El Heraldo
Opinión

El aprendizaje del escritor

En una ocasión, frente a un grupo de estudiantes de escritura de la Universidad de Columbia, la misma casa de estudios que abrió sus puertas en 1949 al joven e impetuoso Álvaro Cepeda Samudio, Borges encandiló a un novísimo auditorio, ávido de descubrir la entonación de su propia voz, con la compleja simplicidad de una premisa: «Ser un escritor es, en un sentido, ser el que sueña despierto».

En una ocasión, frente a un grupo de estudiantes de escritura de la Universidad de Columbia, la misma casa de estudios que abrió sus puertas en 1949 al joven e impetuoso Álvaro Cepeda Samudio, Borges encandiló a un novísimo auditorio, ávido de descubrir la entonación de su propia voz, con la compleja simplicidad de una premisa: «Ser un escritor es, en un sentido, ser el que sueña despierto». El próximo año, cuando se cumplan cincuenta años de la prematura muerte de Cepeda y sesenta de la publicación de esa resplandeciente joya que es La casa grande, el sueño dirigido del que hablaba Borges será una realidad y tendrá una más honda significación en Barranquilla.

El Ministerio de Educación Nacional acaba de otorgar el registro calificado a la nueva Maestría en Literatura y Escrituras Creativas de la Universidad del Norte, un novedoso programa —el primero de su tipo en América Latina y el mundo hispánico—, que posibilita la convergencia de los estudios literarios con un modelo de escritura enfocado en la creatividad.

Así, profesionales de todas las disciplinas podrán formarse como investigadores-creadores en literatura y generar conocimiento en el campo amplio de las humanidades, las artes y las ciencias sociales. Al reconciliar la crítica con la creación, los estudiantes podrán explorar diversos géneros como la poesía, el cuento, la novela o los guiones cinematográficos y adquirir las herramientas y destrezas necesarias para adentrarse con paso seguro en las obras, comprenderlas, explicarlas  e, incluso, producirlas.

Este programa innovador, que combina virtualidad y presencialidad, permite estudiar desde el Caribe campos tradicionalmente separados en Colombia, articulados en una sola Maestría de corte investigativo. Lo cual, a todas luces, enriquece el análisis y proporciona una visión más amplia de la literatura, en tanto producto cultural. Cabe resaltar, asimismo, la vocación de apertura que posee el programa. Cercana a la idea que expresa Germán Espinosa en su ensayo Caribe y universalidad. Porque si todas las culturas del planeta han deambulado por los predios de Hurakán, el Caribe tiene derecho a participar del universo. A leer a Marvel Moreno y a Chamoiseau, al viejo Fuenmayor y a Franz Kafka, a Tagore y a Gómez Jattin.

En lo que respecta a los estudios literarios, el propósito consiste en sentar las bases de una nueva crítica, lúcida, independiente y profesional. Capaz de reescribir con belleza y eficacia, más allá de la ilegible jerigonza de los académicos, la historia fraudulenta de las letras nacionales. En cuanto a las escrituras creativas, el objetivo apunta a la profesionalización del escritor. Uno reflexivo y crítico, a la manera del poeta doctus del que habla Rafael Gutiérrez Girardot, que sepa conjugar la poesía y la teoría, que conozca los materiales y las fuentes de la cultura, la literatura, la filosofía, la historia, y que sea capaz de disponer de estos recursos para adelantar su tarea: la reconstrucción ficcional del mundo.

Mientras pienso en el admirable legado de los discutidores del Grupo de Barranquilla, forjado en mesas de bar y tiendas de fritos, vuelvo a las palabras del gran ladrón del fuego a los alumnos de Columbia.

—«Lo que una gran universidad debería ofrecer a un joven escritor es precisamente eso: conversación, discusión, el arte del acuerdo y, lo que es acaso más importante, el arte del desacuerdo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Libertad

En la última semana muchos columnistas nacionales e internacionales se han ocupado de llamarnos a reflexionar acerca de la posibilidad de hacer obligatoria la vacunación contra la covid-19 en nuestros países.

Dos de ellos, el Premio N

Leer
El Heraldo
Kelina Puche

Así avanza la economía local

En las calles se vive un nuevo ambiente y una revisión por lo que acontece en nuestros principales renglones económicos permiten ratificar que vamos en un tren que no para nadie.

Por el sector industrial, el departa

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

Día Mundial de la Paz

El pasado 21 de septiembre se celebró el Día Mundial de la Paz declarado por la Organización de Naciones Unidas, este día tiene como objetivo que exista un cese al fuego por 24 horas en todo el planeta, y que este cese al fuego permita hacer u

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.