¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La veterinaria examina

¿Quién del Magdalena, del Atlántico, el Cesar o la Guajira no sabe que tiene un tesoro natural al alcance de sus ojos como la Sierra Nevada de Santa Marta? A unos cuantos kilómetros para verla y gozar de sus ríos que bajan helados, de su temperatura de primavera eterna, de sus árboles inmensos que nos miran desde sus alturas para darnos una bienvenida. ¿Quién no nació oyendo su nombre o viendo su silueta delineada por el sol en la madrugada sin bruma? ¿Quién no ha ido con un amor a sumergirse donde ella nace, en las aguas cristalinas del mar Caribe, para después subir por todos los pisos térmicos hasta llegar a sus nieves perpetuas? ¿Y cómo hicieron para crear esa preciosura de sombrerito cónico?

Llegaron por el camino de la analogía. Cuando esa cultura surgió no había autos, edificios, máquinas, autopistas, iPads ni existían las Kardashians con lo que Occidente hoy establece una artificial red de semejanzas que lo está estrangulando.  Los indígenas, desprendidos ya de la Naturaleza pero, sabiéndose dependientes de ella se asombraban de todo cuánto los rodeaba sin distracciones de ningún tipo. De manera natural supieron lo que la ciencia nos confirmó hace pocos años, que compartimos con los demás animales y las plantas más del noventa por ciento de nuestra genética; así, instintivamente, buscaron las semejanzas con las montañas, los árboles, las flores o le rindieron culto al mar, al Sol, a las estrellas dando gracias a la vida por el entono que les regalaba.

Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, cuentan los medios que expresó en estos días: “el indio es cada vez más humano”. Es decir, los indígenas descubren analogías, sienten como hermanos a los árboles, mientras Bolsonaro persiste en la diferencia que hace quinientos años Bartolomé de las Casas luchaba por aclarar ante los reyes de España.  Bolsonaro aparta a los indígenas negándoles la genética del homo sapiens como lo hacían los españoles y portugueses cuando la Conquista de América. Para él los indios no hacen parte de su mundo como tampoco la selva del Amazonas con todas sus mariposas. ¿Cuál es el mundo de Bolsonaro? El mundo de la repulsión por lo diverso a su identidad. Es un mundo desértico.

Los grupos ancestrales de la Sierra Nevada de Santa Marta han recuperado y conservado quince mil hectáreas de bosques –que el blanco ha destruido ferozmente-, con la ayuda de La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –USAID- y han terminado de escribir y publicar una cartilla para que sus futuras generaciones tengan una guía para la protección y conservación de los bosques secos.

De manera que un presidente destruye el Amazonas y los indios conservan los ríos, las plantas, los animales “para que la naturaleza no sufra” como ellos suelen decir. Dos tipos de humanos con visiones diferentes del sufrimiento.

luceromartinezkasab@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Fernando Giraldo

Ausencias y falsedades

El reciente discurso del presidente, en la instalación del Congreso, se caracterizó por la falta de estructura temática y contenido que denote un propósito de nación. Se trató de un listado de ausencias y medias verdades. No fue una pieza de

Leer
Remberto Burgos

Propuesta indecente

Basta revisar ciertos datos sobre la Medicina en nuestro país para calificar de indecente y disparatada la propuesta del alcalde de Medellín de traer médicos de Cuba para ayudar a atender la emergencia sanitaria por COVID 19. Entre los años 20

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Salud mental: ¡a tomar acción!

La ansiedad, la depresión, los trastornos mentales son enemigos de quienes no hablamos abiertamente, que avergüenzan, que escondemos y ello ha contribuido a que a la salud mental no le atribuyamos la importancia determinante que tiene para el bi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web