El Heraldo
Deportes

Determinación, sin inspiración; valentía, sin picardía

Brasil dominó sin llegar a su mejor versión y Colombia solo resistió atrás sin recursos para salir.

Colombia salió a enfrentar a Brasil, la mejor selección de Sudamérica, con mucha determinación, pero no con mucha inspiración. La primera virtud, imprescindible para competirle a una selección que tiene mejores jugadores y mejor nivel colectivo, le sirvió, en el primer tiempo, para reducir a los pentacamprones a un cabezazo de Marquinhos como la jugada más peligrosa en ataque.

La ausencia de la segunda virtud, imprescindible para crear jugadas de gol, redujo a Colombia a ningún remate directo a las manos de Alison. La primera se sostuvo en la agresividad de todos para disputar cada balón y no dejar crecer el talento brasileño.

La ausencia de la segunda no le permitió replicar jugadas como el túnel de Barrios, pase a Cuadrado, cesión a Díaz y el remate de este ligeramente desviado desde el borde del área.

La primera se apoyó tácticamente en el trío de mediocampistas (Barrios, Lerma, Moreno) que en el campo de Brasil evitaban la salida de Casemiro y Fred, y en el campo de Colombia cerraban cualquier carril respaldados por la cercanía y anticipo de los cuatro defensores.

La ausencia de la segunda abortó algunos buenos desdobles de estos volantes. Colombia, en esa primera etapa, disputó cada balón con mucha valentía, pero no jugó con mucha picardía.

La primera, imprescindible para no dejarse amilanar por la jerarquía de los jugadores brasileños. La ausencia de la segunda le impidió improvisar, engañar, crear para verle la cara a Alisson.

La etapa inicial de Colombia no tiene ningún reproche en cuanto a la actitud, el orden y la templanza defensiva (esta vez no enjaulado en su propia área), y momentos de disputa del trámite en el campo de Brasil. Su déficit fue el mismo que la acompaña en los últimos partidos: calidad y continuidad en fase ofensiva.

El segundo tiempo fue diferente y más acorde a la actualidad futbolística de una y otra selección. Entre la energía que imprimió Vinicius, el desgaste que provoca jugar con esa entrega sin un recreo de posesión relajada y las desacertadas modificaciones de Reinaldo Rueda (sacar del medio a Yairo Moreno, a Muñoz y dejar a Cuadrado de lateral, sacar a Díaz y dejar tres delanteros centro que requieren mucha asesoría, la cual quedó solo en pies de James que tuvo poco tiempo y se le notó su mala forma competitiva).

 Brasil dominó sin llegar a su mejor versión y Colombia solo resistió atrás sin recursos para salir.

El gol del triunfo brasileño nace en un despeje de Tesillo muy cerca del vértice del tiro de esquina que luego no le permitió llegar a tiempo a cerrar el remate de Paquetá, porque la respuesta de Brasil fue muy rápida: anticipo de Marquiños, pase rasante a Neymar y este de primera a Paquetá. Y, cómo no, sin la mejor respuesta de David Ospina.

Una derrota que, seguramente, deja alguna magulladura en el orgullo del futbolista colombiano, pero no es ninguna deshonra. Y mucho menos puede incidir negativamente en el ánimo y la disposición para lo que resta de la Eliminatoria.

Post Scriptum: qué lástima para el fútbol que Neymar se deje ganar por ese monstrico que convive con él, lo transforma en un insoportable simulador, en un impresentable pendenciero y nos avergüence a los que admiramos y defendemos su talento.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Un mal innecesario

Los partidos políticos en lugar de trabajar por la mayoría de los colombianos se dedican a dar espectáculos bochornosos de mezquindad, egoísmo y anti-política, sin democracia. Hacen encuestas que amañan, adulteran y aceptan según los result

Leer
El Heraldo
José Consuegra

A merced de la ciberdelincuencia

Las frecuentes denuncias del saqueo de cuentas bancarias y cupos de tarjetas por obra de la ciberdelincuencia se han vuelto comunes en el mundo digital. En Colombia, esta práctica delictiva se encuentra en ascenso en sus diferentes modalidades y,

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Que siga la “Farcsa”

Discrepo del expresidente Uribe en su carta al secretario general de la ONU, cuando afirma que “acuerdo de paz no ha habido”, porque sí lo hubo, pero entre un gobierno que representa a 50 millones de colombianos y unos narcoterroristas que no

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

COP26: Es la deforestación

Primera escena: Corría el año 2001. Un grupo de funcionarios de empresas mineras y petroleras nos trasladamos en avioneta primero y por trocha después a la vereda Los Pozos, en San Vicente del Caguán, sede del campamento que el gobierno montó

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.