El titulo es:Otros modos de espiritualidad

Últimas noticias

Decenas de venezolanos duermen diariamente en el parqueadero y alrededores de la Terminal de Transportes.
02:39

Plan para atender a los retornados y migrantes...

Las autoridades decomisaron 2.432 kilos de coca.
01:56

La droga estaba camuflada dentro de un cargamento de madera...

Cancha principal del Parque de Raquetas, ubicado al norte de la ciudad.
01:10

Gonzalo Baute, secretario distrital de Deportes, indicó que...

Ibáñez ofreció una conferencia sobre el papel de las instituciones regionales en el posconflicto.
00:44

La reparación a las víctimas es uno de los procesos...

Render que muestra las atracciones del Parque Édgar Perea, ubicado en el barrio Ciudadela 20 de Julio.
00:44

Antes de finalizar este año, el Distrito espera entregar...

Edificio central del Fondo Nacional del Ahorro en Bogotá.
00:35

Ente de control dice que recursos del Fondo Nacional del...

Teóricos del marketing se han dedicado a estudiar este fenómeno.
00:29

Las marcas cada vez miran más de cerca esta forma de...

Uno de los bloques de la Universidad del Atlántico en la sede norte.
00:25

La elección por un cupo en el Consejo Superior de la...

Agentes de la Policía de Infancia, durante una campaña de prevención.
00:21

Comunidad exige mayor control en las instituciones...

Modelo de las máquinas que adquirió el Distrito.
00:17

Tienen un elevador especial para rescate en edificios como...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Otros modos de espiritualidad

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

El cultivo del espíritu conoce caminos distintos del religioso.

Lo que leí y oí con ocasión de la visita del papa Francisco a Colombia me permitió constatar una vez más un fenómeno del cual tomé una súbita y clara conciencia durante un episodio de la vida cotidiana que me ocurrió hace ya largos años. Tal fenómeno consiste en el hecho de que el concepto de “espiritualidad” es objeto de una exclusiva y cercenadora apropiación por parte de quienes ejercen alguna fe o práctica religiosa.

Cierta vez (hace bastante tiempo, repito), mientras acompañaba a un grupo de amigos que se dirigían a una reunión o ceremonia especial presidida por un gurú que estaba de visita en Barranquilla, uno de ellos dijo algo así como: “Me sienta bien asistir a esto porque me estaba faltando un poco de espiritualidad”. Recuerdo que, en cuanto lo oí, caí en la cuenta de pronto –ignoro por qué no lo había hecho antes– de que sus palabras carecían de justeza y de justicia, máxime considerando que él era un fotógrafo artístico. 

Porque, en efecto, y para empezar, siempre había tenido la noción indudable (aunque hasta entonces no me la hubiera planteado de modo explícito) de que el ejercicio del arte, ya sea por parte de quien lo crea o por parte de quien lo recibe y contempla, es un ejercicio absolutamente espiritual. Todo acto artístico implica la emoción de la belleza y el sentimiento del misterio, emoción y sentimiento que potencialmente pueden alcanzar altos grados de intensidad, con lo cual el acto artístico deviene una experiencia equiparable a la religiosa. Si el individuo creyente tiene la fe religiosa, el dedicado al arte tiene la fe poética.

Pero, además, y ya fuera del campo del arte, un laico, un agnóstico o incluso un ateo pueden vivir también experiencias espirituales en directo contacto con la naturaleza, entrando en comunión con cualquiera de sus manifestaciones, gozando de su belleza y de su misterio, reflexionando a partir de ambos, asombrándose ante uno o varios de sus infinitos detalles. Por otra parte, ¿no es enamorarse otra experiencia espiritual? No por nada Borges define el amor como la única religión cuyo dios es falible (y ser falible quizá lo hace más fascinante).

La única espiritualidad posible, pues, no es la religiosa; existen también la estética y la científica (la espiritualidad del conocimiento), que no requieren del teísmo ni incluso de ningún sentido místico. De ahí que con justicia se les llama espíritus exquisitos a los pensadores, científicos y artistas de primer orden. 

Yo, que me dedico a la literatura y a “otros tranquilos goces del pensamiento”, sé que ello me hace un ser espiritual y que me permite crecer en espiritualidad. Inspirándose, creo, en la famosa frase según la cual “la lectura del periódico es la oración matutina del hombre moderno”, Héctor Abad Faciolince sostiene que la lectura o la recitación de un poema es la plegaria laica, y en eso concuerdo con él y a eso me atengo.

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web