Columnas de opinión
Actualizado hace 6 meses

La política negocio

Los lectores que me preguntan: ¿qué tienes contra los políticos?, a raíz de las últimas columnas, me han hecho el favor de subrayar un tema que no es teoría sino realidad pura y dura.

Ellos y los lectores en general han sido testigos del escándalo de los alimentos y medicinas que no llegaron a manos de los necesitados venezolanos, porque el régimen atravesó camiones y soldados para impedir su entrada y su distribución.

Las lecturas obvias de ese episodio poco ayudan a su comprensión; pero si uno se libera de sentimientos en pro o en contra del régimen, puede llegar a la pregunta reveladora: ¿pueden ser tóxicos los alimentos y medicinas que llevan consigna política?

¿Qué habría pasado si el régimen secuestra esos alimentos y medicinas y los distribuye como un favor oficial para el pueblo necesitado?

Creo que la conclusión se impone: no se pueden mezclar alimentos y medicinas con consignas políticas, porque donde meten la mano los políticos, todo queda contaminado.

Mientras llegaba a esas conclusiones ocurrían los episodios de las objeciones presidenciales a los acuerdos de paz y resultaba cada vez más evidente que como el hambre de los venezolanos, la urgencia de paz de los colombianos son dos necesidades que requieren una solución  generosa y urgente. Sin embargo, en uno y en otro caso la solución se ha alejado en la misma medida en que las manos de los políticos aparecieron para contaminarlo todo.

El político deja de entender y de sentir las necesidades y dolores de la población cuando están de por medio sus cálculos electorales, su avidez de poder y sus ambiciones personales.

Pero no siempre ha sido así. Debo a Aristóteles la más bella definición de un político. Él lo ve, primero, como un hombre que ha resuelto sus necesidades de subsistencia; y, segundo, en esas condiciones puede dedicar su vida a servir el bien común; y, tercero, así construye su inmortalidad.

Nuestros políticos le enmiendan la plana al filósofo porque para ellos la política es un modo de subsistir; lo demuestran esos políticos que han convertido su actividad en el negocio de la familia, porque su objetivo real no es el bien común sino el de un grupo, en contra de otros grupos; y desde luego, lo de la inmortalidad les suena a retórica vieja.

Por eso no creo equivocarme al concluir que lo del hambre de los venezolanos se mantiene porque los políticos de lado y lado han metido su mano en los donativos y los han contaminado con sus condiciones y su irredimible torpeza; también creo que seguiremos condenados a decenios de violencia porque nuestra necesidad de paz se convirtió en arma y argumento de los políticos que han hecho real la vieja idea de que donde meten la mano los políticos, la paz se hace imposible.

La política, una bella pasión por el bien público, en manos de nuestros políticos se ha convertido en el negocio privado de ellos y de sus familias y en el instrumento de sus odios y de sus peores pasiones. El asunto no es acabar con los políticos, sino cambiarlos. 

Jrestrep1@gmail.com
@JaDaRestrepo

 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web