¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE

‘Porfirio’

Cuando nos enteramos que el martes mostraban Porfirio de Alejandro Landes, una película que adoptamos como colombiana a pesar de ser coproducción Colombia-Argentina-Uruguay-España, la decisión fue trasladar el grupo cinemArtes a la Cinemateca de Miami Beach. La función contaba con la presencia del director, quien reside en Miami y forma parte del Miami Filmmakers Collective.

Filmada enteramente en Florencia, Caquetá, la película narra la historia de Porfirio Ramírez, interpretada por él mismo, un hombre que se convierte en minusválido después de un fallido operativo policial en 1991, cuando le dispensan un balazo en la espalda. Confinado a un espacio con escasamente lo básico para subsistir, un catre y una silla de ruedas, se las arregla vendiendo minutos en su celular.

Porfirio demanda al Estado, pero debido a varios problemas, el caso se cierra sin recibir compensación, quedando con serios problemas económicos. Ante la impotencia de conseguir solución legal, pero con una fortaleza que contrasta con su estado físico, Porfirio está resuelto a hacerse oír. Decide secuestrar un avión escondiendo dos granadas dentro del pañal que se ve forzado a usar cotidianamente, y reclamar un encuentro con el presidente Uribe  que le permita exponer su caso.

A pesar de que el desenlace es conocido, el filme resulta atrozmente interesante. El frustrado secuestro en septiembre de 2005, lo manda a prisión y a confrontar una demanda de extradición debido a que dos ciudadanos americanos se encontraban en el avión. La noticia en los periódicos llama la atención de Landes, quien decide viajar a Florencia a entrevistar a Porfirio. Director y actor parecen unir sensibilidad y coraje y después de varios años de trabajo en el libreto Landes logra filmar la historia concentrándose no en el secuestro, que sucede ejemplarmente fuera de pantalla, sino en el preámbulo del mismo.

Porfirio se toma casi cada escena de la película, y la cámara, ubicada a su misma altura y tan estática como él, muestra el mundo desde otra perspectiva, la suya propia, ya sea cuando solicita favores de un negligente hijo adolescente, quien está forzado a administrarle el baño cotidiano o de la mujer de al lado que satisface sus deseos sexuales.

La mayoría del grupo no asistió y los comentarios fueron “la película suena muy fuerte” o “no están los ánimos para ver algo tan doloroso”. Pero a pesar de lo doloroso que resulta ver  a Porfirio atrapado en su propio cuerpo, estamos frente a un espíritu gigante que también nos hace reír. La presencia del director y sus comentarios permitió comprobar la inteligencia detrás del guión, complementada con una cámara astuta que juega hábilmente tanto con los escasos personajes como con el lacónico espacio.

Podría decirse que Landes crea un nuevo género que no es propiamente documental ni tampoco ficción, y a la vez, es los dos; personaje y actor son uno y pasado y presente se mezclan en esta desnuda representación que como toda realidad es comedia y es tragedia al mismo tiempo. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web