El Heraldo
Opinión

Ganar y perder

Me resisto a creer que el éxito alcanzado a nivel global por el estudiante Pedro Luis Bonilla le reste méritos a lo que aprendió en la universidad.

Unas de las satisfacciones más grandes que he tenido en mi vida de educador son los mensajes de los estudiantes que me contaban, -y me cuentan todavía-, que ganaron un galardón, una beca de estudios en el país o en el exterior, una medalla de reconocimiento a sus logros académicos.

Con mucha generosidad, y también con humildad, atribuyen a sus padres, a sus compañeros, a sus profesores, parte de sus triunfos, y muchos –para mi sorpresa- me incluyen en la lista de agradecimientos. Con parecida satisfacción leí en EL HERALDO que el estudiante de la Universidad del Atlántico, Pedro Luis Bonilla, oriundo de Galapa, había ganado una beca para ser entrenado como ingeniero nada menos que en la NASA. No es un logro cualquiera: concursó compitiendo con millones de estudiantes en el mundo y quedó seleccionado entre los 60 mejores por la agencia espacial más famosa del planeta. Había leído en estos días la entrevista que El Tiempo le hizo al profesor de Harvard Michael Sandel con motivo de la publicación en español de su libro “La tiranía del mérito”. Refiriéndose a la meritocracia, el profesor Sandel reconoce que esta es una alternativa deseable para escoger personas sin tener en cuenta su origen social, clase, raza, etnia o religión.

Sin embargo, señala en la entrevista que ese mismo método de elección ha profundizado una división, aparentemente perversa, entre ganadores y perdedores. Que hay unos que pierden y otros que ganan ha aumentado las desigualdades en Estados Unidos, y ha agravado las actitudes hacia el éxito, pues los que ganan “creen que su éxito es obra de ellos y que, por tanto, merecen recompensas, y eso implica que se crea que quienes luchan, pero salen perdiendo, también deben merecer su destino. Y es así como la meritocracia corrompe el bien común”, dice el profesor. Me cuesta trabajo trasladar ese razonamiento, producto de un contexto tan diferente al nuestro, donde el triunfo, -no digo que todos los triunfos-, particularmente el académico, es resultado de un esfuerzo largo, y en ocasiones heroico, de estudiantes que no tienen palancas políticas ni padrinazgos sospechosos para ganar: todo  se lo deben a sí mismos, a lo que ellos son y a su lucha personal.

Sin haber leído el libro, pero remitiéndome a la entrevista que él da, anoto que el profesor Sandel, además de señalar las desigualdades salariales crecientes en su país con base en los triunfos individuales, se muestra preocupado por la búsqueda de títulos universitario para triunfar, pues ello reafirma que “lo que ganes dependerá de lo que aprendas”. Una idea que mal entendida distorsiona el sentido de lo que significa estudiar y prepararse, incluso hasta con objetivos de ascenso social, que en países de menor desarrollo económico como el nuestro son tan legítimos como apremiantes. Me resisto a creer que el éxito alcanzado a nivel global por el estudiante Pedro Luis Bonilla le reste méritos a lo que aprendió en la universidad para llevarlo a la NASA,  ni autorice a pensar que quienes no ganaron la beca son unos fracasados que se merecen su destino.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Consuegra

Ad portas de las 100.000 muertes

 

La covid-19 es una calamidad mundial de proporciones históricas. El tránsito arrasador de la enfermedad deja ya 3.845.031 fallecidos y lo peor es que el virus se mantiene vivo.

Igual catástrofe vive Colombia por los e

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Las mentiras de “el señor”

Santos fue a la Comisión de la Verdad a contar “su verdad”, en un discurso de autoelogios y cínicas mentiras, comenzando por la de que el país sufría “una guerra que por fortuna terminó”, pues ni fue guerra, ni ha terminado la amenaza

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Triste aniversario

El 4 de julio, celebramos 30 años de la Constitución con centenas de muertos, desparecidos, heridos, violaciones y detenciones y allanamientos ilegales que dejaron las jornadas de protesta de 2019, 2020 y del Paro Nacional de 2021. La Constituci

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

Sin identidad

Una familiar de Sahagún llamó exaltada: “Por fin, llegó el tate quieta pa el Alzheimer”. Se refería al nuevo medicamento aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos) que con bombos y platillos se ha anun

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.