¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El final de la guerra

Alemania renació para volver a ser la potencia de Europa, Japón alzó la bandera del desarrollo en Asia y alcanzó niveles de vida superiores.

La semana pasada, el 6 y el 9 de agosto se conmemoró el septuagésimo quinto aniversario de la detonación de dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, unos sucesos que desencadenaron la rendición de Japón y el final de la Segunda Guerra Mundial. La terrible destrucción que infringieron esos ataques, evidenciadas por las imágenes que poco a poco se fueron haciendo públicas sobre el alcance de los daños, el interminable conteo de las víctimas, muchas de ellas vaporizadas de inmediato, y los estragos de la radiación, sumieron al planeta en una encrucijada. Por una parte había razones para celebrar el final del conflicto, un alivio para las cientos de millones de personas que lo sufrieron; pero también se empezaba a asomar una sensación de temor plenamente justificada ante lo fácil que parecía entonces borrar de un plumazo a cualquier nación.

Lamentablemente, a pesar de los múltiples bombardeos que habían sufrido y de la ya escandalosa evidencia que demostraba su inferioridad militar, el gobierno japonés no tenía intenciones de rendirse. Sustentados en su entendimiento del honor y de la patria, estaban dispuestos a todo para evadir la capitulación, aunque ello significara acumular víctimas civiles por millones. Si los aliados querían terminar la guerra tendrían que derrotarlos mediante una invasión, lo que iba a suponer una masacre de proporciones inéditas. Así se llegó a tomar una decisión que iba a cerrar de forma espeluznante el episodio más oscuro del siglo pasado, utilizando por primera, y ojalá última vez, el poder atómico para lograr una victoria bélica.

Las palabras que el desolado copiloto del avión que soltó la bomba sobre Hiroshima, Robert Lewis, escribió en la bitácora del vuelo —un elocuente « ¡Dios mío! ¿Qué hemos hecho?»— cuando pudo percatarse de la magnitud del impacto, definen la ambivalencia del evento. Nadie pudo sentirse orgulloso de haber perpetrado tal nivel de devastación, aunque ello hubiese significado terminar los enfrentamientos.

A pesar de lo humillante de la derrota, del elevado precio que pagó, del sufrimiento causado, del hambre y de la destrucción, Japón se recuperó. Así como Alemania renació para volver a ser la potencia de Europa, Japón enarboló la bandera del desarrollo en Asia y alcanzó rápidamente niveles de vida superiores a los de sus vecinos, siendo ejemplares para el resto de ese continente. Siempre me ha parecido edificante observar como derrotados y vencedores, pasadas unas pocas décadas, pudieron volver a sentarse frente a frente y dialogar en un marco civilizado. Estados Unidos, Alemania y Japón hoy son aliados, socios comerciales, naciones que se ayudaron mutuamente dejando atrás el odio, el rencor y la rabia. Una lección de pragmatismo que buena parte del mundo, incluyéndonos, tiene todavía por aprender.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

¿Vivimos en la jungla?

La extrema politización de todos los aspectos de la vida, el creciente fanatismo y la excesiva corrección política parecen tener al mundo con las uñas afiladas.

Cada vez que una familia se rompe por discusiones políticas, como suced

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los hijos perdidos

En días pasados leí que una mujer, que vive en algún lugar de la Sierra Nevada de Santa Marta, había perdido a su hijo de seis años. El niño se fue con su padre por esos sitios que son tan hermosos, y hacía ya tres semanas que no habían re

Leer
Tatiana Dangond

Innovar para la crisis

Hace unas semanas en un conversatorio en el que participaron empresarios, académicos y políticos, hablando de educación y empresa en Colombia, surgió un dato que merece atención: quienes están en los estratos 4, 5 y 6 tienen una mayor inclin

Leer
Abelardo De La Espriella

La izquierda no tiene la culpa

Hay que dejar de culpar a la izquierda por la forma en que procede: pedirle un comportamiento distinto al que observa esa ralea es bastante estúpido, porque equivale a pretender que una serpiente venenosa deje de morder, o a buscar que un cerdo d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web