El Heraldo
Opinión

Lista de imposiciones

La lista de propósitos para el año nuevo se convierte en una suma de obligaciones ridículas, impuestas por una sociedad que cada vez más borra la individualidad. Así, es común encontrar en el listado un sin fin de vacuidades que nada tienen que ver con los verdaderos deseos.

Las aspiraciones escritas en esas listas quedan en el vacío. Año tras año se repiten las mismas metas. Algunas veces se consiguen, otras no. El problema no es fracasar ni frustrase por no alcanzar el supuesto objetivo, tampoco insistir en los mismos anhelos, es perderse en la colectividad; volverse un producto del mercadeo, cumplir propósitos ajenos, aparentar. Tal vez esos sueños reiterativos son genuinos. Tal vez no. Ahora, la reflexión individual es necesaria. Preguntarte: ¿quién eres? ¿Qué quieres —tú— en realidad?

Algunos adelgazan para sentirse saludables. Otros, porque es lo socialmente aceptado. En la Belle Époque, el corsé fue tema de debate. La mujer era percibida como un ser frágil, casi inmóvil. En ocasiones, hasta se desmayaban por culpa de la indumentaria y las exigencias en cuanto al peso. El corsé más apretado era tendencia y uno de los principales propósitos. No importaba el dolor, un dolor que aparecía por el simple hecho de vestir según los requerimientos de la época. En pleno 2020, aunque sentimos que somos libres, regresamos a esas cárceles pasadas. Nos llenamos de discursos triviales y justificamos el nuevo corsé que nos aprisiona. Todos quieren ser fit. Es la tendencia de moda. Por cierto, una tendencia positiva y vital. Podría ser el inicio de una vida saludable y equilibrada. Sin embargo, es momento de ser honestos: no todas las personas lo hacen por esa razón, sino por esta sociedad que da más valor a lo superficial. Ser delgado se ha hecho sinónimo de belleza, de acuerdo a unos cánones estéticos que persisten por la publicidad ¿Acaso los cuerpos no son diferentes y únicos?

También aparecen pensamientos retrógrados. Aquellas imposiciones en donde casarse a determinada edad y tener hijos es un deber, mas no una decisión consciente e independiente. Muchos se casan para cumplir con el requisito, así que nos enfrentamos al festival del divorcio y la depresión. ¿Qué pasaría si en mi lista de deseos pido no tener hijos? Automáticamente soy un ser despreciable e insensato. Como si llenarse de hijos, hoy en día, no fuera una irresponsabilidad.

Pasa lo mismo a la hora de escoger una profesión o de emprender el camino laboral. Lo indicado es tener un empleo de lunes a viernes, de ocho de la mañana a seis de la tarde. Ganar cierta suma de dinero, comprar objetos innecesarios. Quien sale de ese círculo vicioso es señalado o mal visto. Por otro lado, huir de la monotonía y viajar todo el año es el sueño millennial por excelencia. Esos millennials que tanto “pelearon” por su individualidad y terminaron convertidos en una fotocopia colectiva.

Seguir las imposiciones sociales no es un error, siempre y cuando se logre la coherencia con uno mismo. No olvidarse del individuo. Tratar de defender la autenticidad, así los otros señalen. Tal vez, ahí está el truco para cumplir la “lista de propósitos inanes”: empezar a quererlos de verdad, no para mostrarse ante a los demás.

 

@MariaMatusV – maria.matus.v0@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.