinero que las privadas. Esto ha creado una falsa disyuntiva entre financiar el programa o financiar a las universidades públicas que debería resolverse de otra manera, porque quitarle la oportunidad a la élite intelectual de los pobres de desarrollar su potencial es un enorme desperdicio, como lo es también no atender a jóvenes menos dotados de bajos ingresos en las universidades públicas. Estados Unidos, por ejemplo, no hubiera experimentado el progreso técnico e intelectual que todavía lo beneficia si no hubiera abierto el acceso a universidades de élite a hijos de inmigrantes, a afrodescendientes y a otras minorías, y si no hubiera expandido la red de universidades públicas.

Lo primero que se tendría que hacer es equilibrar la balanza, porque las universidades privadas son preferidas por los becarios del programa ‘Ser Pilo Paga’ y esto canaliza la mayor parte de los recursos públicos hacia ellas. Hay que aprovechar su capacidad de financiar becas con recursos propios y los que les podría aportar el sector privado para ese fin. Entonces se podría exigir que por cada cupo que les financie el gobierno, las universidades privadas financien uno más y los donantes privados otro. Los fondos públicos liberados por el esfuerzo privado adicional deberían destinarse a remunerar a las universidades públicas que admitan jóvenes seleccionados por ‘Ser Pilo Paga’ o que cumplan con los criterios de excelencia del programa. Las universidades que se beneficien de estos recursos los deben aplicar exclusivamente a gastos directamente vinculados a la educación o a la investigación. 

Una fórmula complementaria sería que las pilas y los pilos que se gradúan de universidades privadas y públicas adquieran el compromiso de financiar en la misma universidad por lo menos a un becario del programa antes de que se cumplan 15 años después de su grado, y posteriormente uno más. Esto haría autosostenible el programa e inculcaría un sentido de responsabilidad de devolver el beneficio que ojalá se transmita de generación en generación. 

Finalmente, se debe entender que la inversión más rentable que puede hacer el gobierno es garantizar que las nuevas generaciones cuenten desde antes de nacer con las condiciones para desarrollar plenamente su potencial. Vale la pena proponer que se reforme el sistema de regalías para que todos los recursos se destinen a financiar la atención prenatal y a la primera infancia, la educación pública y la investigación en ciencia y tecnología, con lo que se contribuiría a garantizar que todo el mundo tenga la posibilidad de desarrollarse, capacitarse y educarse, y que la sociedad adquiera conocimiento y tecnología. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Catalina Rojano

¿Quién eres para juzgarlo?

A pocos días de haber muerto, Diego Armando Maradona parece estar más vivo que nunca. La grandeza del grande, la maravilla de un genio, lo inasible de un humano con atisbos de dios terrenal se contraponen hoy a las críticas que recibe el ‘Pel

Leer
Álvaro Villanueva

Vacunas en su recta final

La primera vacuna de la historia de la humanidad, fue aplicada por Edward Jenner, médico Inglés el  1o. de julio de 1976,  comprobando la efectividad de la vacuna contra la viruela que él mismo desarrolló, inicialmente a partir de la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web