El Heraldo
Opinión

Fracaso contra el narco

Las mejoras, que habían sido sustantivas, se detuvieron a partir del inicio de los diálogos de Santos con las Farc y tuvieron un punto de inflexión con el pacto sobre narcotráfico firmado entre ellos en el 2014 y que hizo parte del acuerdo general con ese grupo.

No es verdad que la lucha contra el narcotráfico haya naufragado y que, en consecuencia, haya que legalizar la producción de cocaína. En el período de Uribe los cultivos de coca se redujeron un 63% hasta bajar a 63.000 hectáreas y la producción de cocaína cayó a 424 toneladas. De hecho, en los tres primeros años de Santos, en los que se mantuvo la estrategia, el área sembrada cayó a 48.000 has y la producción bajó a 290 toneladas. Colombia dejó de ocupar el deshonroso primer lugar en producción.

Las mejoras, que habían sido sustantivas, se detuvieron a partir del inicio de los diálogos de Santos con las Farc y tuvieron un punto de inflexión con el pacto sobre narcotráfico firmado entre ellos en el 2014 y que hizo parte del acuerdo general con ese grupo.

Contrario a lo ofrecido y al discurso de los negociadores y de los defensores del pacto, lo que sí ha sido un fracaso, lo demuestran inequívocamente las cifras, fue la nueva estrategia que ahí se acordó: para el 2017 se llega a las 171.000 has. Con Duque se han conseguido mejores resultados, pero seguimos inundados. Esta semana, el Simci de Naciones Unidas ha anunciado que los narcocultivos cayeron en el 2020, esta vez un 7%, y terminamos el año con 143.000 has.

Más grave aún, como ya había ocurrido en el 2019, la disminución del tamaño de los narcocultivos no vino acompañada con una caída en la producción de cocaína. Por el contrario, aumentó de 1.137 a 1.228 toneladas, un 8% más. Los narcocultivos son hoy mucho más productivos y se obtiene significativamente más cocaína por hectárea sembrada de coca. Los narcos necesitan hoy mucho menos tierra para producir incluso aún más cocaína.

Ahora sí es posible decir que estamos perdiendo esta guerra. La nueva estrategia nos está llevando al desastre. Y si no la cambiamos las consecuencias serán aún más devastadoras.

La estrategia correcta debería atacar todos los componentes de la cadena de producción, no solo los narcocultivos, y, en particular, debe centrarse en golpear las estructuras financieras; recuperar la erradicación forzada y, más allá de las declaraciones, la fumigación aérea con glifosato; rediseñar las políticas de sustitución de cultivos y, sobre todo, reemplazar los subsidios directos a cultivadores por intervenciones estructurales que favorezcan la productividad general de la región; asegurar el control estatal del territorio y la respuesta coordinada para la provisión de bienes y servicios, desde justicia hasta infraestructura y educación.

El control militar de área es necesario pero claramente insuficiente; fortalecer los mecanismos de cooperación judicial internacional y la extradición; formular una política integral de salud pública contra la drogadicción; y, sin la menor duda, empoderar y fortalecer de nuevo la Fuerza Pública y desmontar los incentivos perversos del acuerdo con las Farc.

Como tienen consecuencias devastadoras en casi todos los ámbitos de la vida en sociedad, desde el medio ambiente, la salud pública y la lucha contra la corrupción, hasta la economía, el conflicto y la violencia, si no le rompemos el espinazo al narcotráfico el país queda condenado al fracaso. Ninguna lucha es más importante.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bajeza machista

El machismo en Colombia, además de ser un negocio sumamente rentable, se utiliza como estrategia para desprestigiar a la mujer con facilidad sin necesidad de incurrir en mayores esfuerzos para llegar a ello. Esta semana vimos florecer al machismo

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Eutanasia y gobierno de los jueces

En una democracia, el ejercicio de definir las conductas punibles es una atribución exclusiva del Legislador como representante del pueblo. En esta materia, sin embargo, como en tantas otras, la Corte Constitucional viene usurpando las funciones

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Idiotas espaciales

El 12 de abril de 1961 llegó al espacio el primer cosmonauta humano, Yuri Gagarin. A esa gran proeza le siguió la llegada del Apolo 11 a la Luna el 20 de julio de 1969, lo que Neil Armstrong, el primero en pisar el luminoso astro, describió com

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Tres rituales de vida para estar en bienestar

Algunas personas piensan que las rutinas de cuidado personal solo se limitan a asearse diariamente, comer sano y hacer ejercicios. Aunque claro, muchos terminan por obviar las dos últimas opciones. Hablar de cuidado personal está más enfocado

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.