¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Los niños, los padres

Son perturbadoras, o cuando menos inquietantes, las imágenes que registran a unos niños en Maicao comiendo y sacando cosas de la basura para subsistir, uniéndose a una ya larga lista de noticias que dan cuenta del triste estado de indefensión que soportan muchos menores en nuestro país. Porque, aunque últimamente se le ha dado mucha relevancia a lo que pasa en el departamento de La Guajira, con el ruido de los indígenas wayúu y demás, no dudo que este tipo de cosas se repitan a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Creo que la costa Caribe no tiene la exclusividad de estas infamias, aunque si puede que lidere el deshonroso listado, cosa que no es despreciable.

Cada vez que tales escenas se divulgan pasa una ola de indignación y alboroto, rasgaduras de pecho y actos de contrición, con no pocos señalamientos y juicios, casi todos dirigidos hacia el Estado. Se le pide con rabia a cuanto instituto existe, a los ministerios y gobernaciones, a los alcaldes y a cualquier funcionario público que esté pasando por ahí, que hagan algo, que arreglen el incordio, que salven a los niños. Se desata entonces la parafernalia. Luego del impacto inicial, los medios publican fotos de funcionarios con caras preocupadísimas, serios, dolidos, con sus impecables uniformes llenos de logotipos, visitando las zonas que han sido objeto de denuncia, prometiendo el fin del sufrimiento, las cartas en el asunto, las acciones que, ahora sí, van a acabar con el oprobio. De repente a todos les importan los niños, el futuro, los indefensos. Esto dura lo que tarda la próxima noticia en acaparar titulares y todo queda saldado, a la espera de una nueva foto o video para que se repita el ciclo.

Todo esto es esperable, así sucede desde siempre, si se cae un puente o llueve mucho, el método es el mismo. Lo que me parece llamativo, en el caso de los niños, es que casi nunca veo airados reclamos a los padres. Hace mucho tiempo, salvo excepciones como los espartanos y pueblos así, en occidente hemos acordado que los niños son fundamentalmente responsabilidad de quienes los procrean. Son ellos los que deben proveerles lo más básico, alimento y refugio. A veces la educación y la salud se comparten con el Estado, pero suele suceder en sociedades en las que todos sus miembros aportan a un fondo común, todos pagan impuestos y no en poca monta, lo que no es nuestro caso.

Hay situaciones en las que el Estado debe, sin duda, encargarse de un menor y ser responsable de su bienestar. Me refiero a estados de orfandad o abandono, o a declaradas incompetencias o limitaciones cognitivas o de salud. Para el resto de los casos están los padres. Tener un hijo no es poca cosa y que sea una posibilidad biológica, o incluso un derecho, no lo convierte en una obligación. Valdría la pena hacer un llamado más insistente, a la responsabilidad y a la mesura, a quienes lamentablemente no tienen la posibilidad de brindarle a un niño toda la protección y atención que merece.

moreno.slagter@yahoo.com

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

Simón Gaviria

Mínimo vital ambiental de agua

La presión social le puede dar el empujón final al mínimo vital de agua: la posibilidad que un hogar necesitado consuma un mínimo gratuito. Varias ciudades ya asumieron el costo y lo implementaron. Aunque la variedad de criterios de implementa

Leer
Alberto Martínez

In memoriam

De su agonía solo supieron el médico y la enfermera en turno.

Cuando ingresó a la clínica, sentía que la garganta se cerraba. Le dijo a la hija que ni siquiera podía tragar saliva.

Respiraba por la boca. La nariz estaba t

Leer
Cecilia López Montano

Asesinato de líderes

No hay disculpa posible y es tan grave este desangre de quienes en medio de tantas limitaciones interpretan las necesidades de sus sectores, que ya tenemos encima los ojos de organismos internacionales. Pero no, el gobierno no solo no reconoce est

Leer
Nicolás Renowitzky R.

¡Estoy “3-15”!

Y lo confieso, hoy estoy escribiendo esta, por primera vez en 40 años, con algo más de un par de traguitos entre pecho y espalda. Es que acaba de terminar nuestra reunión semanal con los muchachones de “Mas Barato”, grupo de amigos que nos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web