El Heraldo

Libre competencia

Las Órdenes Ejecutivas son instrumentos utilizados por los presidentes de Estados Unidos para tomar decisiones importantes de gobierno. El 1 de enero de 1863, Abraham Lincoln profirió la Proclamación de la Emancipación, y de un plumazo les cambió el estatus a más de 3 millones de estadounidenses que pasaron de ser “esclavos” a “libres”.

Ciento cincuenta años después, el primer presidente afrodescendiente de Estados Unidos, Barack Obama, expide otra Orden Ejecutiva: esta vez encaminada a adoptar medidas tendientes a incrementar la libre competencia en el mercado americano.

La decisión dada a conocer esta semana por Obama parte de la premisa de que los mercados competitivos son la piedra angular del sistema económico de su país, y por eso debe librarse una batalla sin cuartel contra quienes atentan contra la libre competencia, cartelizándose o coludiéndose en contratos públicos, pues esas conductas monopolísticas erosionan la vitalidad de la economía americana.

Estas prácticas anticompetitivas (entre ellas, la cartelización) traen consigo nefastas consecuencias para todos los consumidores, empresarios, trabajadores y la economía en general. En efecto, generan precios más altos, menos innovación tecnológica, menos calidad, peor servicio al cliente, menor variedad y menos empresas incursionando en los mercados, lo que evita el crecimiento económico.

La orden de Obama resalta que, en cambio, mercados en franca competencia ayudan a concretar prioridades de interés nacional, es decir crecimiento económico, mejoramiento en la prestación de servicios de salud, independencia energética, generación de empleo, entre otros efectos, por lo que debe perseguirse con todo el vigor de la ley a quien atenta contra ello.

Que el presidente de la primera economía del mundo, que cuenta con una ley de competencia desde 1890 –¡léase bien 1890– profiera ahora una Orden Ejecutiva resaltando la importancia de la libre competencia, muestra la trascendencia de contar con una política pública en este sentido, pues se trata, nada más ni nada menos, que de la supervivencia de la economía de mercado como sistema económico.

Por eso debe destacarse que hoy Colombia sobresalga en la región como un país líder en la protección de la libre competencia. No en vano la Superintendencia de Industria y Comercio es referente para otras autoridades de América Latina y sus investigaciones por cartelización han trascendido fronteras.

La orden de Obama confirma que esta es la política pública adecuada, por lo que Colombia transita por el sendero correcto. El país espera que pronto se decidan los casos de los presuntos carteles de cuadernos, papel higiénico, pañales, subastas ganaderas, seguridad privada y cemento, y se adopten las medidas necesarias para proteger la libre competencia. Al final del día, así algunos empresarios se resistan a aceptarlo, es por el bien de todos, incluidos ellos. Y no hay que olvidar que el supremo objetivo de la Superindustria debe ser proteger a los consumidores.

@clorduy
Clorduym@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

La mentira de Instagram

Aunque para muchos resulte obvio que Instagram afecta la salud mental de sus usuarios, los resultados de un estudio realizado por Facebook y dado a conocer esta semana por The Wall Street Journal muestran los graves efectos de esta red social sobr

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Por una Colombia sin crimen

La seguridad se está deteriorando a pasos agigantados. No es un problema de percepción. Las cifras lo demuestran: el delito común está tornándose más violento; asesinan un promedio de dos miembros de la fuerza pública por día; a junio llev

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Desconéctate para conectar contigo

La tecnología ha sido nuestra gran aliada para facilitarnos la vida, de eso no cabe la menor duda. Sin embargo, es normal que, ante el uso y abuso constante de cualquier artefacto conectado a internet, nos sintamos tan agotados que nuestro cuerpo

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Amor eterno

Parece que fue ayer cuando se dijo : “Almas y corazones con dolor, salud en su señor que es el Amor”. Pero no fue ayer. Hace siglos que Dante Alighieri lo cantó. Esta semana que termina, el mundo entero conmemoró los 700 años de la muerte

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.