¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

No es la misma realidad

Esta cuarentena ha dejado claro, si es que antes no lo estaba, que vivimos en un país pobre. Un país extremadamente pobre. Un país que vive del ‘rebusque’. Un país que no tiene de dónde sacar para sostener a un pueblo en crisis. Un país con unas diferencias económicas tan grandes, que cuándo nos obligan a encerrarnos, se hace más notoria la brecha.

Tengo claro que escribo éstas palabras desde el privilegio, que tengo comida en mi nevera, que tengo espacio y que, afortunadamente, no me agobia la preocupación de no tener para pagar lo básico. Tengo la certeza de que mi cuarentena no es la misma que la de una gran parte de los colombianos, una que está obligada a compartir un cuarto entre muchas personas y que, por ende, empieza a padecer unos problemas de convivencia, que incrementan los índices de violencia doméstica. Tengo el conocimiento suficiente para entender que la tragedia más grande consiste en que comenzó a acechar el hambre. Pero sobretodo, tengo la sabiduría para determinar que no tengo el derecho de quejarme.

Sí, es cierto que el coronavirus va a transformar nuestra sociedad y nuestra economía, que habrán muchas empresas que no podrán sostenerse durante esta crisis, que esto nos va a afectar a todos, y que nuestros planes se verán profundamente alterados, pero, la realidad es que este no es momento para ser egoístas y pensar únicamente en las dolencias de nuestros bolsillos, sino, por el contrario, es momento de tener la empatía suficiente para saber que no hay nada más urgente que compartir lo que podamos.

Si tienes un emprendimiento, reduce tus precios lo que más puedas para que el margen que te ganes, cubra el sueldo de una persona. Si eres arrendador, negocia con quienes te arriendan, quizás de esta manera podrás evitar que se hunda un negocio y, por ende, que desaparezcan más empleos. Si tenías un dinero presupuestado para el ocio, compártelo con quiénes necesitan poner un plato de comida en sus mesas. Si alguien que antes te prestaba un servicio ya no puede hacerlo, intenta ayudarlo con lo que puedas. Si todavía tienes dinero para contribuir a que los restaurantes sigan funcionando o a que la industria de la moda colombiana siga vigente, y, por ende, poder ayudar en el pago de los salarios de los cocineros, meseros, artesanos y vendedoras que dependen de ellos, come colombiano y compra colombiano.

Y aunque sé que es más difícil de escribir que de hacer, que todos tendrán excusas válidas y que a absolutamente todos nos agobia lo que sucederá en el futuro gracias a esto, todos los días hay que despertarnos con la promesa de que vamos a hacer parte de la solución, por más pequeño que sea el aporte o insignificante que parezca la acción frente a la grandeza de la problemática, en este instante, todo cuenta.

Porque la manera cómo actuemos ahora, define quién has sido siempre y quien quieres ser en un futuro.

marcelagarciacaballero@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web