El titulo es:Las crónicas de Escalona
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Suscríbete a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Yerry Mina entrenando con la Selección Colombia.
12:08

El defensor colombiano habló luego de la víctoria ante...

10:31

Un total de 45 personas conforman los núcleos familiares...

Johan Carbonero en el partido de la selección Colombia sub-20 ante Ucrania.
10:26

El futbolista  juvenil no estará en los partidos...

Daimler Paul Corrales Figueroa, sobrino de ‘Marquitos Figueroa’.
10:23

Lo señalan de cometer sicariatos en la organización...

Anderson David Mercado Bravo, muerto por inmersión.
10:09

Viviana Contreras relató a las afueras de Medicina Legal lo...

Cristian Eduardo Almanza Cueto, víctima.
10:02

Así lo afirmaron los familiares de Cristian Eduardo Almanza...

09:57

Se trata del proyecto de ley de depuración normativa del...

09:46

Según las estimaciones de la Agencia nacional de...

09:36

Miles de florentinos y turistas pudieron rendirle homenaje...

Miguel Ángel Cruz.
09:27

El joven  resultó herido en la cabeza, pecho,...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 años

Las crónicas de Escalona

Hace 12 años, en agosto del 2005, Rafael Escalona aceptó una invitación de La Cueva para recordar los orígenes de  sus famosas canciones.

Frente al maestro Adolfo Pacheco, el colega Rafael Sarmiento Colley y este servidor, el compositor se presentó a sí mismo en palabras de su amigo Gabriel García Márquez: Escalona compuso sus primeras canciones a los 15 años, mientras estudiaba en el Liceo Celedón. “Ya se vislumbraba como uno de los herederos más grandes de la tradición gloriosa de Francisco El Hombre y apenas si lo conocían sus compañeros de colegio”.

Los músicos vallenatos eran –según Gabo– gente del campo, poetas primitivos que a duras penas sabían leer y escribir e ignoraban todas las leyes de la música. “Tocaban de oídas el acordeón, que nadie sabía cuándo ni por dónde había llegado, y las familias encopetadas de la Región consideraban que los cantos vallenatos eran cosa de peones descalzos y, si acaso, muy buenas para entretener borrachos pero no para entrar con la pata en el suelo a las casas decentes”.

La familia de Escalona, pariente cercano del Obispo Celedón, se escandalizó con la noticia de que el muchacho compusiera canciones de jornaleros y fue tal el ‘bololó’  doméstico que “el músico no se atrevió nunca a aprender a tocar el acordeón y componía sus canciones silbando, y tenía que enseñárselas a algún acordeonista amigo para poder oírlas”.

Gabo añadía que la llegada de un bachiller al vallenato tradicional había introducido en este un ingrediente culto, decisivo en su evolución. 

Pero lo más grande de Escalona había sido, según ‘Gabito’, haber mediado con mano maestra la dosis exacta de ese ingrediente literario. “Una gota de más, sin duda, habría terminado por adulterar y pervertir la música más espontánea y auténtica que se conserva en el país”.

En La Cueva, Rafael Escalona puntualiza: “Los eruditos dicen que han sido siempre crónicas cantadas, algo que no discuto porque nunca he inventado canciones, ni las he hecho por encargo. No las he inventado, a menos que se trate de una jovencita y deba echarle mentiras u ofrecerle alguna cosa, lo que poética y humanamente es aceptado. En cuanto a mis canciones: sí, son crónicas habladas. Cada canción es la narración de algo positivo. Me parece que la narrativa en prosa es más simpática que la misma canción. La canción se canta en cuatro minutos y a veces la historia real dura años”.

La primera que Escalona echa en La Cueva será la última en esta columna. “Mi papá fue un hombre ilustrado, una de las personas más instruidas de La Guajira. Perteneció a La Gruta Simbólica, estudió con el poeta Guillermo Valencia y el general Uribe Uribe. Fue coronel de escuela y perteneció al Estado Mayor. Desde muy joven, después de la guerra, conoció a mi madre en Patillal, al norte de Valledupar. A mi padre le asombró encontrar una dama alta, de ojos verdes, cabellos blancos sin ser vieja, y de inmediato comenzó el romance. Después de siete años, ya consolidada la paz en el país, el coronel Escalona regresó a Valledupar y se casó con ella para probarle que su amor era sincero. Y así nacieron un montón de muchachitos, entre ellos yo…”. (Continuará).

Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí