Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

No les prometimos muerte

La masacre de cinco indígenas en Tacueyó, Cauca, es un doloroso ejemplo de cómo se puede concretar uno de los principales temores de las comunidades de la zona –y de muchas tras regiones del país– han manifestado en todos los tonos desde que se firmó el Acuerdo de Paz: que la ausencia de la guerrilla no se reemplazará por la presencia del Estado. 

Este vacío es aprovechado por grupos a los que, con un eufemismo un tanto cínico, el Gobierno llama como “disidencias”, cuando es obvio que se trata de bandas de narcotraficantes interesadas en el control territorial de este importante corredor de cultivo, procesamiento y transporte de coca, pasta de coca y cocaína. 

Pero ese control, que se supondría fácil, teniendo en cuenta el poder de intimidación de una organización armada hasta los dientes, se ha encontrado con una comunidad que se niega a la esclavitud del miedo y de la muerte. Las comunidades indígenas del Cauca se resisten, con una valentía y una determinación que algunos citadinos califican de suicidas, a las constantes presiones de los hampones que quieren apoderarse de su tierra, de su vida y de su destino. Y eso les está costando la vida. 

Por su parte, ante la grave situación que no empezó ayer, y que como siempre solo se hace visible cuando hay más de dos muertos, en la Casa de Nariño a veces miran para otro lado, a veces le echan la culpa al gobierno anterior, y a veces deciden militarizar la zona donde ocurrieron los hechos. Para nadie es un secreto que dar tumbos es el estilo que define al presidente y su inútil séquito de funcionarios.

Pero, como dicen las víctimas de este y todos lo territorios afectados por la reinauguración de la violencia, los fusiles no pueden ser la solución, por la elemental razón de que el Estado no es solo fusiles. 

Lo que debe hacerse es lo que se debió hacer desde el día uno: cumplir con los acuerdos en materia de desarrollo rural, sustitución de cultivos, tierras, infraestructura vial. En pocas palabras, que el Estado llegue y se quede, pero no solo con uniformados listos para disparar. 

De disparos ya saben mucho los pueblos rurales del Cauca. De eso se ha tratado su vida desde hace más de medio siglo. Y ya no quieren que se repita el horror de la sangre que mancha una tierra que para ellos es sagrada, y para los mercachifles asesinos que pescan en el río revuelto de la prohibición de las drogas es una mina de oro. 

El origen de todos nuestros conflictos contiene los mismos elementos, que son los que el Estado se comprometió a subsanar cuando firmó el Acuerdo de Paz; ahora que no se está cumpliendo la palabra, el ciclo parece comenzar de nuevo, en una muestra infame de que, por más que acordemos, firmemos, prometamos, marchemos, opinemos o soñemos, no queremos ser capaces de dejar atrás a la violencia. 

Que no se atrevan quienes desde sus escritorios de Bogotá se han encargado de entorpecer la implementación del Acuerdo de Paz, a cometer la imperdonable pantomima del lamento o la lágrima cada vez que hay un colombiano muerto en una vereda que ha esperado en vano que le cumplan con la paz que le prometieron.

@desdefrio

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web