¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

#GarantiasJudicialesSon

Se nos ha vuelto costumbre tener que batallar los derechos más sencillos y evidentes: el Artículo 29 de la Constitución Política de Colombia pareciera no existir o solo relucir para algunos casos y personas.

El derecho de defensa, al debido proceso en un plazo razonable, la impugnación de los fallos para garantizar doble instancia y/o doble conformidad, la rebaja por trabajo o estudio, son algunas de las garantías básicas de una democracia, y hoy en día en el país parecen no existir.

No sé en qué momento Colombia entró en una corriente del derecho penal del enemigo, de la venganza, del talión, del no a segundas oportunidades, de la no resocialización. Es como si un odio estuviera en todas las acciones, dejando por fuera la justicia y la oportunidad de resiliencia, de caer y levantarnos, de cambiar.

Cada vez que una persona es dejada en libertad por vencimiento de los tiempos que trae la ley se pide investigar al juez y al abogado defensor, cuando estas libertades jamás se pueden dar por maniobras dilatorias del defensor o su cliente. Está prohibido por ley la libertad de una persona si hay dilación indebida por la defensa o el procesado, no puede un juez dejar en libertad a un ciudadano si hubo maniobras ilegales, ilícitas o injustificadas por el defensor.

Cada vez que se concede una detención domiciliaria salen a buscar nuevas imputaciones para poder mandarlo a la “cárcel” sin entender que los fines de la medida o en algunos casos la condena, se puede cumplir en detención o en prisión domiciliaria, con igual justicia.

Cada vez que un condenado redime su pena por buen comportamiento o estudio a algunos les parece un “exabrupto”, ignorando que la resocialización y la reincorporación son postulados de nuestro estado social y democrático de derecho.

Esto ocurre en casos como pedir la cadena perpetua a un delincuente, ya que es pedir venganza y no mirar como prevenimos de verdad el delito sobre nuestra niñez, a través de alertas tempranas en colegios y comisarías de familia y penas efectivas.

Lo que faltaba, que la Corte Suprema de Justicia se indignara porque la Corte Constitucional reconoció algo que es evidente: el derecho de una persona a impugnar su condena.

La favorabilidad opera en derecho penal, es excepción a la irretroactividad de la ley penal y además sirve para romper la cosa juzgada, oponerse a este derecho es oponerse al estado democrático, así de fácil y sencillo.

Lo que sorprende es el contenido del fallo en lo que se conoce: primero, cuatro salvamentos de voto, entre ellos un penalista y un procesalista que en sus clases enseñaban otras cosas y, luego, generar un monstruo jurídico igualando el derecho a impugnarlo con la acción de revisión. Estas declaraciones lo que revelan es un miedo al qué dirán.

El día que nuestras instituciones defiendan los derechos fundamentales y las garantías de los colombianos sin miedo al costo político o al qué dirán seremos un país viable, antes no.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web